Sábado, 14 de diciembre de 2019

Religión en Libertad

Entrevista a Jean-Baptiste Kikwaya, sacerdote jesuita y astrónomo

Infrasonidos, energía oscura... el hombre de ciencia «trabaja con Dios para que la vida sea posible»

Jean Baptiste Kikwaya es un científico jesuita congoleño en el Observatorio Romano
Jean Baptiste Kikwaya es un científico jesuita congoleño en el Observatorio Romano

ReL

Jean-Baptiste Kikwaya, sacerdote jesuita congoleño, trabaja en el Observatorio Vaticano y desde 2009 estudia los asteroides. Colaborando con la NASA pudo poner su nombre a un meteorito. En una entrevista con Aleteia habla sobre la ciencia, la astronomía y los misterios de la Creación de Dios. “Contemplar el cielo como un lugar enorme, abierto casi al infinito, nos saca de nuestra pequeñez”, explica. 

- ¿Cuáles cree que son los últimos descubrimientos destacados en el campo de la astronomía?

- En lugar de hablar de descubrimientos, hablemos de pistas de investigación. Hay muchas y en muchas áreas de la astronomía. Podemos mencionar algunos de ellas.

La primera, para mí, sería el descubrimiento de planetas extraterrestres, los famosos exoplanetas. Son planetas que gravitan alrededor de otras estrellas que no son el sol (nuestra propia estrella).

Esta investigación está motivada por la gran cuestión de la vida “extraterrestre”: ¿Hay vida fuera de la Tierra? El telescopio espacial Kepler ya ha localizado cerca de 4.000 planetas, y algunos estarían en una “zona habitable”, es decir, un área donde, desde el punto de vista de la temperatura, se podría mantener la vida que se desarrollaría.

La segunda pista de investigación es la atención prestada a los agujeros negros. La evidencia de la existencia de agujeros negros es solo indirecta. Pero el trabajo realizado recientemente por un equipo de investigadores astronómicos en una colaboración internacional ha ayudado a definir esta realidad un poco más al reconstruir una imagen que ha viajado por el mundo y fomenta la investigación.

La tercera pista es la de los avances en el campo cosmológico. Sabíamos desde Einstein, Hubble y Lemaitre que el universo se estaba expandiendo, pero últimamente, nos dimos cuenta de que no solo se está expandiendo, sino que también se está acelerando (va más y más rápido). De ahí la existencia de energía oscura que justificaría el hecho de la expansión y aceleración del universo.

- ¿Qué nos tiene que enseñar la astronomía todavía?

- Si es cierto que estamos descubriendo más y más astronomía, también reconocemos humildemente que todavía tenemos mucho camino por recorrer y tal vez nunca lleguemos al final de este camino. La astronomía debe continuar sus diversas investigaciones para ofrecernos inequívocamente la respuesta a la pregunta de si la vida tal como la conocemos también existiría en otro lugar que no sea la Tierra.

Este es el caso de la energía oscura en la que la cosmología se justifica por el hecho de que el universo se está expandiendo, pero especialmente porque se está acelerando. Esto todavía es un terreno completamente desconocido: no sabemos qué es esta energía oscura. La astronomía tendrá que iluminarnos sobre esto.

Lo que sabemos, especialmente en astronomía observacional, se basa en la luz que recolectamos de las estrellas, y también en otras ondas de alta frecuencia (ondas gamma) y de baja frecuencia (ondas de radio). ).

Pero ahora sabemos cada vez más que el sonido (infrasonido) también es una fuente de información que la astronomía puede explotar para enseñarnos un poco más sobre los fenómenos celestes.

Cuando una galaxia golpea a otra en el proceso de fusión, probablemente no suceda en silencio, sino en un entorno caótico. ¿Podremos capturar los diferentes sonidos para determinar en qué etapa estaría el proceso de fusión?

observatorio_vaticano_tucson_arizona

El Observatorio Vaticano usa también estas instalaciones en Tucson, Arizona, para estudiar los cielos

- La conquista espacial y los descubrimientos astronómicos han cambiado por completo nuestra escala hasta el punto de ser a veces vertiginosos para el hombre. ¿Cómo imaginarlo con esperanza y no con angustia?

- Es cierto que la investigación astronómica supera los límites del conocimiento. Diría que el universo está ahí para que el hombre lo conozca. Encontrar y luego tratar de comprender las leyes ocultas en el universo debe sorprendernos en lugar de arrojarnos a la angustia y al miedo.

- ¿Cómo le llegó a usted su pasión por la astronomía?

- Mi pasión por la astronomía surgió de las preguntas que me hice cuando siendo niño miraba al cielo. Hay objetos celestes que no requieren instrumentos sofisticados para observarlos. El primer instrumento que naturalmente poseemos todos son los ojos.

Un fenómeno que me gustaba observar es lo que comúnmente llamamos “estrella fugaz” y meteorito en términos científicos. ¿Qué es una estrella fugaz? De dónde viene? ¿Y por qué desaparece en la atmósfera? Estas son preguntas que me hice.

El segundo objeto que siempre me ha fascinado es la luna. ¿Qué es la luna, de dónde viene, qué la mantiene suspendida sobre nosotros, de qué está hecha? Todas estas preguntas despertaron consciente e inconscientemente mi interés por la astronomía, que se ha convertido en una verdadera pasión.

- Los jesuitas siempre han estado muy presentes en el campo de la astronomía … ¿Cómo se explica?

- Diría que los jesuitas están presentes en la astronomía, pero también en muchas otras áreas del conocimiento. Personalmente, podría explicarlo por el énfasis que se pone en la formación de un jesuita en el conocimiento. Pero saber aquí no es solo estudiar, diseccionar, adquirir conocimiento por conocimiento, que sería demasiado externo.

Saber, en la formación de un jesuita significa ante todo “vivir con”, “ser un compañero”, “estar con”, “sentir con”. Cuando un jesuita busca conocer a Dios, por ejemplo, no se trata de estudiarlo desde fuera, sino de buscar entrar en la relación que existe con él y vivirlo y expresarlo. Lo mismo vale para todo, desde el hombre hasta el universo (cualquier realidad). 
Contemplar el cielo nos acerca a Dios sólo cuando se establece el entorno adecuado.

Lo primero a señalar debe ser qué es Dios. Nuestro Dios no es aquel a quien la ciencia está ganando terreno y que retrocede ante el progreso de la ciencia. No es un Dios “figurante” que viene a llenar los vacíos que deja la ciencia atrás porque hay preguntas a las que “todavía” no ha dado respuestas.

Nuestro Dios es aquel que, en su relación con el hombre y también con el mundo, abre todo acimut y se asegura de que la vida esté siempre garantizada y sea en abundancia.

Ahora, cuando contemplamos el cielo, ese inmenso lugar abierto casi al infinito, nos saca de nuestra pequeñez, hace saltar nuestros límites, relativiza nuestros bloqueos y nos lanza, yo lo espero, a la manifestación de la vida, no solo a nosotros los astrónomos, sino también a los demás. Así nos unimos a Dios y trabajamos con Él en su misión de despejar el terreno para que la vida siempre sea posible.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Si tu nos ayudas, podremos continuar evangelizando con noticias como ésta

DONA AHORA