Sábado, 27 de noviembre de 2021

Religión en Libertad

«Cónclave secreto» también recoge las extraordinarias circunstancias de su elección

Así lloró San Pío X el inicio de la Primera Guerra Mundial, según la única película sobre su vida

C.L. / ReL

En 1952 Umberto Scarpelli rodó Gli uomini non guardano il cielo [Los hombres no miran al cielo: en España, Cónclave secreto], la única película de difusión comercial estándar que se ha hecho sobre San Pío X [ver abajo la película entera], cuya festividad litúrgica se celebra el 21 de agosto.

Giuseppe Sarto, Papa entre 1903 y 1914, había sido beatificado un año antes y sería canonizado dos años después, convirtiéndose en el primer pontífice elevado a los altares desde San Pío V (1566-1572). El actor londinense Henry Vidon dio vida al personaje, retratando en su papel a un Vicario de Cristo atormentado por el empeño de las potencias europeas en desatar la que sería Primera Guerra Mundial.

Las consecuencias del belicismo

De hecho, ésta estalló el 28 de julio de 1914 con la declaración de guerra de Austria a Serbia y San Pío X murió el 20 de agosto, apenas tres semanas después, consumido por el dolor ante el espanto que preveía. El título del film alude precisamente a la ceguera de los gobiernos, enardecidos a cada paso que se daba adelante en el estallido de las hostilidades tras el asesinato en Sarajevo, el 28 de junio, del archiduque Francisco Fernando.

El Papa Giuseppe Sarto alerta en el film sobre las consecuencias del belicismo, sobre el sufrimiento que se desatará sobre los pueblos, sobre la neutralidad de la Santa Sede como instancia sólo interesada en la paz.

De hecho, hacia el final de la película San Pío X rechaza la pretensión del embajador austriaco de que el Santo Padre respalde su posición ante Serbia (aunque, obviamente, había condenado el crimen) y bendiga a las tropas en trance de movilización, con lo cual Francisco José I buscaba presentar al Papa como su aliado.

Un cónclave agitado

Curiosamente, fue el mismo emperador quien allanó el indeseado e imprevisto camino de Giuseppe Sarto, a la sazón patriarca de Venecia, hacia la sede de Pedro. Es el célebre episodio del veto, reflejado también por extenso en la película durante las escenas del cónclave de 1903, a la muerte de León XIII.

Carteles de la película sobre San Pío X.

Carteles de la única película comercial existente sobre San Pío X.

El cardenal Mariano Rampolla del Pindaro, secretario de Estado del recién fallecido Papa León XIII, se perfilaba como su sucesor, y en la película se aprecia su escalada de votos, con el cardenal Girolamo Maria Gotti, prefecto de la congregación De Propaganda Fide, como alternativa. Sarto sólo obtenía algunas papeletas.

Pero entonces se alzó el arzobispo de Cracovia, Jan Puzyna -tembloroso ante el atentado a la libertad de la Iglesia del que era instrumento- para proclamar el veto de Francisco José a Rampolla, considerado antiaustriaco.

Los cardenales reaccionaron reafirmando su independencia y el vetado sumó todavía más votos, pero aún lejos de los dos tercios requeridos, al tiempo que Sarto desplazaba a Gotti como alternativa. Para desbloquear la situación, el mismo Rampolla rechazó la posibilidad de ser elegido. Las tornas se volvieron entonces hacia el futuro San Pío X. Los datos precisos de este cónclave se conocieron años después por la indiscreción de uno de los cardenales, tras cuyo fallecimiento se hallaron entre sus efectos las notas que, imprudentemente, no destruyó.

[Amplía la información sobre el pontificado de San Pío X con estos artículos sobre dos de sus colaboradores:

Umberto Benigni, un sacerdote al servicio de San Pío X en la lucha contra la infiltración modernista

Licinio Refice, uno de los hombres de San Pío X para depurar la música litúrgica de toda profanidad]

"No odiéis"

Cónclave secreto arranca y termina con el tormento del Papa ante la inevitable guerra, con un emotivo encuentro con los alumnos extranjeros de los colegios pontificios, donde le explica que su variopinta nacionalidad es signo de la universalidad de la Iglesia. Sabe que muy pronto sus países respectivos entrarán en combate e incluso muchos de ellos serán llamados a filas, y por eso les pide: "No odiéis ni traicionéis la ley del amor y la caridad".

Entre esos dos momentos de arranque y colofón, y con el cónclave en medio, la pelicula hace un breve resumen de la vida del santo contada por su sobrino sacerdote, con episodios bien conocidos, como el hecho de que acudiese a la escuela descalzo para no gastar su único par de botas, o el sustento económico anónimo que suministró al autor de un libelo contra él, o su firmeza ante la condesa que quería divorciarse (a quien le dice: "Ante Dios no hay derechos, sino deberes, sólo deberes").

La Europa cristiana, destruida por el nacionalismo

En los inicios de la película, en conversación con su secretario de Estado, el español Rafael Merry del Val (1865-1930), San Pío X proclama cuál es la tragedia que se cierne sobre Europa: "Para nosotros, para la Iglesia, Europa es lo espiritual, el sagrado y pacífico imperio que los mártires y los santos crearon y unificaron en Cristo sobre las ruinas del paganismo y de la barbarie".

Le responde el purpurado: "Los nacionalismos exacerbados se han desencadenado y amenazan destruir la unidad cristiana de Europa".

Y concluye el Papa: "Al desencadenamiento del odio debemos responder con la movilización del amor y de la caridad".

Momentos destacables de la película

10:45 - San Pío X describe la Europa cristiana y el daño que le causa el nacionalismo.
25:10 - El pequeño Giuseppe Sarto acude descalzo a la Iglesia.
36:46 - Como obispo de Mantua, ayuda económicamente al autor de un libelo contra él.
38:45 - Como patriarca de Venecia, le recuerda a la condesa la santidad del matrimonio y la aceptación de las cruces de la vida a imitación de Cristo.
49:13 - Desarrollo del cónclave y de las votaciones.
1:00:00 - Veto imperial contra el cardenal Rampolla y elección de San Pío X.
1:20:50 - Reunión del Papa con los alumnos de los colegios pontificios de Roma, con la guerra ya como inevitable.
1:28:45 - Muerte del Papa mientras dice misa.


Artículo publicado en ReL el 28 de julio de 2014.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda