Domingo, 25 de julio de 2021

Religión en Libertad

Vídeos

Milo anima a otros a dejar la vida gay
Jueves, 24 de junio de 2021

Hace unos meses, Milo Yiannopoulos, «bestia negra» de la progresía anglófona con su excéntrica y humorística capacidad dialéctica contra la corrección política, anunció que dejaba la vida gay y se consagraba a Dios por mediación de San José. Hace un año decidió guardar la castidad: «Desde entonces todo en mi vida ha empezado a ir mejor», afirma en este vídeo, dirigido a sus amigos y otras personas con sentimientos homosexuales. «Tengo la responsabilidad de compartir este don», dice, y añade que ha conseguido este resultado mediante la oración, el apoyo de las personas que le quieren y también el deseo de demostrar, a quienes entonces le mostraron su burla o su odio, que estaban equivocados. «Tengo la obligación espiritual y moral de hacer el bien a las personas a las que he hecho daño y ayudar a quienes deseen embarcarse en el mismo camino que yo», continúa, antes de centrarse en su mensaje fundamental: «Si eres una de esas personas que se consideran gays, pero en el fondo crees que hay algo que no es correcto y que no eso no es lo que quieres realmente, y contemplas el Orgullo Gay con una mezcla de consternación y espanto, tengo buenas noticias para ti. Que "se nace así" es mentira, es propaganda, no es verdad... Puedes cambiar, puedes vivir como siempre quisiste, y cuando lo haces, todo en tu vida empieza a ir mejor». Explica que hace un mes dejó sus compromisos en la costa Oeste y se trasladó a Florida para abrir un centro en el que ayudar a otras personas con sentimientos homosexuales no deseados. Y concluye con un mensaje de «esperanza» para quienes buscan el cambio: «Tu vida no tiene por qué ser así, puede ser mejor. He estado donde tú estás. Sé qué es lo que te impide dormir por las noches. Sé qué es lo que te obsesiona y atormenta, y no tiene por qué ser así... Te amo y voy a hacer todo lo posible para proporcionarte los instrumentos que te hagan estar mejor. Porque lo que sientes ahora, una sexualidad inexorable e ineludible, es producto de un trauma que quizá no eres consciente de haber sufrido... pero lo has sufrido. Te voy a ayudar. Que Dios te bendiga».