Domingo, 04 de diciembre de 2022

Religión en Libertad

Blog

Nueva Evangelización. Cristianismo en el siglo XXI

Ite, missa est y la Nueva Evangelización

Ite, missa est y la Nueva Evangelización
Id y llevad el Evangelio a toda criatura

por La divina proporción

Suelo asistir todos los domingos a la misa que se celebra en una pequeña capilla cercana a mi domicilio. Podemos estar en cinco minutos y la celebración litúrgica es bastante respetuosa. Hay que decir que me pasa como a todo ser humano. Hay ciertas estéticas que me chirrían y que me parecen mejorables, pero simplemente no las sigo y aquí paz y después gloria. Nuestra vivencia de la Eucaristía es lo fundamental. Orar y participar para que la Gracia nos lleve a recobrar las fuerzas espirituales que tanto necesitamos.

Me van a permitir que sólo reseñe un elemento que no termino de encajar de la misa a la que asisto. No es algo fundamental, pero sí es interesante. En la ceremonia se suele utilizar, con cierta frecuencia, la palabra “mesa” para referirse a la “misa” que estamos celebrando. Al decir “mesa” se señala el altar, que no es una mesa, aunque su estructura pueda hacernos creer que es mobiliario funcional dentro del templo. El altar representa al Gólgota donde Cristo murió ofreciendo su vida por nosotros. San Agustín denominaba a la Eucaristía como el “Sacramento del Altar”.

¿Cómo la Liturgia comenzó a llamarse misa? La Liturgia se denominó misa debido a una simplificación costumbrista basada en una frase que decía el sacerdote al terminar la celebración: “Ite, missa est”. No soy experto en latín, ni mucho menos, pero me gusta indagar y aprender. Cuando el latín dejó de dominarse, la frase “Ite, missa est” empezó a entenderse como: esta ha sido la “misa” y de ahí el nombre que le hemos asignado. En el Número 1332 del Catecismo de la Iglesia Católica, se puede leer que se llama: 

Santa Misa porque la liturgia en la que se realiza el Misterio de salvación se termina con el envío de los fieles (missio) a fin de que cumplan la voluntad de Dios en su vida cotidiana”. 

Hablamos de misión. ¿Qué misión? Tratemos el tema en dos partes. Lo primero es tener claro que se trata de la misión que todos los cristianos tenemos una vez hemos sido bautizados. La misión que Cristo comunica a sus discípulos después de morir y resucitar:

Después se apareció a los once mismos cuando estaban sentados a la mesa, y los reprendió por su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que le habían visto resucitado. Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. (Mc 16, 14-15)

A esto se puede unir de forma perfecta otra indicación que recoge San Juan:

Jesús entonces les dijo otra vez: Paz a vosotros; como el Padre me ha enviado, así también yo os envío. Después de decir esto, sopló sobre ellos y les dijo: Recibid el Espíritu Santo. (Jn 20, 21-22)

¿Cómo se relaciona el “envío y el Espíritu Santo” El Espíritu Santo tiene mucho que ver en todo esto. Es quien consigue avivar los dones que nos ha regalado a través del bautismo. Estos dones son los talentos que debemos gastar para que se multipliquen. Si los guardamos para no perderlos, desaparecen (Mt 25,14-30). Esta interpretación que les cuento, no me la “saco de la manga”. Basta repasar los maravillosos escritos de los Primeros Padres de la Iglesia y se darán cuenta que toda la riqueza de entendimiento que tenemos olvidada. Por ejemplo, leamos lo que nos dice San Gregorio Magno:

"Increpó también el Señor a sus discípulos cuando iba a dejarlos corporalmente, para que sus palabras quedasen impresas más profundamente en sus corazones…

Por último, les dijo: Id por todo el mundo; predicad el Evangelio a todas las criaturas". Con el nombre de toda criatura señala al hombre, puesto que tiene algo de todas ellas, como el ser con las piedras, el vivir con los árboles, el sentir con los animales, el entender con los ángeles. Así que se predica el Evangelio a toda criatura cuando se predica para el hombre solo. Porque sólo él es enseñado, y para él ha sido creado todo, no siéndole extraño nada por cierta semejanza que tiene con todo. También se puede entender por todas las criaturas a todas las naciones. (San Gregorio Magno, homilia in Evangelia, 29)

¿Qué tiene que ver esto con la Nueva Evangelización? No creo que no diga que nos quedemos sentados en la “mesa” disfrutando de la agradable compañía del grupo de amigos ¿No es más lógico entender la misa como la herramienta que Dios nos ha dado para llevar el Evangelio a toda criatura y nación? Ojo, empezando por nosotros mismos. Estar bautizado predispone a asimilar la Gracia de Dios, pero no conlleva tener la Semilla del Reino en nosotros, haber muerto para que se multiplique (Jn 12,23-24) y ser capaces de difundirla (Mc 4,1-9).  

En la misa se actualiza la redención que proviene de la muerte y resurrección de Cristo. El sacramento eucarístico es un Signo que nos ayuda a convertirnos en Símbolos de Cristo ante el mundo. Un mundo que desprecia todo lo que suene a cristianismo. ¿Cómo ir por el mundo lanzando la Semilla del Reino si no la llevamos dentro de nosotros? No se trata de ir a misa y pensar que "ya hemos cumplido". Se trata de ir y participar para salir con fuerzas para afrontar la misión. “Ite, missa est”: Salgan, esta es la misión! A lo que los fieles contestaban: ¡demos gracias a Dios!

¿Por qué tenemos que dar gracias? Volvamos al sentido de la misión. ¿A qué misión se refiere? La misión consiste en llevar la Buena Noticia a todo el que la necesite. ¿Qué Buena Noticia? La Buena Noticia es sencilla de enunciar e imposible de aceptar sin la ayuda de Dios: Alegrémonos, Dios ha nacido entre nosotros y nos ha revelado que todo y todos, tenemos sentido en Él. Demos gracias a Dios porque nos ha revelado la misión que nos llena de sentido y esperanza. ¿Nos sentimos amargados y destrozados? ¿Tenemos nuestro ser atrapado en el hastío y la desesperanza? ¿Sentimos que nos resquebrajamos porque los tiempos que vivimos no ayudan a ver a Dios? Necesitamos ir a misa y orar para que la Gracia de Dios nos transforme en símbolos vivos del Señor. Cristo siempre nos tiende la mano, pero nosotros tenemos que cogerla con fuerza.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda