Jueves, 14 de noviembre de 2019

Religión en Libertad

Blog

Toledo, 9 de agosto de 1936. En el Paseo del Tránsito

por Victor in vínculis

El Colegio de Doncellas Nobles fue fundado en la ciudad de Toledo por el cardenal Juan Martínez de Silíceo (14771557)  bajo el nombre de "Colegio de Doncellas Vírgenes de Nuestra Señora de los Remedios". Cuenta doña Esperanza Pedraza, en el discurso de apertura del curso académico 19841985 de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, que cuando llevaba ya seis años siendo arzobispo de Toledo Martínez de Silíceo (bajo estas líneas, su sepulcro en la iglesia del Colegio) decidió fundar el colegio porque “le preocupaba, sobre manera, la formación de las madres cristianas y dispone que se haga una fundación para cien doncellas que ingresarían entre los siete y los diez años de edad, pudiendo permanecer en ella hasta su casamiento, ingreso en religión o renuncia voluntaria”.



La misma doctora Pedraza relata la famosa anécdota que sucedió una tarde de octubre, cuando “un estudiante de teología pobre en recursos pero rico en ilusiones, pasando por el portal de un zapatero, se detuvo en su chiscón para pedirle le arreglara los zapatos únicos que llevaba puestos y al irle a pagar su trabajo le dijo el zapatero: -Ya me los pagará vuesa merced, cuando sea cardenal de Toledo. Las viejas crónicas dicen que murió el zapatero y dos hijas doncellas quedaron huérfanas y desamparadas y el Cardenal agradecido fundó un colegio para cien doncellas”.

El 5 de marzo de 1551 se inaugura el Colegio y se nombra por patrono y defensor perpetuo al Arzobispo de Toledo “que por tiempo fuere”; a cuyos sucesores el cardenal Silíceo, en tono reiterativo y casi suplicante, se dirige para solicitarles: “Al cual, pedimos y rogamos por merced quiera aceptar el patronazgo, protección y amparo del Colegio, de las personas y haciendas de él, el cual, si fuere posible cada año… que lo visite… y mande corregir y enmendar aquello que más convenga para el servicio de Dios y bien del Colegio”.

En tiempos del cardenal Miguel Payá (18861891), los patronos se preocuparon del aumento de las plazas. En 1902 eran ya cien las colegialas. El edificio se hacía pequeño y hubo que comprar unas casas contiguas que se unieron por el pasadizo que aparece en la fotografía. El cardenal Victoriano Guisasola (10131920) dedicó tiempo y estudio a acomodarlas a los tiempos y necesidades de la vida moderna. En nuestros días, durante el pontificado del cardenal Marcelo González Martín (19721995), fue muy alabada la solución que se dio cuando el Colegio pasó a ser Residencia Universitaria y así, tras más de cuatro siglos de existencia, se respetó escrupulosamente la voluntad del cardenal Silíceo.

Igualmente, el cardenal Martínez de Silíceo decidió nombrar al rey Felipe II, y a todos sus sucesores, patronos del Colegio. Siglos después, exactamente en 1928, el rey Alfonso XIII visitó el Colegio de Doncellas Nobles, institución que no conocía personalmente. Le acompañaron el cardenal Segura; el Deán de la Catedral, Beato José Polo y el Director del Colegio, Siervo de Dios Agustín Rodríguez, además del Gobernador Civil y el Alcalde de la ciudad.

Ya en su momento hablaremos del siervo de Dios Agustín Rodríguez Rodríguez que encabeza la Causa de la Archidiócesis de Toledo junto al Obispo de Sigüenza, el Siervo de Dios Eustaquio Nieto y Martín y otros 464 mártires.

Cuando don Agustín fue nombrado para el cargo de Director del Colegio de Doncellas Nobles, el Siervo de Dios “pudo desarrollar toda su gustosa y profunda inclinación didáctica. Lo mejor de su espíritu, de su sabiduría y su talento, lo puso allí. No sólo se entregó a la dirección moral de las jóvenes, sino que abordó, con toda hondura, la reforma pedagógica de los estudios de aquel internado, siempre con ánimo de buscar para las colegialas una preparación seria, moderna y útil. Hizo “programas escolares” para cada una de las enseñanzas”.

En los últimos meses, antes de sufrir el martirio (23 de agosto de 1936) preparaba la reforma del Reglamento del Colegio, buscando que fueran muchas más las jóvenes que disfrutasen de los beneficios de aquella rica y notable Institución. De modo inmediato, pensaba organizar, dentro del Colegio, la fabricación de cerámica artística, como enseñanza útil y bella para las colegialas.

Desde el principio el Colegio de Doncellas Nobles contó con un cabildo formado por varios sacerdotes que, junto a otras tareas pastorales, atendían a las jóvenes estudiantes.

En el texto de la doctora Esperanza Pedraza, que citábamos antes del verano, se puede leer: “en el ala sur del edificio, entrando por una de sus galerías, encontramos la capilla… nos extraña su división… coro de capellanes, con sus siete sitiales, que nos hacen recordar el paso de los que aquí dejaron su huella”. ¡Hasta cuatro capellanes sufrirán el martirio en aquel aciago verano de 1936!

Los dos capellanes mártires asesinados hoy son los siervos de Dios Mateo Sánchez Sevillano que fue asesinado junto al siervo de Dios Rafael Morillas.

Mateo era salmantino, del pueblo de Villares de Yeltes y había nacido el 20 de marzo de 1870. Se ordenó el 29 de septiembre de 1898. Los primeros días de agosto del año 1936, don Mateo, que contaba ya 66 años, se encontraba bastante enfermo.

La Guardia de Asalto había registrado esos días su domicilio buscando armas, sin encontrar nada, naturalmente. Luego pasaron las milicias y, respetando de momento su persona, arramblaron con todo lo que vieron de valor. Volvieron el día 9 de agosto, a las 12,15.

Don Mateo reza un momento con las manos juntas. Una miliciana le da un manotazo, diciéndole:

-¡Quita esas manos y fúmate este cigarro!

La sobrina que le cuida interviene afirmando que, en los anteriores registros, le habían respetado por estado de salud. Éstos contestan que no se preocupe, que pronto curará, y que se van al comité. Antes de irse, amenazaron a la sobrina conforme a que si, cuando regresasen a por él, no lo encontraban en casa, la matarían a ella. Don Mateo aprovecha para despedirse de sus familiares, instándoles para que en esos momentos se refugien en la oración.

Por su parte, el siervo de Dios Rafael Morales del Olmo era sevillano, del pueblo de Lebrija, donde había nacido el tres de julio de 1874. Sacerdote desde el 18 de marzo de 1899. Ocupa, en los años treinta, una capellanía de Reyes en la Catedral de Toledo. Aunque era unos años más joven que don Mateo, sin embargo, estaba en peores condiciones. No vivían muy lejos uno del otro.

Los milicianos habían ido al comité para hacerse con un coche. Primero recogieron a don Mateo. Una  vez subido éste al automóvil, no con pocas dificultades, se presentaron en el domicilio de don Rafael. Un familiar les hizo notar que también tenía dificultades para andar y sostenerse en pie. Pero ellos respondieron: “Si tanto te preocupa, lo matamos aquí mismo”. Ambos fueron conducidos, en ese coche de la muerte, hasta el Paseo del Tránsito, donde los remataron a tiros.



Pasaje elevado que comunica el edificio primitivo del Colegio de Doncellas Nobles con la ampliación
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Esta noticia sólo la podemos hacer con tu ayuda

DONA AHORA