Lunes, 24 de junio de 2019

Religión en Libertad

Blog

HISPANIA MARTYR

Agradecido homenaje de despedida al Cardenal Amato (y 3)

por Victor in vínculis

6.- Los millares de mártires de esta persecución religiosa no han sido una desgracia que lamentar y olvidar, sino gloria de la Iglesia en España.

«La Iglesia española celebra hoy la beatificación de 522 hijos mártires… Es un extraordinario evento de gracia, que quita toda tristeza y llena de júbilo a la comunidad cristiana… Ahora -dice el libro del Apocalipsis de San Juan-se cumple la salvación, la fuerza y el reino de nuestro Dios y la potencia de su Cristo» Ap 12, 10 (Beatificación de Tarragona).

7.- Los mártires deben ser glorificados e invocados como intercesores en nuestros calamitosos tiempos, con la firme esperanza de que interceden por la recuperación de la fe católica por la que ofrecieron sus vidas.

Benedicto XVI en el avión que le traía a Santiago de Compostela el 6 de noviembre de 2010, manifestó a los periodistas: «en España ha nacido una laicidad, un anticlericalismo, un laicismo fuerte y agresivo, como lo vimos precisamente en los años treinta, y esta disputa, más aún, este enfrentamiento entre fe y modernidad, ambos muy vivaces, se realiza hoy nuevamente en España.»              

Mons. Amato recordaría esta clara afirmación en las Beatificaciones de Tarragona y Almería: «España es una tierra bendecida por la sangre de los mártires… La Iglesia no quiere olvidar a estos sus hijos valientes y los honra con culto público, para que su intercesión obtenga del Señor una lluvia beneficiosa de gracias espirituales y temporales en toda España. » (Beatificación de Tarragona).

El fin de la glorificación de nuestros mártires es el de «tratar de recordar su heroísmo, como herencia preciosa”  con la que Iglesia nos invita “a perseverar en la fe… ante la persecución que actualmente sufren los fieles, quizás no violenta, pero igual de homicida, porque también está intencionalmente destinada a desarraigar la herencia cristiana.» (Beatificación de Almería).

8.- Con la glorificación de los mártires la Iglesia quiere conservar la memoria de los justos, no de la injusticia que sufrieron.

El Cardenal Amato se pregunta: « ¿Por qué conservar la memoria de una escuadra inmensa de fieles españoles que sacrificaron su vida para impedir la descristianización de España?», respondiendo: Es para celebrar al mismo tiempo «el misterio del amor absoluto de Dios y acercarse al misterio del mal absoluto causado por  su enemigo». (Beatificación de los mártires Vicencianos).

«La Iglesia reabre esta página de la historia porque quiere conservar la memoria de los justos, no de la injusticia que sufrieron. La Iglesia, casa del perdón, no busca culpables.» (Beatificación de Tarragona).

«La Iglesia Católica sigue recordando a sus mártires no por un sentimiento de venganza sino porque «matados por odio a la fe, respondieron a sus asesinos con el perdón». (Beatificación de los mártires de Nembra).

9.-  El preferir la muerte antes que renegar dela fe en Dios por miles de consagrados es don de fortaleza de la gracia divina, preparado mediante una verdadera pedagogía martirial.

«Ante la respuesta valiente  y unánime de estos mártires, sobre todo de muchísimos sacerdotes y seminaristas, me he preguntado muchas veces: cómo se explica su fuerza sobrehumana de preferir la muerte antes que renegar la propia fe en Dios?

Además de la eficacia de la gracia divina, la respuesta hay que buscarla en una buena preparación al sacerdocio. En los años previos a la persecución, en los seminarios y en las casas de formación los jóvenes eran informados claramente sobre el peligro mortal en el que se encontraban. Eran preparados espiritualmente para afrontar incluso la muerte por su vocación. Era una verdadera pedagogía martirial, que hizo a los jóvenes fuertes e incluso gozosos en su testimonio supremo.» (Beatificación de Tarragona).

10.- «Murieron invocando: ¡Viva Cristo Rey! ¡Viva el Sagrado Corazón de Jesús! Sus nombres no están escritos sobre arena, sino en el Corazón de Dios».

«Estos religiosos españoles son de la talla de los primeros mártires, pues llegada la hora de la verdad prefirieron morir antes que traicionar su fe, su amor fue más fuerte que la muerte... sus nombres no están escritos sobre arena, sino en el Corazón de Dios.» (Beatificación de 3 de octubre de 2015 en la Catedral de Santander).

Y en la beatificación de 109 mártires claretianos en Barcelona el 21 octubre de 2017 Mons. Amato recordó: «El P. Mateo que encabeza la causa se había preparado para el martirio, y en el camino que conducía a su ejecución repitió en voz alta varias veces: ¡Viva Cristo Rey! ¡Viva el Sagrado Corazón de Jesús!

En la preparación del centenario de la Consagración de España al Corazón de Jesús pedimos a nuestro ya cardenal prefecto emérito Mons. Ángelo Amato que ruegue a nuestros mártires que asisten ante el trono de su Rey, que no dejen de instarle a que haga ya realidad su promesa al beato Bernardo de Hoyos, a quien él beatificó en Valladolid, de: “Reinaré en España”.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo si tu nos ayudas podremos continuar haciendo noticias como esta

DONA AHORA