Jueves, 25 de abril de 2019

Religión en Libertad

Antoine Reneaut lleva a cabo una doble misión en la zona de los Pirineos

Una parroquia móvil: el cura itinerante que evangeliza en una caravana donde la Iglesia apenas llega

El padre Antonie Reneaut decidió lanzarse a la carretera tras escuchar al Papa su celebre:
El padre Antonie Reneaut decidió lanzarse a la carretera tras escuchar al Papa su celebre: "¡Salgan, salgan fuera!".

J. Lozano / ReL

TAGS:

Ariège es un departamento francés que hace frontera con España y que pertenece a la región de Occitania. Es un lugar muy bello pero poco poblado, y en el que se inserta la Diócesis de Pamiers, la segunda más pequeña en habitantes y número de católicos de toda Francia.

Los desafíos de una diócesis rural son numerosos, con numerosos pueblos y escasamente habitados, unido al hecho de la orografía, marcada por los Pirineos, lo que complica el transporte entre un lugar y otro. Pero también aquí es necesaria la Nueva Evangelización y la creatividad para hacer llegar el Evangelio a su gente.

La "caravana de la misericordia"

Lo vio muy claro el sacerdote Antoine Reneaut, que a sus 40 años, se ha convertido en un cura itinerante por toda esta región. Aunque la mayor peculiaridad es que viaja con una vieja caravana y  se instala varios días en cada pueblo que visita. Él la llama la “caravana de la misericordia” y es ya famosa en toda esta zona pirenaica.

antoine-reneaut

“¡Salgan afuera, salgan!”. Esta llamada del Papa Francisco penetró en el corazón de este joven sacerdote francés, que no paraba de darle vueltas a cómo podía ponerla en práctica. Hasta que en 2015 decidió con el permiso y bendición de su obispo iniciar esta curiosa misión, que además está resultando bastante exitosa.

Él no tenía ni idea de cómo funcionaba el mundo de las caravanas, pero en cuanto pensó que sería la mejor manera de llevar a cabo esta evangelización de pueblo en pueblo le llegó providencialmente una. Es vieja, pero cumple perfectamente con su parte de la misión.

Acompañado con matrimonios o familias

El padre Reneaut es además el delegado episcopal de Misiones, aunque una parte importante de su tiempo lo dedica a la evangelización pueblo a pueblo a través de su caravana. En una entrevista para Famille Chretienne, este religioso asegura que “ser sacerdote no significa para mí otra cosa que permitir que las personas se encuentren con Cristo y hablen con Él".

Al principio realizaba solo esta misión pero desde hace un tiempo suele ir acompañado por algún matrimonio o familia. Estas personas pertenecen a Anuncio, un movimiento creado en 2008 y centrado en la evangelización callejera y directa.

antoine-reneaut5

Juntos comparten la urgencia de llevar el mensaje de Cristo a todos los rincones, tanto donde no es conocido como en donde la Iglesia tiene dificultad de atender a sus fieles. Y esto es especialmente importante en las áreas rurales. “Si no lo hacemos, ¿quién lo hará?”, se preguntan Emmanuel y Anne-Lise, uno de los matrimonios que habitualmente acompaña a este sacerdote.  “Nuestra vida es la misión y no hay mayor alegría que anunciar juntos la misericordia de Dios”, agregan.

La crisis que le hizo ganar impulso evangelizador

El padre Antoine fue ordenado en 2006. Nació en una familia cristiana practicante, pero como pasa con muchos jóvenes se alejó de la Iglesia en la adolescencia hasta que descubrió fuertemente el amor de Dios ante el Santísimo durante una vigilia de oración.

Una vez ordenado sacerdote fue enviado como vicario a una parroquia de Pamiers, el pueblo más habitado de la diócesis, y gracias a su talento como guitarrista pronto se convirtió en un elemento clave en la pastoral juvenil de la diócesis.

Sin embargo, en un momento dado vivió una especie de crisis. “Me sentía –explica- como una especie de proveedor de servicios”, como un funcionario más que como un sacerdote.

"Una conversión pastoral"

En 2012 decidió con permiso del obispo tomarse un año sabático en Quebec donde acudió a una escuela de evangelización. El padre Reneaut  afirma que “en el otro lado del Atlántico experimenté una conversión pastoral. Aprendí a aceptar mis debilidades y ser únicamente yo mismo”.

Así fue como se lanzó a esta evangelización llevando esta Puerta a la Misericordia pero con ruedas y transportable.

antoine-reneaut_1

Una misión con una doble vertiente

Una vez que llega a cada pueblo donde antes ha sido invitado previamente por su párroco, que en muchas ocasiones sólo puede ir algunas veces al mes, aparca su caravana cerca de la iglesia. Allí saca un tenderete con imágenes religiosas y se pone al servicio de las necesidades espirituales, y a veces simplemente personales, de los que allí viven.

“Al principio, algunas personas se preguntaban si yo era un verdadero sacerdote”, cuenta este sacerdote, que suele quedarse en cada lugar entre cinco y siete días. Su misión allí tiene una doble vertiente: vivificar la fe y la esperanza del puñado de cristianos que viven en el lugar, y hablar de Dios a todos aquellos que no lo conocen”.

Durante todo este tiempo, el sacerdote se convierte en un vecino más durante las 24 horas y permite que muchos se abran y acudan a él. Para unos supone una pastoral de mantenimiento, pero para otros es un primer anuncio o un nuevo anuncio tras vivir alejado de la fe durante mucho tiempo.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas se perderán esta noticia si tu no nos ayudas

DONA AHORA