Viernes, 03 de julio de 2020

Religión en Libertad

Blog

Del "hecho diferencial" de la Leyenda Negra Española frente a otras leyendas negras

por En cuerpo y alma


 
            Que exista una Leyenda Negra Española que afecta a la práctica totalidad de sus realizaciones a lo largo del tiempo no es algo ni original ni exclusivo de la historia de España. Por no ser, ni siquiera es algo que debiera preocuparnos excesivamente a los españoles. Diría que, en realidad, es algo de lo que debemos estar no sólo satisfechos, sino hasta orgullosos, pues no tendríamos semejante leyenda negra de no haber sido España y los españoles uno de los grandes agentes constructores de la historia, como de hecho lo somos junto a Italia, Francia, Inglaterra (y ese bastardillo inglés que son los Estados Unidos) o China. Países, culturas, civilizaciones, todos los cuáles tienen también su Leyenda Negra, qué duda cabe.
 
            Una cosa, sin embargo, sí individualiza a la Leyenda Negra Española frente a cualquiera otra de las que se ha construido en torno a los demás grandes protagonistas de la Historia: la extraña e insólita buena acogida que le han dado sus supuestos damnificados, en este caso,  los propios españoles, que la hemos aceptado sin rechistar, incluso entusiastas, hasta convirtiéndonos por veces, en los principales valedores de la misma. Tanto en el nivel que corresponde a los profesionales del tema, historiadores y divulgadores, como, lo que es aún más singular, en el que corresponde a los propios españoles “de a pie”, a muchos de los cuales se les pone “la boca gorda” haciéndose los intelectuales sobre la base de ignorar y denostar todos y cada uno de los logros históricos que llevan apellido español (muchos más de los que nadie pueda imaginar, incluso en campos que ni sospechamos), cuestionándolos o hasta atribuyéndolos a otros (¿qué decir de ese comportamiento absolutamente espurio, incoherente y anacrónico que es denominar latino a lo que es, y no puede ser otra cosa, sino hispano?).
 
            Siempre me he preguntado por qué eso es así, qué es eso que nos hace a los españoles definitivamente diferentes para sentirnos mejor en la autoindiferencia, en el autodesprecio, en el autocastigo cruel, inmisericorde y hasta abiertamente injusto e incoherente con la realidad, que, como sería lo natural, en la defensa de lo nuestro y de nuestras realizaciones (nuestras y de nuestros padres), ninguna de las cuales por cierto, baladí, y algunas, en campos que ni podemos imaginarnos.
 
            A eso, la verdad, no he encontrado todavía una respuesta suficientemente satisfactoria. Lo más que atisbo a aportar como tal es la creencia de que tal vez se trate de un fenómeno relacionado con la decadencia frente a lo que fuimos hasta el s. XIX, no por duradero y persistente –son siglos ya de perseverar en semejante actitud-, sin embargo definitivo. Y que habrán de venir tiempos en los que no sólo el mundo, sino lo que es más significativo, los propios españoles, valoremos con mejores palabras y ánimo más favorable la obra ingente y benefactora de España y los españoles en la historia.
 
            Aunque mucho me temo, queridos amigos, que para cuando eso ocurra, si es que ocurre alguna vez, ni el que estas líneas escribe ni ninguno de Vds. nos hallemos haciendo otra cosa que alimentar malvas, gusanos, bacterias y otras alegres criaturillas del planeta azul. El cainismo tan estrechamente relacionado con la envidia, forma parte, de momento, de nuestro más intrínseco ADN nacional, -en la base, por cierto, de otros muchos males endémicos e históricos de nuestra nación que no necesito relacionar, alguno de los cuales de rabiosa actualidad e imprevisibles consecuencias-, como para que algo así tome cuerpo a corto plazo.
 
            En fin amigos, aquí me despido. Que hagan Vds. mucho bien y que no reciban menos. ¿Qué tal si nos seguimos viendo por aquí?
 
 
 
            ©L.A.
            Si desea suscribirse a esta columna y recibirla en su correo cada día, o bien ponerse en contacto con su autor, puede hacerlo en encuerpoyalma@movistar.es. En Twitter  @LuisAntequeraB
 
 
 
Otros artículos del autor relacionados con el tema
(haga click en el título si desea leerlos)
 
De la Leyenda Negra y los Estados Unidos de Norteamérica
De los términos “América” y “América Latina”
Orgullosos de nuestro pasado, avergonzados de nuestro presente, preocupados de nuestro futuro
Harvard cumple 379 años. Para cuando nace, los españoles ya han fundado 15 universidades en América
De las siete razones por las que los españoles podemos estar orgullosos de haber descubierto América
De ese horrible oxímoron que es la Memoria Histórica
 
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Si tu nos ayudas, podremos continuar evangelizando con noticias como ésta

DONA AHORA