Miércoles, 04 de agosto de 2021

Religión en Libertad

María Luisa Erhardt y la experiencia del grupo Betania

«Muchos cristianos separados se sienten rechazados; las familias fuertes, con fe, pueden ayudarles»

Las Navidades pueden ser duras para los separados o divorciados... si una familia sana les invita a cenas o actividades puede ser terapéutico y sanador
Las Navidades pueden ser duras para los separados o divorciados... si una familia sana les invita a cenas o actividades puede ser terapéutico y sanador
María Luisa Erhardt, separada desde los 33 años, con tres hijos, es la fundadora en España de los grupos Betania, que acogen a mujeres que han pasado por una separación

Desde el año 2006 funciona en España Betania, que acoge la fragilidad y los sufrimientos de mujeres separadas -acaba de comenzar también el grupo de hombres- y de sus hijos.

Su responsable, María Luisa Erhardt, señala que, entre los problemas más comunes en el matrimonio, «hay uno que muchas veces es involuntario e inconsciente: la falta de formación, la falta de autoconocimiento de uno mismo».

«Hay muchos sueños y proyectos propios de felicidad, y en función de eso, acompañado de nuestras carencias personales, elegimos a nuestra pareja, por lo que muchas veces nos colgamos del otro. Todos tenemos heridas anteriores, todos tenemos limitaciones, y debemos conocernos bien y aceptar las limitaciones; si no, buscamos nuestra felicidad fuera de nosotros mismos y nos embarcamos en un proyecto equivocado, que muchas veces es propio, de uno mismo, pero no común, de los dos. Esto es triste. Más que una carencia del matrimonio o de la pareja, es algo anterior: una carencia personal, y la mayoría de las veces de tipo afectivo y emocional».



Mª Luisa Erhardt

¿La gente sabe bien dónde se mete cuando se casa?

«Rotundamente, no -responde María Luisa Erhardt- . Me da pena ver que hombres y mujeres, en un 90 y mucho por ciento, tienen muy buena voluntad a la hora de casarse, pero una gran falta de formación. Hay un anhelo por encontrar la felicidad junto a la otra persona, esperando que el Tú solucione mis carencias, y no nos damos cuenta de que este planteamiento de felicidad es inmaduro, superficial, epidérmico, no hay un compromiso maduro y real con el Tú. La preparación al matrimonio es muy importante; el noviazgo debe ser una etapa de conocimiento y discernimiento fundamental para poder optar en libertad al matrimonio».

Rostros concretos que sanan el corazón
Los últimos datos del INE muestran que, en España, durante el año 2013, hubo más de 100.000 rupturas matrimoniales -una cifra que aumenta cada año-, y se estima que la duración media de las parejas es de poco más de 15 años.

Las consecuencias de la ruptura no sólo afectan a los cónyuges: casi el 60% de las parejas rotas tenía hijos, la mayoría de ellos menores de edad…

Además del dolor por la ruptura, hay un sufrimiento sobrevenido, pues existe «mucho juicio y mucho prejuicio. La sociedad hoy trivializa y margina sutilmente a los separados; y también por parte de muchos de nosotros, los católicos», lamenta Erhardt.

«Los separados y divorciados tienen miedo. La Iglesia está abriendo el corazón a estas personas, pero es verdad que dentro de la Iglesia también ha habido muchos juicios y prejuicios, y eso ha abierto heridas en familias. Hay una forma social de rechazo y acusación a estas personas heridas, porque no se ha cumplido el ideal del matrimonio, y esto crea una culpabilidad, soterrada y sutil, que duele mucho. Se sienten rechazados y tienen miedo. Por ejemplo: colegios católicos que no aceptan hijos de familias separadas. ¡Pero si los hijos son víctimas inocentes!»

Por todo ello, la responsable de Betania pide «una mayor integración en las parroquias de las familias con heridas de separación; que se las tenga en cuenta».

Y además apunta que «los matrimonios creyentes, que tienen fe, sanos, que aman a Dios y se sienten amados por Dios, pueden ayudar mucho acogiendo a familias separadas, integrándolas, invitándolas a cenar a casa, por ejemplo. ¡Son los pobres entre los pobres! A mí me acogieron matrimonios sanos, matrimonios santos, con una delicadeza espectacular… Ese regalo es un tesoro, y eso sana el corazón de la familia».

«Ésa es la verdadera acogida de la Iglesia -afirma María Luisa-, la que pasa a través de personas concretas. Dios nos ama a través de rostros concretos. Eso es ser Iglesia. No juzguéis, tampoco a la parte que ha abandonado al otro. Simplemente, intentad amar y aceptar a todos. La separación no es una mancha negra en la familia; puede ser una oportunidad preciosa para que Dios entre en la vida de estas personas, de las familias rotas».
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda