Lunes, 26 de febrero de 2024

Religión en Libertad

Murió en la Guatemala de Ríos Montt: sus propios verdugos acordonaron la zona y llamaron al juez

Torturado, recibió 9 tiros por guardar el secreto de confesión... Fray Augusto, rumbo a los altares

fray Augusto
Conocido por su programa de radio y su trabajo por los pobres, animó a los jóvenes a aprender música. Nunca estuvo asociado con grupos marxistas. Se cree que fue asesinado por las fuerzas de seguridad del estado.

G. de A.

El 6 de noviembre de 1983, un hombre descalzo, con las manos atadas a la espalda, fue visto huyendo por una calle cerca del centro de Ciudad de Guatemala. Esquivando el tráfico que venía en sentido contrario, gritó: "¡Auxilio!, ¡ayuda!, ¡están intentando matarme!". Detrás iba un coche en el que viajaban sus asesinos: posibles miembros de las fuerzas de seguridad guatemaltecas. National Catholic Register ha contado su historia.

En cuestión de segundos, fue abatido. Le dispararon ocho veces, mientras agonizaba en la calzada. Hasta que uno de sus perseguidores lo remató de un tiro en la cabeza. Luego, los asesinos siguieron el procedimiento policial, como si fueran policías comunes y corrientes, y colocaron cinta amarilla en el perímetro, esperando la llegada de una ambulancia y un juez.

Su premonitoria primera misa

Así fue martirizado el padre franciscano Augusto Ramírez Monasterio, uno de tantos en una guerra civil que duró décadas en Guatemala, y que enfrentó a las fuerzas de seguridad contra el clero católico, las guerrillas marxistas, los disidentes políticos y los pobres. No fue el único miembro del clero y religioso asesinado durante el conflicto; la lista incluye al sacerdote misionero estadounidense Beato Stanley Rother.

De hecho, en el momento de la muerte del franciscano, 13 sacerdotes habían sido asesinados desde 1978, presumiblemente por fuerzas de seguridad en Guatemala. Ese mes, la Conferencia de Obispos de Guatemala emitió una carta pastoral titulada Confirmados en la fe  que denunciaba la "persecución" y el "hostigamiento" hacia la Iglesia por parte del gobierno.

Portada periódico muerte del padre Augusto

En su primera misa como cura, en 1967, el recién ordenado Fray Augusto leyó el Evangelio de Mateo: "Y no temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el alma. cuerpo en el infierno" (Mateo 10:28).

El franciscano Edwin Alvarado aseguró que este pasaje era una preparación para su muerte. "Debería figurar entre otros guatemaltecos notables, como poetas y artistas, como un mártir de la caridad y un santo del sacramento de la confesión. A medida que se desarrolla su proceso de canonización, es un gran ejemplo para confesores, sacerdotes y laicos".

En 1983, Fray Augusto se desempeñó como padre superior de los franciscanos y párroco de la Iglesia San Francisco el Grande en Antigua, ciudad conocida por sus iglesias coloniales a sólo 22 kilómetros de la capital. Conocido por su programa de radio y su trabajo por los pobres, animó a los jóvenes a aprender a tocar música. Nunca estuvo asociado con grupos marxistas, pero defendió a los adolescentes de las redadas que buscaban reclutas para el ejército.

La vida por la confesión

Después de que el presidente Efraín Ríos Montt ofreciera una amnistía a las guerrillas marxistas, Fidel Coroy, miembro del pueblo maya kaqchikel, viajó a San Francisco El Grande el 2 de junio de 1983 para confesar sus pecados. Coroy ya había intentado entregarse antes, pero estaba convencido de que las autoridades guatemaltecas querían matarlo.

Después de su confesión, Fray Augusto llevó a Coroy a la alcaldía local para obtener los documentos de identidad necesarios para la amnistía. Las autoridades les dijeron que fueran al pueblo cercano de Parramos a buscar los documentos. Fray Augusto llevó a Coroy a la comisaría del pueblo, llevándose consigo a los monaguillos Luís Quino, de 11 años, y Antonio Molina, de 18.

Tumba del padre Augusto en Guatemala. Tumba del padre Augusto en Guatemala, muy visitada por los fieles locales.

Cuando llegaron a la comisaría, el cura les dijo a los niños que permanecieran en el coche y no dieran sus verdaderos nombres. Coroy y el fraile entraron a la comisaría, donde un oficial se negó a expedirle una identificación y lo acusó de ser un líder guerrillero. Los soldados arrestaron al fraile, a Coroy y a los dos niños. Coroy fue separado de sus compañeros, quienes estuvieron en una oficina durante horas, esperando a su suerte.

No sabían nada del estado de Coroy, pero alrededor de las 8 de la noche lo escucharon gritar desde otra habitación: "¡Adelante, mátame, pero déjalos en paz!". Los soldados vendaron los ojos y ataron las manos a la espalda a Fray Augusto y a los dos niños. Quino recordó: "Los soldados nos amenazaron. Me pusieron un arma en la cabeza y esperaba la muerte".

Separados del fraile, fueron arrojados a una trinchera. Estuvieron expuestos a la lluvia mientras pasaban la noche con otros prisioneros. Por la mañana, los niños fueron liberados y encontraron a Fray Augusto esperándolos en el coche. Después de firmar un documento afirmando que no habían sufrido daños, se les permitió regresar a casa.

Fray Augusto no les contó lo que había soportado esa noche, pero relatos posteriores demostraron que había sido torturado por sus captores, quienes lo desnudaron y lo colgaron de las muñecas, sometiéndolo a golpes y quemaduras. Se le rompieron varias costillas. Y, aún así, se negó a revelar lo que Coroy le había dicho, salvaguardando el sacramento de la confesión. Sin embargo, comenzaron cinco meses de pesadilla para el fraile.

Misa padre AugustoPrimera misa del padre Augusto Ramírez, junto a sus padres.

Él y su familia recibieron amenazas de muerte y fueron mantenidos bajo vigilancia, pero guardó siempre silencio sobre su tortura y la confesión del guerrillero. Incluso se desabrochó los puños de su hábito marrón para ocultar las heridas en sus muñecas y manos. En cuanto a Coroy, también fue golpeado por los soldados durante horas y abandonado en una carretera cerca de Parramos.

Pero, sobrevivió y ahora es un testigo del heroísmo de Fray Augusto. La historiadora Ana Ramírez, sobrina del fraile, recordó lo sucedido después. La familia le ofreció billetes de avión, pero "él se negó a irse", y les dijo: "Dios así lo quiere. Él sabe cómo protegerme. Acepto todo lo que me envía". La familia estaba asustada por las amenazas de muerte, y su madre finalmente escribió una carta a las autoridades jurando que no seguiría demandando el esclarecimiento del crimen.

La última pieza de "sus" músicos

El 5 de noviembre de 1983, Fray Augusto celebró su cumpleaños número 46 cuando se encontraba en la ciudad de Guatemala para recibir a un compañero franciscano en el aeropuerto. No se ha revelado cómo se produjo su secuestro. Pero a la noche siguiente, su cuerpo torturado fue encontrado en una carretera de la capital. La Policía Nacional prometió encontrar a los culpables, pero su investigación languideció.

Entierro padre Augusto

El 8 de noviembre, la Archidiócesis de Guatemala emitió un comunicado diciendo: "Con gran dolor la Curia Diocesana y la Orden Franciscana anuncian que el Padre Augusto Ramírez Monasterio fue asesinado. Este crimen abominable fue cometido contra un sacerdote ejemplar y se suma a los ataques contra la Iglesia católica que han sido denunciados repetidamente por sus pastores. La Archidiócesis de Guatemala declara que quien atente contra una persona sagrada queda excomulgado".

El 9 de noviembre, el cuerpo de Fray Augusto fue llevado en un cortejo desde la capital a la iglesia en Antigua, que estaba llena de fieles, a pesar del temor a represalias. Los jóvenes músicos a los que asesoró tocaron música en la misa fúnebre, concelebrada por 217 sacerdotes. Fue enterrado en la Iglesia de San Francisco El Grande, no lejos de la tumba de San Pedro Betancourt, un misionero franciscano español del siglo XVII, también venerado por sus obras de caridad.

Fray Augusto pronto fue proclamado mártir por muchos guatemaltecos, especialmente los mayas pobres. En 2006, el cardenal Rodolfo Quezada Toruño inició el proceso de beatificación sobre la base del martirio. Fray Edwin reveló que  la causa de Fray Augusto avanza en el Vaticano. El año pasado, la iglesia local conmemoró el 40 aniversario de su muerte.

Puedes escuchar aquí una breve biografía de fray Augusto Ramírez. 

"El espíritu del Padre Augusto aún vive. Cuando este año me preguntaron en el Vaticano: '¿Para qué serviría su beatificación?' Nosotros, los franciscanos, respondimos que así el secreto de la confesión permanece vivo", dijo Fray Edwin.

La Iglesia de San Francisco El Grande, donde sirvió Fray Augusto, ahora se conoce como "el santuario de la misericordia": los sacerdotes confiesan antes de misas desde las 6:30 am hasta las 4 pm todos los días.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda