Lunes, 04 de julio de 2022

Religión en Libertad

Este franciscano potencia la atención espiritual, una ocasión propicia para las conversiones

Fray Paco, el fraile del Camino de Santiago: «Me he convertido en un socorrista de peregrinos»

El Camino de Santiago ha marcado la vocación y también el ministerio de fray Paco Castro, franciscano.
El Camino de Santiago ha marcado la vocación y también el ministerio de fray Paco Castro, franciscano.

J.Lozano

El Año Xacobeo continúa iluminando el Camino de Santiago después de que el Papa lo ampliara de manera excepcional también a 2022 debido al Covid 19. Y con el fin de la pandemia se espera durante estos meses una gran afluencia de peregrinos por los distintos caminos hasta la tumba del apóstol situada en la catedral compostelana.

El conocido como Camino Francés es justamente uno de los más transitados. Decenas de miles  de peregrinos pasan por esta vía, que en su tramo gallego comienza en O Cebreiro, una aldea situada a 1.300 metros de altitud entre las sierras de O Courel y Os Ancares, siendo esta una de las etapas más duras del Camino.

Allí hay un estratégico santuario custodiado por los frailes franciscanos, que trabajan atendiendo a la pequeña comunidad local, pero sobre todo dando asistencia espiritual a los numerosos peregrinos que pasan por allí.

Precisamente allí se encuentra fray Francisco Castro Miramontes, conocido popularmente como fray Paco, todo un referente en el Camino de Santiago, algo que ha mamado desde que nació en Santiago de Compostela en 1971.

Primero desde el convento de San Francisco en Santiago y ahora desde O Cebreiro ha trabajado para potenciar la acogida y la vertiente espiritual del Camino de Santiago, descuidada durante un tiempo por parte de la Iglesia.

Camino de Santiago

El Camino de Santiago es una oportunidad para muchos para encontrarse con Dios o profundizar su relación con Él.

Licenciado en Derecho, fray Paco empezó en sus años en la universidad a dedicar su tiempo a tareas sociales y benéficas promoviendo una serie de campañas de concienciación a través de proyectos en favor de sectores sociales desfavorecidos.

Esta vertiente social le llevó a una búsqueda espiritual, que al final acabó sustentando su vida. Fue así como decidió ingresar en los franciscanos, donde ahora vive su vocación religiosa estando inserto en el Camino de Santiago, otra parte inseparable de su existencia.

Durante años fue rector-guardián del imponente convento de San Francisco. Allí creó el Hogar de Espiritualidad San Francisco de Asís para la acogida de peregrinos, “un espacio abierto de encuentro y convivencia” para los peregrinos de todo el mundo.  "Para mí supone el constatar que un sueño se ha cumplido, ya que sentía la necesidad de hacer algo por el Camino en mi ciudad natal", contaba en una entrevista con el Correo Gallego.

Su vida está llena de anécdotas al pie del Camino, de ahí la importancia de un ministerio de presencia, pues Dios toca muchos corazones durante la peregrinación.

En una entrevista con los franciscanos de Santiago contaba una de ellas: “hace 6 años un chico alemán, joven… lo recuerdo físicamente altísimo. Este chico tenía un billete de avión de vuelta no sé si era dos o tres días después de llegar a Santiago. Entonces nos dijo que estaba muy a gusto con nosotros y si se podía quedar unas noches con nosotros. Participaba en la ceremonia y lloraba. Pero llegó un momento en que lloraba tanto que una hospitalera habló con él. Entonces contó que pasaba un momento durísimo en su vida porque había muerto su padre o su madre, su pareja lo había dejado y también había perdido su trabajo… ¡todo junto! Se vino muy abajo y no sabía qué hacer. Entonces decidió hacer el Camino de Santiago. En Santiago se sentía tan acogido que lloraba de emoción, porque sentía que había perdido el rumbo de su vida, pero que al conocernos a nosotros, una familia en Santiago, podía por fin proseguir de nuevo su vida. Volvió de nuevo a su país con el ánimo de recuperar fuerzas y seguir adelante”.

En otra entrevista hablaba también de las conversiones en el Camino, que no deja de ser “una metáfora de la vida misma”.

Peregrinos pasando por O Cebreiro

Cada año pasan por O Cebreiro miles de peregrinos.

“Me gusta mucho escuchar las historias de los peregrinos, y es fácil que compartan su propia vivencia interior con gran libertad. En este sentido es muy importante practicar la escucha, que es también una forma de acogida y, por tanto, de amor. Conozco de primera persona casos de conversión, sin ir más lejos en este mismo Santuario de Santa María, que no pocas personas nos dicen que es un lugar muy especial, con una fuerza de paz y amor que hay quien dice sentirla tan pronto entra en este lugar santificado por tantos siglos de historia y tantos peregrinos”, añadía el fraile franciscano.

Él mismo define el santuario situado a pie del camino “como un hospital para el alma”, algo muy relacionado con esta histórica ruta que desde la Edad Media estuvo llena de hospitales de peregrinos.

“Aquí celebramos lo que damos en llamar la Misa de los peregrinos, que siempre concluye con una bendición especial para los caminantes. No es infrecuente contemplar en ese momento lágrimas. Recuerdo que en una ocasión un peregrino se acercó después de la Misa con lágrimas en los ojos para decirme que era ateo, simplemente le sonreí y lo abracé. Él había vivido su momento de catarsis personal. Seguramente este era su momento y lugar. La vida es una sucesión de encuentros. Para eso hay que desplegar la antena parabólica del alma; para sentir más allá de lo superficial, para profundizar en el sentido de la vida, que a mi modo de ver, es profundamente espiritual”, añadía el fraile.

Centrado en su actual misión en la aldea lucense de O Cebreiro, fray Francisco Castro afirmaba bromeando: "antes era urbanita y ahora soy ruralita”.  Y define su misión: “aquí, en O Cebreiro, me he convertido en un socorrista de peregrinos. Y no es una metáfora. En más de una ocasión he tenido que salir a rescatar a algún peregrino atrapado en la nieve. Recuerdo a uno que ya estaba sufriendo una hipotermia; y también a una chica lesionada”.

En otra entrevista con El Correo Gallego recordaba que en la aldea viven “unas quince personas habitualmente, pero en primavera y verano llegan a pernoctar más de cien peregrinos. Y mi trabajo consiste principalmente en brindarles una acogida”.

Cada peregrino es un rostro, una historia única: “llegan de una etapa de montaña muy dura y cuando alcanzan O Cebreiro lo consideran como una conquista; para ellos supone una gran satisfacción”.

Allí les esperan tres frailes franciscanos, que intentan atender a todos los que llegan así como las iglesias de otras localidades. Pero aún así consideran vital que el santuario esté abierto el mayor tiempo posible, más de doce horas al día.

Los frailes también se encargan de informar a los peregrinos sobre cuestiones relacionadas con la Ruta Jacobea y de ofrecer cobijo a aquellos que lleguen sin recursos. “Les pagamos la estancia en el albergue municipal y les damos alimento”, afirmaba.

“Siempre fui un enamorado del Camino de Santiago y aquí estoy feliz. Confieso que al principio me costó un poco adaptarme al medio, porque llegué en invierno y con esto lleno de nieve, pero ahora estoy muy contento”, confesaba Fray Paco.

A mí el Camino siempre me marcó y la atención de peregrinos en el convento de San Francisco ya formaba parte de mi identidad. De ahí que en O Cebreiro me sienta muy a gusto. Ahora tengo mentalidad completamente rural. El contacto con la naturaleza hace que aquí la acogida a los peregrinos sea muy distinta. La gran vía de Europa genera aquí un clima de convivencia muy pacífico. Estoy en lo alto de la montaña, muy cerca del cielo, y también tenemos unos manantiales maravillosos, por lo que tengo todo lo necesario para sobrevivir”, concluía el fraile franciscano.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda