Lunes, 26 de septiembre de 2022

Religión en Libertad

El dilema de René, químico, con la píldora abortiva

¿Debía dejar su empleo por causa moral? Su obispo y un sacerdote experto le decían cosas opuestas

René, junto con su esposa Claire.
René, junto con su esposa Claire, el día que ofreció su testimonio, este verano en Paray-le-Monial.

Carmelo López-Arias

¿Qué hacer cuando debes decidir dejar o no tu puesto de trabajo por una razón moral, acudes para consultarlo a las fuentes correctas, y ésas sin embargo te ofrecen soluciones contradictorias?

Un caso concreto

Así se le plantearon las cosas a René, químico, que se vio convertido en los inicios de su carrera profesional, desarrollada en el sector farmacéutico, en director de una fábrica de medicamentos. "En principio, los medicamentos se hacen para cuidar a las personas, pero algunos son muy cuestionables, porque conducen a la alienación o a la muerte", explicó él mismo el pasado mes de julio en uno de los encuentros de verano de la Comunidad del Emmanuel en Paray-le-Monial, donde Santa Margarita María Alacoque recibió las visiones y el mensaje del Sagrado Corazón de Jesús.

Su puesto era "una buena promoción" y su cargo directivo le venía "muy bien", reconoce, pero había un problema: "Una de las moléculas que fabricaba esta fábrica, de la que yo era responsable, era la de la píldora abortiva, conocida como la RU-486. Yo no me di cuenta al principio, pero rápidamente esto comenzó a herir mi conciencia".

"La conciencia es ese lugar en lo más profundo del corazón de cada hombre donde se discierne el bien y el mal y está habitada por el Espíritu de Dios", explicó René para encuadrar su problema. Él no comentaba el asunto ni siquiera con su esposa Claire -a su lado ahora cuando recordaba todo esto-, pero él sentía cada vez con mayor claridad "que estaba colaborando con algo malo".

La confesión

Y eso le mataba por dentro: "Había en mí un debate interior. Yo era cada vez más desgraciado, pero me sentía petrificado, incapaz de hablar de ello con nadie. Veía claramente que no podía seguir así, que debía tomar una decisión, de ejercer mi libertad para decidir continuar o bien hacer algo para resolver esta situación".

Su trabajo le gustaba "mucho" y conseguirlo había sido "un gran logro", pero no se engañaba a sí mismo: "Veía claramente lo que Jesús me pedía, pero no veía qué hacer ni cómo hacerlo".

René pasó un año reconcomiéndose con esta situación. En el verano de 2001 acudió en un estado interior "lamentable" al mismo encuentro en Paray-le-Monial donde veinte años después ha hecho pública esta historia. Y allí la gracia hizo su efecto. Se confesó y -admite- se derrumbó, pero el sacramento de la penitencia dio sus frutos: "Recibí el perdón y la bendición de Jesús que salva, y tomé la firme resolución de arreglar esta situación".

El segundo dilema

No iba a ser tan sencillo. Con Claire, sí. Se lo contó y ella le acogió "con bondad", se hizo cargo de la situación y le apoyó en lo que determinase hacer. Pero su confesor le había sugerido pedir consejo a dos personas de referencia que podrían iluminar su resolución: "Por una parte, mi obispo, y por otra, un sacerdote especializado en cuestiones morales".

Y ahí surgió un problema: "Las dos personas a quienes consulté, mi obispo y el moralista, me dieron consejos divergentes".

El testimonio de René.

La verdad, criterio rector

René se encontraba así en una disyuntiva corriente en el obrar práctico aunque los principios morales de aplicación estén claros. A lo largo de la historia de la Iglesia, los teólogos morales han propuesto muchas soluciones para que la duda especulativa sobre la bondad o maldad de una acción se traduzca en una certeza de orden práctico. Un dominico del siglo XX, el padre Thomas Deman (1899-1954), en trabajos que recogió, por primera vez en español, un libro titulado La prudencia, revivió lo que pensaba al respecto Santo Tomás de Aquino.

La moral católica, explica el padre Deman, no puede limitarse a actuar con una certeza práctica desligada de la verdad moral sobre su acto concreto. Si hubiese obrado así, a René le habría bastado con aferrarse a una opción u otra de las propuestas por sus consejeros para 'tranquilizar su conciencia' descargándola en otros.

Portada de 'La prudencia'.

Deman, siguiendo a Santo Tomás de Aquino, dice por el contrario que debemos actuar, más que a impulsos de lo debido, a impulsos de lo bueno, que es lo que genera el deber. Lo debido no debe surgir de un cálculo de probabilidades ante el cual la conciencia se decanta por una opción sin determinar si es, en su caso concreto, la única buena. Es indispensable, por consiguiente, conocer eso bueno. La prudencia, explicaba el teólogo francés, es una virtud orientada a la acción, pero es una virtud intelectual, esto es, que sólo se satisface con el objeto de la inteligencia: la verdad de las cosas. Hay que actuar siempre conforme a la verdad objetiva del caso en la medida en la que pueda captarse.

Ovación

Tal vez René no se hizo estos planteamientos, pero lo cierto es que parece haber actuado conforme a ellos. Dado que el obispo y el moralista no se ponían de acuerdo, su prudencia optó por buscar la verdad y seguirla: "Me tocaba a mí discernir qué convenía hacer. La Iglesia no me pedía aplicar preceptos o recetas prefabricadas, sino acudir a mi conciencia, a mi libertad y a mi conocimiento de la situación. Así que tomé la decisión de conseguir de mi jefe, que estaba en Estados Unidos, que detuviésemos esta actividad".

Lo cual le costó "varias discusiones" con él, porque "él no veía problema alguno" en la fabricación de la píldora abortiva y "no comprendía" los escrúpulos de aquel lejano director de fábrica.

Así que René decidió invitarle a cenar en su casa, cara a cara los dos una noche, para detallarle sus motivaciones y su resolución: "Yo no iba a seguir dirigiendo esa fábrica y estaba dispuesto a dejar la empresa". Su jefe no dijo nada y retornó a Estados Unidos.

Dos días después le llamo desde allí: "Me pidió que fuera a ver al cliente de ese producto, junto con mi director comercial, para anunciarle que abandonábamos la producción".

Una ovación estalló en Paray-le-Monial cuando René llegó a este punto.

Sin temor

Emocionado, continuó: "Recibí una gran alegría. Ya había sido perdonado, consolado, fortalecido en el sacramento de la reconciliación".

Porque había otra cuestión envuelta: no se trataba solo de los niños asesinados con esas píldoras, ni se trataba solo de la conciencia de una sola persona. Estaba en juego también el alma de sus compañeros: "Con esta decisión el conjunto de las personas de la fábrica de la que yo era responsable se libraban también de esta actividad mortífera".

"Jesús solo quiere mi felicidad", concluyó René: "Me pide cada día confiar en Él y elegir el camino de la Verdad y del Bien sin temor, a pesar de las consecuencias que pueda suponer. Porque Él está a mi lado para sostenerme y acogerme".

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda