Martes, 23 de julio de 2024

Religión en Libertad

Blog

Juan Pablo II inolvidable

por Piedras vivas

Se ha cumplido un nuevo aniversario de la proclamación solemne del Pontificado de Juan Pablo II el 22 de octubre de aquel 1978 de feliz memoria. Aún resuena la llamada a la esperanza para la Iglesia y el mundo.

No tengáis miedo a Jesucristo

Avanzada la homilía del comienzo de su Pontificado el Papa hacía con fuerza aquella memorable llamada:

«¡Hermanos y hermanas! ¡No tengáis miedo de acoger a Cristo y de aceptar su potestad!

¡Ayudad al Papa y a todos los que quieren servir a Cristo y, con la potestad de Cristo, servir al hombre y a la humanidad entera!

¡No temáis! ¡Abrid, más todavía, abrid de par en par las puertas a Cristo!

Abrid a su potestad salvadora los confines de los Estados, los sistemas económicos y los políticos, los extensos campos de la cultura. de la civilización y del desarrollo. ¡No tengáis miedo! Cristo conoce «lo que hay dentro del hombre». ¡Sólo Él lo conoce!

»Con frecuencia el hombre actual no sabe lo que lleva dentro, en lo profundo de su ánimo, de su corazón. Muchas veces se siente inseguro sobre el sentido de su vida en este mundo. Se siente invadido por la duda que se transforma en desesperación. Permitid, pues, —os lo ruego, os lo imploro con humildad y con confianza— permitid que Cristo hable al hombre. ¡Sólo Él tiene pala­bras de vida, sí, de vida eterna!».

 La paz esté contigo, España

Dando un salto en el tiempo recordamos también su último viaje a España en el año 2003. También con palabras llenas de esperanza que procedían de un hombre de Dios gastado por los años y la enfermedad, aunque de alma joven, el Papa mantuvo un encuentro con los jóvenes el sábado en el aeródromo de Cuatro Vientos donde un millón de jóvenes le recibió con cantos y guitarras, con entusiasmo y gritos de «Esta es la juventud del Papa» o «Juan Pablo II te quiere todo el mundo». El mensaje del Papa a los jóvenes fue una invitación a seguir a Cristo, a responder a la vocación y a convivir en paz con todos, alejándose de toda forma de nacionalismo exasperado y de violencia ciega, mostrándoles el poder del amor y la fuerza del perdón. ¿Nos suena esto hoy?, porque parece que algunos todavía no se han enterado.

 Al día siguiente, el domingo, un millón de fieles siguió con solemnidad la ceremonia de Canonización de cinco nuevos santos españoles. Desde el amanecer las cuatro arterias que confluyen en la plaza de Colón estaban abarrotadas de personas formando como una gran Cruz humana cuyo centro es Cristo en el altar de la Eucaristía celebrada por el Santo Padre, el centenar largo de los obispos,  y cerca de tres mil sacerdotes. Juan Pablo II propuso seguir el ejemplo de los santos canonizados y aseguró a los españoles que:

 «Surgirán nuevos frutos de santidad si la familia sabe permanecer unida, como auténtico santuario del amor y de la vida», y recordó a todos, en particular a los más jóvenes que: «Se puede ser moderno y profundamente fiel a Jesucristo». Al final de la Misa Juan Pablo II se despidió con emotivas palabas y exhortó a ser testigos fieles de Jesucristo: «Con mis brazos abiertos os llevo a todos en mi corazón (...) ¡Hasta siempre, España! ¡Hasta siempre, tierra de María!», mientras quedaban en el aire las notas de una Salve rociera».

Hasta siempre

 Aquella tarde Juan Pablo II volvía a Roma y al despedirse invitaba también a tener fe en nosotros mismos unidos a Jesucristo en la nueva Evangelización:

«Estoy seguro de que España aportará el rico legado cultural e histórico de sus raíces católicas y los propios valores para la integración de una Europa que, desde la pluralidad de sus culturas y respetando la identidad de sus Estados miembros, busca una unidad basada en unos criterios y principios en los que prevalezca el bien integral de sus ciudadanos».

 Al llegar, el Papa estaba feliz y lleno de cariño, pero al despedirse a media tarde del domingo, estaba aún más conmovido: «Os llevo a todos en el corazón». Cerca de treinta horas muy intensas separaban esos momentos. Juan Pablo II renovó el llamamiento a Europa hecho en Santiago el año 1982 para vivir de acuerdo con sus raíces cristianas:

 «En estos momentos trascendentales para la consolidación de una Europa unida, deseo evocar las palabras con las que en Santiago de Compostela me despedía al finalizar mi primer viaje apostólico por tierras españolas en noviembre de 1982. Desde allí exhortaba a Europa con un grito lleno de amor, recordándole sus ricas y fecundas raíces cristianas: «¡Europa, vuelve a encontrarte. Sé tú misma. Aviva tus raíces!». Estoy seguro de que España aportará el rico legado cultural e histórico de sus raíces católicas y los propios valores para la integración de una Europa que, desde la pluralidad de sus culturas y respetando la identidad de sus Estados miembros, busca una unidad basada en unos criterios y principios en los que prevalezca el bien integral de sus ciudadanos.

 »Imploro del Señor para España y para el mundo entero una paz que sea fecunda, estable y duradera, así como una convivencia en la unidad, dentro de la maravillosa y variada diversidad de sus pueblos y ciudades.

¡Que por la intercesión de la Virgen Inmaculada y del Apóstol Santiago Dios bendiga a España!».

 

En estos días del Sínodo de Roma y celebrado el Domingo por la evangelización de los pueblos, el Domund, para quienes participamos en esos acontecimientos siguen vivas las palabras e imágenes de Juan Pablo II como una llamada a proseguir ahora con renovada esperanza en la nueva Evangelización.

 

Jesús Ortiz López

 

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda