Miércoles, 29 de junio de 2022

Religión en Libertad

Blog

¿Bailar en Tik Tok? - Parte 4

por Patxi Bronchalo

Saludos hermanos. Me gustaría escribir más acerca de la evangelización bailonga de monjas y curas en Tik Tok y por qué me parece que no es el camino adecuado. ¿Es bailar un modo de plantear que la vida del consagrado no es aburrida? Hoy quiero hablarnos de eso, pues eso mismo a veces algunas monjas y curas lo ponen en los vídeos bailando, algo tal que: “para que luego digan que la vida religiosa es aburrida”. 

Este mensaje puede estar diciendo sibilina mente dos cosas: la primera es que parece necesaria una justificación de por qué hay que bailar: para demostrar algo. La segunda es una idea de fondo que transmite: la gente piensa que la vida consagrada es aburrida. Vamos a hablar de estos puntos. 

La primera cosa:  ¿Es necesario demostrar que la vida religiosa no es aburrida? Yo me planteo una cosa antes: ¿lo es? Yo desde luego poco es lo que me aburro, imagino que cualquier consagrado que le preguntéis os dirá esto.

Pero y si a veces una persona se aburre: ¿qué problema hay? Aburrirse no es nada malo, le pasa a toda persona: enfermeras, policías, profesores… ¿Tu no te aburres nunca o qué? Aprender a aburrirse es parte de la vida, hay que aprender a vivirlo. Luego hasta lo hechas de menos. El sacerdote y la monja se aburren a veces, y no pasa nada.

¿No será entonces que puede haber detrás un complejo de lo que los consagrados somos y tenemos necesidad de justificarnos para parecer más “atractivos” al mundo y “encajar”? Yo diría que este complejo se da, y más de lo que parece.

Vamos a pensarlo en frío, hermanos, ¿tenemos algo que demostrar los consagrados? Pues no. Lo que somos ya es una maravilla. Elegidos por Dios, preciosos a sus ojos. Estamos en una comunidad de hermanos con la que caminamos y a los que aprendemos a querer. Valiosos por el hecho de existir. Ya está.

Otra cosa es que haya en monjas y sacerdotes con heridas y carencias que les pueden llevar a pensar que tienen algo que demostrar. No pasa nada, heridas y carencias tenemos todos y todos tenemos que sanarlas o aprender a vivir con ellas. Esto puede ser abrazar la cruz, vaya. Pero tratar de justificar lo que somos como si lo que somos no fuese bastante indica complejos, y además no sale bien, porque los likes, los comentarios y los seguidores en las RRSS son como el dinero en el monopoly: parece que es algo pero no es nada.

Es peligroso fundamentar la vida ahí, pero como le pasa a tanta gente hoy, las monjas y los curas no estamos libres de poner nuestro valor en seguidores y likes, y hacer cosas cada vez más absurdas bajo la justificación de que es para llevar a la gente a Dios (y entonces adiós). No nos engañemos, hermanos. Nuestra vocación es ser para Dios, y aprender vivir en profundidad con los hermanos. La superficialidad de las RRSS se termina. Hoy tienes mucho feedback y mañana nada. Si no sabe uno donde estar cimentado se le cae la casita, que recordad es de barro.

Repito: No tenemos nada que demostrar, solo vivir nuestra vocación. ¿Quieres saber si tienes el corazón apegado a likes y seguidores? Haz la prueba: desinstálate las redes sociales un mes. ¿Qué te sucede cuando te lo planteas seriamente? 

Seguimos con la segunda cosa detrás del mensaje en los bailes de Tik Tok: ¿La gente piensa que la vida religiosa es aburrida?

Seguro que habrá quien lo piense, claro. Ya he dicho antes que no es malo aburrirse. Aquí de fondo puede haber complejos de ser nosotros los que pensamos que la consagración tiene que ser otra cosa. Me pregunto, y esto es extensible a quien quiere dar la vuelta a la doctrina de la Iglesia: una monja, un cura, una novicia, un seminarista, en los 20, 30, 40 ó 50 años de vida que tengan, ¿saben más que la Iglesia en 2000 años? Si no amamos a la Iglesia por la Madre que es, amémosla al menos por la sabiduría de anciana que tiene, siendo a la vez joven. Toda pasa. Las modas de hoy son viejas mañana, necesitamos construir en lo sólido que permanece siempre. Sin duda nuestra forma de vida auténtica lo es.

Pensamos que la gente nos ve aburridos y tenemos que hacer algo como bailar cierta música para que crean que no es así.  En el fondo le estamos diciendo al joven que nuestra vida es eso, es chachi chupi. Pero los jóvenes no son tontos. A muchos simplemente les hará gracia, otros se avergonzarán. Alguno puede llegar a confundir la vocación con eso que ve en los bailes, pues toca sus heridas, y eso si es preocupante, porque, ya dije, eso no es la vocación. 

Entonces a lo mejor la pregunta es: ¿tenemos que hacer el Evangelio más atractivo? ¡Pues no! El Evangelio ya es atractivo de por sí. ¿O qué significa atractivo? Que atrae. El Evangelio ya tiene por sí solo la fuerza de atracción que necesita, la del Espíritu Santo. Lo que tenemos no es que hacer atractivo el Evangelio sino vivirlo atractivamente, esto es, sin quitar una coma, sin cambiar o suavizar nada porque a nosotros nos parece mejor. No se pueden dulcificar el amor hasta dar la vida, ni el abrazar la Cruz cada día, ni el perdonar a tus enemigos, ni que Cristo ha muerto y resucitado por ti. Dulcificar algo del Evangelio es aguarlo y aguarlo es destrozarlo: deja de atraer, no es más que una parodia, un meme.

Me da la sensación que a veces pensamos que la pastoral con jóvenes, no solo en las RRSS, es “convencerles” de algo. En medio de tantas opciones que tienen hay que convencerles de que esta es la mejor. Y si en Tik Tok todo el mundo baila reggaeton y trap o infantiliza las situaciones cotidianas, pues nosotros también tenemos que hacerlo. Bailemos trap y reggaeton e infantilicemos nuestra vida. Vaya plan…

Ni que decir tiene que esto es un error. No hay que convencer a nadie de nada. Solo convertirse y creer en el Evangelio. Y vivirlo y predicarlo con radicalidad.  Lo que me pregunto entonces es: si pensamos que hay que presentar un Jesús distinto, más “cómodo” para las personas de nuestro tiempo, ¿realmente tenemos fe?

A consagrados, laicos y a mi, pregunto que,si nos hemos creído que hay que hacer lo que todo el mundo hace para caer bien y que crean: ¿Eso ha ayudado a la gente a acercarse a Dios? ¿Ha sido atrayente de verdad, o simplemente nos han dicho que somos muy majos?

Y hasta aquí el artículo para reflexionar y pensar. No pretendo juzgar y machacar sino abrir caminos para pensar en la evangelización y en nuestra vocación.

Como siempre digo, rezad por mi y por mi conversión. La paz.

 

P. Patxi Bronchalo

 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda