Miércoles, 04 de agosto de 2021

Religión en Libertad

«Para ser testigos en los confines de la tierra»

Un grupo de científicos construye una capilla a la Virgen María en medio de la Antártida

Un grupo de científicos construye una capilla a la Virgen María en medio de la Antártida

Al lugar le llaman ahora Nuestra Señora de los Glaciares y aseguran los científicos que la Virgen es su luz durante el invierno glacial.

Javier Lozano /ReL

“Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra”. Esta frase que dijo Jesucristo y que recoge los Hechos de los Apóstoles la han aplicado un grupo de científicos que trabajan en el lugar más inhóspito del planeta: el centro de la Antártida.

Expedición en mitad del Polo Sur
En la base Concordia, formada por franceses e italianos y situada en una enorme meseta de hielo a 3.233 metros de altura y a 1.200 kilómetros de distancia de la costa, algunos miembros de la expedición han querido hacer presente en medio de la nada a Cristo y a la Virgen, algo vital y necesario para ellos.

Tal y como relata el jefe médico de la expedición, Vincenzo Di Giovanni, en una carta, la idea surgió de dos de los miembros y fue muy bien acogida por el resto. Pero, ¿qué es lo que han llevado a cabo? Un sencillo nicho clavado en el hielo y en el que están refugiados un crucifijo y una imagen de la Virgen María, habiendo entre medias de ambos una inscripción que dice “protégenos”.

“Llevar el Kerygma a todo el mundo”
Esta especie de capilla está situada a 500 metros de las instancias y está cerca de donde aterrizan las aeronaves para significar un claro mensaje. El objetivo es “llevar el Kerygma a los extremos del mundo” y es por ello por lo que todo el que llega se encuentra primero con María.

En este sentido, cuenta Di Giovanni que el ícono de la Virgen María fue elegido por su “carisma neocatecumenal” y su preocupación central por el anuncio del Evangelio.  La imagen colocada en el Polo Sur  es el conocido icono que pintó Kiko Argüello cuyo original está en la catedral de La Almudena de Madrid.

Por ello, relatan estos científicos de la expedición italiana que ahora la base Concordia pasó a llamarse popularmente “Madre de los Glaciares eternos” pues tienen la esperanza de que “en ese lugar aislado del resto del mundo se pueda llevar el mensaje para aquellos que viajan con fines científicos incluso hasta los confines de la tierra”.

Procesiones y oración
El 8 de diciembre, en la fiesta de la Inmaculada Concepción, algunos miembros de la expedición fueron en procesión hasta allí para orar, en una construcción que fue realizada e instalada con una pequeña y sencilla ceremonia.  Cuenta el jefe médico de la expedición que antes de que se les ocurriera la idea de instalar un nicho en la entrada de la expedición, él tenía colocada el ícono y el crucifijo en su habitación de la base.

Pero antes de partir hacía el Polo Sur, hubo otra sencilla celebración en Italia. Allí el vicario general de la Diócesis de Pescara-Penne y párroco de Nuestra Señora del Fuego bendijo las imágenes sagradas que ahora hacen presente a Jesucristo y su Iglesia en este lugar.

Respetado por todos los científicos
En su carta, Di Giovanni afirma que la presencia de este signo ha sido apreciada “por un científico de religión islámica y es respetado por los investigadores y científicos agnósticos y ateos”. Justo al lado de la Virgen y Jesús están las ciudades de los miembros de la expedición y la distancia que existe desde allí.

La situación de aislamiento y las condiciones extremas hacen indispensable toda ayuda posible. Y sólo Dios y la intercesión de su madre consiguen dar el consuelo necesario en los momentos más complicados. Pero hasta “en los confines de la tierra”, el Señor no abandona a sus criaturas.

La Virgen, una luz para estos hombres
“El DOME-C se encuentra en la capa de hielo polar a una altitud de 3.233 metros sobre el nivel del mar y a 1.200 kilómetros de la costa. Está a miles de kilómetros de Nueza Zelanda, que es el espacio vivo más cercano y la temperatura es de 80 grados bajo cero. Aquí, el lugar está iluminado por el sol durante más de seis meses al año, porque nunca se pone durante el verano polar, entonces vivimos, un día sin noche. Luego viene la oscuridad, con cuatro meses de terrible noche polar durante el cual la base es el hogar de una docena de científicos y técnicos y el icono será siempre como la luz de la luna para estos hombres”, asegura.

De hecho, el humor no le falta y para acabar la misiva el jefe médico afirma que si “la palabra de Dios, representada en el icono de Kiko Arguello llegó incluso al Polo Sur, creo que para propagar el mensaje "... hasta los confines de la tierra..." necesitamos a alguien a bordo de la nave espacial que vaya a Marte tras el contacto de la NASA”.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda