Miércoles, 23 de octubre de 2019

Religión en Libertad

Santa Fe de Agen, virgen y mártir.

"...la religión que profeso es la de Jesucristo"

TAGS:
Martirio de Santa Fe. Sélestat, Francia.
Martirio de Santa Fe. Sélestat, Francia.

Santa Fe de Agen, virgen y mártir. 6 de octubre.

Su culto está perfectamente documentado desde el siglo V, cuando el obispo San Dulcidio (17 de octubre) traslada sus reliquias. Pero sin embargo, su "historia" está mezclada con la leyenda, llena de lugares comunes a otras actas de mártires, portentos y demás datos irrelevantes. A grosso modo, su leyenda tardía narra que Fe era natural de Agen (otras versiones la hacen portuguesa) y desde niña fue educada en la fe cristiana, y creció con gracia, sabiduría y piedad. Imperando Diocleciano y Maximiano, se movió la persecución contra los cristianos y Daciano fue enviado a España y luego a la Galia, llegando a Agen, donde sabía que había una fuerte comunidad cristiana. Mandó apresar a la joven virgen Fe, que solo tenía 12 años, y esta encomendándose a Dios, fue por su propio pie al tribunal, acompañada de su hermana Alberta:

Daciano: Di tu nombre y si profesas la nueva religión.
Fe: Me llamo Fe, y la religión que profeso es la de Jesucristo, al que sirvo desde mi infancia, y a quien confieso ahora por Dios verdadero con toda la veneración que me es posible.
Daciano: Escucha mi consejo, noble virgen, para que puedas conservar la extraordinaria hermosura de tu juventud: deja la nueva religión de un hombre que fue crucificado por sus delitos, y sacrifica a Diana, que es la diosa protectora de tu sexo. Si lo haces yo te enriqueceré con grandes bienes.
Fe: Sé muy bien que todos los dioses son demonios; y sin embargo ¿quieres que les ofrezca sacrificio?
Daciano: ¿Cómo te atreves a decir que son demonios nuestros dioses? ¡O les ofreces sacrificios o disponte a padecer grandes tormentos!

No accedió a la idolatría la joven Fe y Daciano mandó a los verdugos que la tendieran sobre unas parrillas de hierro, y bajo ella se pusiera un fuego intenso. Hasta los mismos paganos quedaron espantados con aquel castigo y comentaban la injusticia que significaba. Y viendo la constancia de la virgen, dejaron la idolatría, confesaron a Cristo y alcanzaron el martirio. Además, había algunos cristianos ocultos, entre ellos el obispo San Caprasio (6 de octubre), que había huido de la persecución, pero se hallaba entre la multitud. Pidió a Dios le enviase una señal del cielo sobre la virtud de la mártir y de pronto vio bajar del cielo una paloma blanca que con sus alas neutralizaba el daño del potente fuego y que al mismo tiempo dejaba caer sobre Fe un rocío celestial que le impedía sentir dolor. Visto esto, Caprasio salió de su anonimato y confesó ser cristiano ante Daciano, que mandó le tendieran igualmente sobre el fuego. Y viendo Daciano que no lograba reducir a los dos santos, mandó les degollasen a los 3. Y con ellos padecieron los Santos Primo y Feliciano (6 de octubre), a los cuales no hay que confundir con los santos Primo y Feliciano de Roma (9 de junio).

Los cuerpos de todos fueron abandonados fuera de la ciudad, pero los cristianos los enterraron, guardando la memoria del sitio. Allí estuvieron pasada la paz de Constantino y más aún hasta que, como dije, Dulcidio los trasladó a la iglesia de Nuestra Señora, conocida en realidad como de Santa Fe. Lamentablemente la iglesia fue demolida en el siglo XIX (no la primitiva, sino las sucesivas). Allí se veneraban las reliquias de Santa Fe hasta que el siglo XI se las llevaron por la fuerza a Conques y en realidad es desde aquí desde donde se irradia el culto a la santa.

El monasterio de San Pedro de Besalú, Cataluña, presume de tener los cuerpos de Santos Primo y Feliciano, a los que algunos escritores carmelitas hacen santos de su Orden. Por su parte, el monasterio de Vallés afirma haber trasladado el cuerpo de Santa Fe, pero ha de tratarse de otra santa del mismo nombre, o de reliquias falsas. Lo cierto es que hasta 1835, cuando se desamortizó el monasterio, se celebraba la fiesta de Santa Fe con gran esplendor.

Iconográficamente, es reseñable que Santa Fe es la única santa de la que se menciona el martirio de una parrilla, que ciertamente es falso, pues esta no se usó como instrumento de martirio durante la dominación romana. Igualmente llama la atención su relicario de Conques que en realidad representa a un niño, y que en origen debió ser un exvoto funerario dedicado a un niño noble.

Fuentes:
-"Año cristiano o Ejercicios devotos para todos los días del año". Septiembre. R.P. JUAN CROISSET. S.J.
-"Dix mille saints: dictionnaire hagiographique". A. SIGIER. 1991.

A 6 de octubre además se celebra a
San Bruno, fundador.
Santa María Francisca de las Cinco Llagas, virgen terciaria franciscana.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo con tu ayuda podremos seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA