Viernes, 28 de enero de 2022

Religión en Libertad

Blog

Cumplido: "Haré más ruido muerto que vivo"

Cumplido: "Haré más ruido muerto que vivo"

por Duc in altum!

El cinco de febrero de 2016, junto con las reliquias de San Leopoldo, hizo su entrada en la imponente basílica de San Pedro, la urna con los restos del P. Pío de Pietrelcina, conocido en todo el mundo como el “santo de los estigmas”. Mientras vivía, dejó muchas frases recogidas en sus escritos y en la historia o tradición oral de los que lo conocieron. Una de ellas se ha cumplido en el marco del Jubileo de la Misericordia: “haré más ruido muerto que vivo” y es que la santidad da paso a la vida eterna. De ahí que los santos y las santas sigan presentes en la memoria de un gran número de personas alrededor del mundo. Viven en Dios, esperándonos.

Cierto, no deja de ser fuerte contemplar el paso de la muerte biológica; sin embargo, hay algo más, pues la vida no termina en ese punto. Al tomar consciencia sobre la eternidad, nos damos cuenta del sentido que tiene el orden temporal; es decir, los años que vivimos en el mundo. Sin duda, hay que aprovecharlos, pero orientándolos hacia el mañana. Preguntarnos sin miedo o complejos, ¿cómo quiero llegar al final de mi vida que, en realidad, significa el principio? Pues ahí se da el salto a la eternidad, esa realidad misteriosa que expresa una verdad elocuente.

Nuestra esencia –alma y cuerpo- no se queda en el vacío, en la tristeza de un pasado que nunca volverá, sino en algo nuevo, unido íntimamente a Dios. Dejan de aplicar las leyes fisicoquímicas de la tierra, para entrar en una vida en la que ya no hay necesidad de nada más, pues se ha llegado a la meta. El P. Pío, que hoy vemos “dormido” en la basílica, en realidad vive más allá del tiempo y del espacio, pues ya ha entrado en la realización plena del proyecto de Dios, que ha querido delimitar muy bien el dolor, las dificultades, al punto de ponerles fecha de caducidad. Gracias a la cruz, al momento culmen de la entrega de Jesús, han dejado de tener la última palabra. Venerar las reliquias no es un acto fanático u oscuro, sino reconocer a una persona que se dejó hacer por Dios, logrando realizar su tarea de una manera coherente.

A veces, las personas, se preguntan: ¿vale la pena practicar la fe? Porque, aunque algo se empieza a vivir desde el aquí y el ahora, la realidad es que la realización viene hasta el cielo. Pasa que se ve –aparentemente- tan lejos la meta que fácilmente hay desánimo y, entonces, piensan: “da igual la fe, está pero la ignoro, total quién sabe si sea verdad”. Pensar así es lo mismo que decir: “cambio 80 años por la eternidad”. ¿Sería lógico? Desde luego que no. Por lo tanto, reflexionar sobre la vida eterna como realidad, ayuda y recuerda el motivo de haber venido al mundo: buscar la salvación siendo felices, porque no hay oposición entre santidad y plena realización. Claro, el modo de realizarse toma como criterio a Jesús, pero al fin y al cabo lleva a la felicidad personal y de los demás. ¿Qué es el cielo? Desde luego, no son nubes. Se trata de una realidad distinta a la que tenemos en mente, capaz de superar nuestras expectativas. En medio de todo lo que hagamos, tengamos presente que vamos hacia Dios y que vale la pena aprovechar al máximo el tiempo. Hacerlo con confianza y entusiasmo.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda