Lunes, 04 de julio de 2022

Religión en Libertad

Basel, israelí; Yousef, palestino; y Abdallah, jordano: la rica realidad del seminario de Jerusalén

De izquierda a derecha: Basel Baransi, Abdallah Dababneh y Yousef Ibrahim, seminaristas del Patriarcado Latino de Jerusalén / Fotos: PLJ
De izquierda a derecha: Basel Baransi, Abdallah Dababneh y Yousef Ibrahim, seminaristas del Patriarcado Latino de Jerusalén / Fotos: PLJ

J.Lozano

En Tierra Santa los cristianos son una pequeña minoría que además ha ido menguando aún más en estas últimas décadas. La discriminación, pero sobre todo la pobreza ha obligado a muchas familias cristianas a emigrar a otros países para poder sobrevivir. Pero a pesar de ello, los cristianos que siguen viviendo ya sea entre musulmanes o entre judíos en estos lugares defienden con firmeza la fe que recibieron de sus padres.

Los cristianos son pocos pero sigue habiendo vocaciones al sacerdocio. Y esto es una gran noticia para los católicos de Tierra Santa. En el Patriarcado Latino de Jerusalén, que comprende Israel, los territorios palestinos, Jordania y Chipre, hay en estos momentos dos seminarios. Por un lado, está el Patriarcado Latino de Beit Jala y desde hace unos años también el Seminario Redemptoris Mater, vinculado al Camino Neocatecumenal, pero cuyos sacerdotes ordenados pertenecen al Patriarcado.

Desde 1852, unos 300 seminaristas han sido ordenados sacerdotes en los dos seminarios del Patriarcado Latino de Jerusalén, ubicados respectivamente en Beit Jala y Korazim (Galilea). Ya sean de Tierra Santa o de otros lugares, todos ellos, a lo largo de los años, han contribuido a mantener y hacer crecer las comunidades cristianas locales de la Diócesis de Jerusalén.

En un futuro esperan poder unirse a esta cifra tres de los seminaristas del seminario de Beit Jala que muestran la realidad única de la Iglesia Católica en Tierra Santa y su gran singularidad. Se trata de un israelí, un palestino y un jordano. Los tres conviven y se forman juntos para ser sacerdotes del Patriarcado Latino.

Basel Baransi tiene 25 años y es natural de Nazaret; Yousef Ibrahim tiene 26 años y es palestino de Zababdeh; y Abdallah Dababneh también tiene 26 y es natural de Madaba, en Jordania. Los tres hablan al Patriarcado Latino de Jerusalén sobre su vocación al sacerdocio:

-¿Cuándo ingresaste en el seminario?

-Basel Baransi: Justo después de graduarme en la escuela secundaria. Estudié con las Hermanas Salesianas en Nazaret, luego entré al seminario de Beit Jala en 2015.

Basel Baransi tiene 25 años y es natural de Nazaret.

Basel Baransi tiene 25 años y es natural de Nazaret.

-Yousef Abrahim: Entré al seminario a la edad de 14 años y permanecí allí durante tres años. Luego regresé a mi pueblo, donde estudié en la escuela del Patriarcado Latino. Dos años después, porque sentí la llamada de Dios y porque sentí que sería más feliz tomando este camino, opté por regresar al seminario de Beit Jala.

-Abdallah Dababneh: Ingresé al seminario menor de Beit Jala a la edad de 15 años. Crecí en una familia muy católica. Mi madre es de fe ortodoxa griega, pero estuvo muy involucrada en la vida de la parroquia latina de Madaba. En cuanto a mi padre, siempre nos animó a ir a misa y a participar en las actividades de la parroquia, a involucrarnos en su funcionamiento. Debido a que él mismo había pasado por una experiencia similar, era importante para él que buscáramos conocer y seguir el camino que Dios diseñó para nosotros, cualquiera que sea la forma que tome.

-¿Por qué eligió el seminario de Beit Jala?

-Basel Baransi: Cuando llegué aquí en 2015, era de la fe melquita. Pertenecí a la diócesis de Acre, Haifa, Nazaret y toda Galilea. Fue el obispo Georges Bacouni, que en ese momento era arzobispo de San Juan de Acre de los melquitas, quien me envió aquí a Beit Jala, después de que le dijera mi deseo de convertirme en sacerdote. Más tarde, en 2020, después de dos años de reflexión y discernimiento, decidí unirme al rito latino. Hoy, creo que esta elección de confiar en Monseñor Bacouni y aceptar entrar en este seminario me vino de Dios; y realmente creo que este viaje en el que he estado desde que llegué a Beit Jala refleja lo que Él ha planeado para mí.

-Yousef Abrahim: Los sacerdotes de nuestra parroquia de Zababdeh proceden de los seminarios del Patriarcado Latino, así que sucedió con toda naturalidad. Pero básicamente, si estoy feliz de estar en Beit Jala es porque es un seminario para todos, que no se limita a una comunidad. Para mí es importante poder dirigirme, como sacerdote, no a una comunidad concreta, sino a todos los habitantes de Tierra Santa, especialmente a los de nuestra diócesis o a los que forman parte de las comunidades de la región.

-Abdallah Dababneh: No hay ninguna razón personal en particular. Cuando llegué aquí, Beit Jala era el único seminario del que había oído hablar. Pero creo que también es la voluntad de Dios; si me hubieran enviado a otra parte, probablemente no sería quien soy hoy… y creo profundamente que fue Dios quien lo quiso.

-¿Cómo percibe el papel de un sacerdote?

-Basel Baransi: Para mí, un sacerdote debe guiar al pueblo de Dios hacia Dios, a través de las enseñanzas de la Iglesia y los sacramentos. Un sacerdote es como un pastor que lleva a su rebaño a los lugares adecuados para pastar y beber; excepto que no ofrece a sus seguidores hierba y agua como alimento, sino la palabra y las enseñanzas de Dios. Como futuro sacerdote, este es el objetivo que me doy.

-Yousef Abrahim: Para mí, la función principal de un sacerdote es ser santo. Aunque cada enfoque es diferente, aunque cada sacerdote funciona de forma diferente en su papel de líder, en mi opinión todos deberíamos esforzarnos por alcanzar una forma personal de santidad a nuestro propio nivel. Nuestra tarea es guiar al pueblo de Dios, y eso significa estar en relación con Él. Por lo tanto, es nuestro deber tratar siempre de mejorar esta relación, lo que significa sobre todo tratar de mejorarnos a nosotros mismos, según la palabra de Dios.

Yousef Ibrahim tiene 26 años y es palestino de Zababdeh

Yousef Ibrahim tiene 26 años y es palestino de Zababdeh.

-Abdallah Dababneh: Cuando era pequeño, veía a los sacerdotes como hombres que congregaban a las personas en torno a Dios, especialmente a través de la oración. Es algo que siempre he admirado, tanto que de niño me vestía como un sacerdote para rezar en casa. Esta fantasía creció conmigo, maduró, y hoy comprendo que este deseo que tuve de niño, el de reunir a las personas en torno a Dios y conducirlas hacia Él, me vino de Dios mismo. Un sacerdote es alguien que está llamado a ser un Alter Christus (otro Cristo), para llevar a las personas a Dios enseñándoles a conocerlo y santificándolas a través de los sacramentos.

-¿Qué lo impulsó a ser sacerdote?

-Basel Baransi: Cuando les dije a mis padres que quería entrar al seminario, estaban encantados. Siempre he estado muy involucrado en la vida de mi parroquia, participé en muchas actividades; y para mí, los sacerdotes que estuvieron presentes durante este período fueron modelos, hombres a los que quería seguir.

-Yousef Abrahim: Para ser sincero, cuando entré en el seminario, lo hice sin sentir ninguna ambición religiosa en particular. Pero con el tiempo, a fuerza de pensar en ello, de hacerme preguntas y, sobre todo, de escuchar a los demás, especialmente a mis consejeros y padres espirituales y, por supuesto, a Dios mismo, finalmente escuché su llamada. Comprendí que Él me había elegido, que me llamaba a ponerme a su servicio. Es un poco como la universidad, de hecho; puedes ser ya un estudiante, piensas en tu camino, dudas, no sabes realmente hacia dónde ir. Luego, de repente, con el tiempo, se aclara.

Por supuesto, todos, especialmente los cristianos, están llamados a ser santos, a entrar en relación con Dios. Y cada uno tiene su propia manera de hacerlo. Algunos formarán una familia, otros se harán religiosos… En mi caso, fue la vocación sacerdotal. Al final, mi objetivo es el mismo que el de todos los demás; la única diferencia es el camino, la vía que he tomado.

Abdallah Dababneh tiene 26 años y es natural de Madaba, en Jordania

Abdallah Dababneh tiene 26 años y es natural de Madaba, en Jordania.

-Abdallah Dababneh: Un día en la escuela vino el director de vocaciones y el párroco de nuestra parroquia a preguntarnos quién quería entrar al seminario. Levanté la mano. Muchos de mis compañeros a mí alrededor lo hicieron… excepto que, en mi caso, sentí algo especial. Por supuesto, solo entendí esto realmente después de pasar cinco años en el Seminario Menor de Beit Jala. Me di cuenta que la llamada que había escuchado ese día en la escuela era diferente a la llamada de los que entraron aquí y luego se fueron. Fue una llamada que me dijo, Dios espera algo de ti, algo más.

-¿Tiene alguna expectativa para su futuro como sacerdote?

-Basel Baransi: No tengo expectativas particulares. No me importa a dónde me envíen, mientras esté haciendo lo que Dios me llamó a hacer. Pero confieso que me atrae mucho la docencia; me gustaría mucho estar destinado aquí al seminario, y transmitir lo que me han dado a los futuros seminaristas que llegarán aquí después de mí.

-Yousef Abrahim: Me gustaría ser párroco. Para mí, esta es la misión más fundamental. Por supuesto, las demás son igual de importantes y necesarias; pero ser párroco significa trabajar por la salvación de los demás, por mí mismo, para mantener mi relación con Cristo, para glorificarlo.

-Abdallah Dababneh: Cuanto más se acerca el momento de mi ordenación, más me doy cuenta de que no son mis expectativas lo que importa, sino el hecho de dejar que Dios actúe en mi vida. La vida de un sacerdote es apasionante; cada día hay una nueva sorpresa… ¡y me encantan las sorpresas! En el futuro quiero seguir estudiando; También me gusta mucho enseñar sobre Dios, llevar a la gente a conocerlo también intelectualmente. Pero la vida en una parroquia también es apasionante, porque me gusta estar cerca de las personas, apoyándolas tanto en sus momentos felices como en sus dificultades.

Publicado en la web de la Fundación Tierra Santa.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda