Viernes, 03 de julio de 2020

Religión en Libertad

Monseñor Juan José Aguirre resiste en la locura de Bangassou: «Es la vocación la que explica todo»

ReL

Aguirre ha podido salvar la vida y hacer de escudo protector por el respeto de los grupos armados a su condición sacerdotal.
Aguirre ha podido salvar la vida y hacer de escudo protector por el respeto de los grupos armados a su condición sacerdotal.
"La ONU me pidió que recuperara los cadáveres de sus soldados porque quienes tenían que hacerlo tenían miedo de acercarse a la zona": es la frase que mejor describe lo que está pasando en Bangassou, al sureste de la República Centroafricana, y quien lo afirma es el obispo Juan José Aguirre, comboniano cordobés de 63 años que lleva trece años al frente de la diócesis, más siete como coadjutor. Enfrentado a sus responsabilidades (si callara "sería cómplice", dice), se ha convertido en el protector de dos mil musulmanes cercados por la milicia anti-balaka que, milagrosamente, respetan su sotana.

Son jóvenes de 17 años, sin estudios, perdidos, indisciplinados y que creen que las balas van a detenerse antes de penetrarles el cuerpo. Cuando tiene la sotana puesta, las armas dejan de humear. "Estuve días con ellos en la mezquita, actuaba como un escudo humano porque si me veían delante del templo no disparaban", explica el misionero a J.G. Stegmann en ABC: "Apuntaron el fusil contra mi vientre pero como tenía la sotana no dispararon... Paso delante de ellos y les digo que bajen el arma con la certeza de que el Señor me va a proteger".
Las llevó a su seminario y él es ya la última barrera entre sus protegidos y la muerte. La fuerza enviada por la ONU decidió no avanzar: "Nos ayudaron a sacar los muertos de la mezquita para que no estuvieran con los vivos, pero a los tres días se marcharon y, por eso, me llevé a la gente. Llegaron al seminario como un tsunami, invadieron las salas, los dormitorios, la capilla. Desde entonces, están allí". Están cercados por los anti-balaka y desnutridos porrque la comida no llega: las ONG que los ayudaban también se fueron, afirma Stegmann.


Gaetán Kabasha, sacerdote en la diócesis de Bangassou, explica muy bien cuál es la situación ahora mismo en el país.

Se trata, asegura el obispo, de una guerra de baja intensidad promovida por el gobierno del Chad con un objetivo muy claro: "Quieren crear un país independiente musulmán que mire a La Meca con miles de kilómetros de frontera con el Congo, el país con los mejores minerales del mundo y al que el mundo musulmán radical quiere hincarle el diente".
 
Monseñor Aguirre ha sufrido tres infartos y le han implantado nueve stent en el corazón, pero no va abandonar su misión, toda su confianza está en Dios: "No me quitará la tribulación, pero sí que estará allí cuando llegue". Si le preguntan cómo consigue resistir, la respuesta es clara: "Es la vocación la que explica todo".

Pincha aquí para leer el reportaje completo en ABC.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como esta llegan al corazón de miles de personas. Por favor ayúdanos a continuar

DONA AHORA