Viernes, 09 de diciembre de 2022

Religión en Libertad

Comenzó el postulado en 2009

De recibir la cruz de la JMJ en Roma, a monja de clausura en Iesu Communio

Verónica Clara fue elegida por casualidad para acercarse al altar a recibir la cruz de la JMJ en 2009 en Roma, y ahí le llegó la llamada de Dios para unirse a Él.

ReL

Hermanas de Iesu Communio
Hermanas de Iesu Communio
Verónica Clara entró en Iesu Communio después de recibir la Cruz JMJ de los jóvenes australianos

La JMJ puede cambiarte la vida
Sólo en los preparativos, sin que se haya celebrado, la JMJ de Madrid ha cambiado muchas vidas. Esta es la historia de Verónica Clara Montes una joven que discernió su vocación al recoger la Cruz de la JMJ de manos de los jóvenes australianos, para empezar a recorrer toda la geografía española.

Como por una casualidad Verónica Clara sería una de las jóvenes elegidas para acercarse al altar y recibir la Cruz de la JMJ en la Semana Santa de 2009, en Roma.

A continuación el testimonio de esta joven, hoy Hermana de Iesu Communio, que desde su convento apoya la Jornada Mundial con su oración:  “Durante la JMJ del 2005 celebrada en Colonia pude convivir con muchos cristianos".
 
«La experiencia me hizo comprender que el cristianismo no es una utopía, sino una realidad viva. Descubrí la belleza de ser cristiana y, desde ese momento, decidí participar en todo lo que me ofreciera la Iglesia.

»Y así un día, mientras revisábamos en el grupo de jóvenes de la parroquia el plan del viaje a Roma durante la Semana Santa del 2009, me dijeron que yo sería una de las jóvenes elegidas para acercarme al altar y recibir la Cruz de manos de los jóvenes de Sídney. Se me concedía el don de ser una de las que tomaban el testigo directamente de los jóvenes de Sídney.

La cruz de la JMJ fue su camino hacia Dios
»‘¿Por qué a mí, Señor?’. Esa fue la pregunta que surgió en mi corazón, pues me parecía algo grande, muy grande para mí. En cuanto pude, fui a la capilla y supliqué a Jesús: ‘Señor, no permitas que reciba tu Cruz como si fuera cualquier cosa’.

»Llegó el Domingo de Ramos, entramos procesionalmente en la Plaza de San Pedro con el Santo Padre, que bendijo las palmas. Al final de la Eucaristía, nos acercamos al altar jóvenes de Sídney y de Madrid y, en el momento en que dejaron caer la Cruz sobre nosotros, sentí en mi corazón: ‘Acoges el sufrimiento de la humanidad’. No sabía qué significaba esto ni qué transcendencia podía tener en mi vida. Aunque algo asustada, no lo conté a nadie. Mis amigos me preguntaron qué había sentido, y solamente pude esbozar media sonrisa y decir: “Muy bien”. Pero… ¿por qué el Señor me había hecho sentir esas palabras?

»Esa misma Semana Santa, después de años de intensa lucha con el Señor porque intuía su llamada, pude decir un sencillo sí a su voluntad, lo que cambiaría mi vida. Después de ese sí, el Señor me fue mostrando, muy poco a poco, que me quería exclusivamente para Él.

Rezaba para no ser monja
»Desde que ingresó mi hermana Caná en el Monasterio en el año 2000, precisamente porque me quedé profundamente impactada, empecé a pedir al Señor: ‘¡Yo monja, no!’, para acabar finalmente mendigando la entrada en lo que hoy es Iesu Communio, instituto religioso en el que comencé el postulantado en octubre de 2009.

»Hoy, a la luz de esta llamada, puedo entender lo que Jesús me hizo sentir en la Plaza de San Pedro. Me llamó a estar con Él, a vivir feliz la consagración y a acoger el sufrimiento de la humanidad. Él me eligió para hacerme feliz y participar de su sed y de su anhelo: que ninguno se pierda y todos tengan vida.
Gracias, Madre Iglesia, que nos engendras a vida nueva”».

Iesu Communio es una congregación religiosa católica fundada por la religiosa clarisa española Sor Verónica en La Aguilera (Burgos). Actualmente está formada por 203 religiosas, la mayoría de ellas entre 18 y 35 años.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda