Domingo, 14 de agosto de 2022

Religión en Libertad

Bonita explicación de Michael Kelly, editor de Irish Catholic, y organizador de peregrinaciones

¿Por qué Tierra Santa puede cambiarte la vida? «Hallé Jerusalén totalmente embriagadora, llamándome»

Michael Kelly es editor del periódico Irish Catholic y un verdadero experto en Tierra Santa.
Michael Kelly es editor del periódico Irish Catholic y un verdadero experto en Tierra Santa.

ReL

Michael Kelly es el editor del Irish Catholic, la publicación católica más importante de Irlanda, y es además un enamorado de Tierra Santa, lugar al que ha peregrinado en numerosas ocasiones. Y para mostrar la belleza del lugar en el que vivió Cristo y las inolvidables experiencias que él mismo ha vivido allí ha publicado Irish Pilgrimage Guide to the Holy Land, una guía para peregrinos basada en su conocimiento en primera persona.

Crux Now ha querido hablar con Kelly para conocer un poco más este amor por Tierra Santa:

-¿De dónde viene ese amor por Tierra Santa?

-Bueno, tuve la suerte de ir a Tierra Santa por primera vez cuando tenía 18 años. Y me enamoré por completo del lugar. Hallé Jerusalén absolutamente embriagadora. Encontré la Ciudad Vieja casi llamándome.

Recuerdo llegar en el taxi. Si alguna vez has estado en Jerusalén sabes que en la Biblia escuchas todo el tiempo acerca de «subir a Jerusalén». Bueno, realmente subes, y realmente estás escalando. Cuando llegamos a la vista de la Ciudad Vieja, dije: «Guau». Y el taxista se volvió y me dijo: “¿Nunca has estado en Jerusalén antes?” Dije: “No, nunca antes había estado en Jerusalén”. Entonces, se detuvo, era muy, muy tarde por la noche, pero todos los sitios estaban iluminados. Y el conductor los señaló todos: la Iglesia del Santo Sepulcro, el Muro de las Lamentaciones, el Monte del Templo, los muros de Solimán el Magnífico, la Torre de David… fue impresionante.

Jerusalén

Después de eso, solo pensé en los muchos, muchos peregrinos cristianos que durante 1.600 años han estado yendo a Tierra Santa. Pensé también en los muchos cristianos que nunca vivieron para realizar una visita a Jerusalén, y en lo afortunado que soy de ver lo que tantas personas anhelaban ver y no vivieron para ver.

Realmente no dormí mucho esa noche, eso podría deberse al hostal de mala muerte en el que me estaba quedando. Me levanté muy temprano a la mañana siguiente y exploré cada centímetro de esa ciudad durante los días siguientes.

Solo para estar allí, solo para caminar por esa ciudad santa. Estar en la ciudad donde Jesús caminó, en una ciudad que es tan importante para las grandes religiones monoteístas del mundo, fue una gran alegría. Caminar por esos sitios antiguos y experimentar los sonidos, las vistas, los sabores, los olores, el ajetreo y el bullicio, todas las cosas realmente asombrosas que se juntaron en este lugar. Y por supuesto, hacer las Estaciones de la Cruz, caminar por la Vía Dolorosa  para visitar el sitio de la Crucifixión de Jesús y entrar a la tumba vacía en el Santo Sepulcro, esa fue una de las experiencias más profundas de mi vida.

-¿Y cuántos de los sitios asociados con la vida de Jesús tenemos todavía?

-Jerusalén es una ciudad que ha sido destruida y reconstruida al menos dos veces, sitiada 23 veces, capturada y reconquistada 44 veces y atacada 52 veces. Entonces, es una ciudad que existe en capas: diferentes partes de la ciudad se han construido sobre otras partes.

Después de la revuelta de Bar Kokhba, el emperador Adriano destruyó la ciudad y la borró del mapa. Si piensas en el relato evangélico de la crucifixión de Jesús, los evangelistas colocan el Gólgota fuera de la ciudad. Bueno, hoy este sitio, descubierto por la emperatriz Santa Elena, ahora se encuentra dentro de los muros de la Ciudad Vieja.

Y, llámese paradoja o llámese providencia, tenemos al emperador Adriano para agradecer que Santa Elena haya podido encontrar los lugares sagrados cuando hizo su épica peregrinación a Tierra Santa en 326-328. Él había querido extinguir la iglesia primitiva, así que después de que cubrió el sitio de la Crucifixión y la Resurrección en Jerusalén, hizo erigir un templo pagano encima. Lo mismo en el sitio de la Natividad de Jesús en Belén. Entonces, cada lugar donde Helena encontró un templo pagano importante, ella comenzó a cavar y allí encontró los lugares sagrados que eran venerados por los primeros cristianos, y que podemos visitar hoy, gracias a Dios.

-Cuando traes peregrinos a Tierra Santa, ¿es lo que esperan?

-Sí y no. Lo primero que experimentan en Tierra Santa es el aeropuerto Ben Gurion, por lo que es como cualquier otro aeropuerto occidental: es completamente moderno. Al mismo tiempo, uno ve a los hombres judíos religiosamente devotos con sus largos abrigos negros y barbas. Uno ve a las mujeres musulmanas con sus pañuelos en la cabeza y es consciente de estar en Oriente Medio, de estar en esta tierra que es tan importante para judíos, cristianos y musulmanes.

Creo que todo el mundo espera ver muchos camellos, y en realidad no hay tantos camellos, ¡así que la gente expresa sorpresa por eso!

Lo que trato de decirle a la gente es: recuerden que estamos en una peregrinación, puede haber algunos inconvenientes y todo sigue igual. Mientras hacemos el Vía crucis en la Ciudad Vieja, los niños intentan pasar para no llegar tarde a la escuela, las mujeres intentan hacer sus compras y los comerciantes intentan reabastecer sus puestos. La ciudad no se calla porque los peregrinos estén meditando la pasión de Jesús. Y luego recuerdo el relato del Evangelio: el primer Viernes Santo fue bastante caótico y hubo mucho ajetreo y bullicio.

Otra cosa que les digo a los peregrinos es que intenten dejarse llevar por toda la experiencia, que no se preocupen demasiado si el sitio que estamos viendo es un sitio bizantino, o un sitio de la era de las cruzadas o algo más moderno que eso. Lo importante es lo que pasó aquí y lo que conmemoramos aquí. Leemos las Escrituras en cada sitio, y esto nos ayuda a centrarnos en la oración, así como a centrarnos en la historia y la arqueología.

Es una experiencia maravillosamente conmovedora. Todos traen algo diferente a Tierra Santa y los sitios hablan de eso. En Belén he estado con parejas que han estado orando por un bebé anhelado que no ha llegado, la Natividad les habla. En Jerusalén, he estado con personas que han conocido una gran pérdida y dolor: la Piedra de la Unción donde se ungió el cuerpo de Jesús les habla poderosamente. Sobre todo, creo que Dios concede a cada uno la gracia que necesita en una peregrinación a Tierra Santa. Creo que todo el mundo vuelve un poco cambiado.

-¿Cuál es tu sitio favorito en Tierra Santa?

-Esa es una pregunta muy difícil, porque cada lugar me habla de una manera diferente en diferentes momentos. Cuando estoy triste o echo de menos a familiares y amigos que han muerto, el Calvario me habla: me gusta sentarme allí y meditar. Cuando estoy orando por las personas que me han pedido que rece por ellos, porque cada vez que voy la gente me inunda con peticiones de oración, me gusta hacerlo en el lugar de la Anunciación en Nazaret, donde el ángel Gabriel le dijo a María que sería la Madre de Dios. El ángel también le habló del embarazo de su prima mayor Isabel con la maravillosa tranquilidad de que “nada hay imposible para Dios”.

El santo pesebre de Belén es un lugar hermoso por su sencillez. Me recuerda que en el corazón de la historia cristiana hay una hermosa sencillez. Pero sería difícil restarle importancia a la intensidad de Jerusalén. Jerusalén es la pieza central del mundo: es una gran bendición poder caminar allí siguiendo los pasos de Jesús alrededor del Monte de los Olivos, por el Camino del Domingo de Ramos, orando en el Jardín de Getsemaní. Ese es un hermoso viaje meditativo.

Guía mostrando a los peregrinos Tierra Santa.

El Mar de Galilea, alrededor del cual ocurrió gran parte del ministerio de Jesús, es un lugar realmente hermoso. Siempre llevamos a los peregrinos en un paseo en barca y cuando llegamos al medio, apagamos el motor y simplemente flotamos allí y leemos pasajes de las Escrituras. Muchas personas dicen que eso es lo más destacado para ellos.

-HablaS mucho en este libro de los cristianos de Tierra Santa. ¿Cuál es tu experiencia?

-Llamamos a los cristianos de Tierra Santa las “piedras vivas”, porque hay muchas piedras antiguas en Tierra Santa que son importantes para nuestra fe. Pero la comunidad cristiana que vive y respira son las piedras que mantienen vivo el lugar. Y, sin ellos, Tierra Santa se convertiría en un museo para nosotros. Por lo tanto, es muy importante como parte de la experiencia de los peregrinos pasar tiempo con la comunidad cristiana.

Hoy, los cristianos de Tierra Santa representan sólo alrededor del 3 por ciento de la población. En Belén, no hace mucho tiempo la mayoría de la gente del pueblo era cristiana, hoy es alrededor del 12 por ciento. A veces, los cristianos incluso dicen: «No, no hagas un censo». Temen que los números sean aún más pequeños.

Desafortunadamente, muchos cristianos se están yendo. Se están mudando a Estados Unidos, a Europa, a Centroamérica donde pueden encontrar una vida mejor. A menudo, están atrapados en medio del conflicto árabe-israelí. Por un lado, sufren las mismas consecuencias de la ocupación israelí que todos los palestinos. Por otro lado, están exprimidos como resultado del surgimiento del Islam militante como la facción Hamas.

Muchos mantienen la cabeza gacha; no quieren traer problemas. A veces, incluso en Occidente, podemos criticar a los líderes de la iglesia en Tierra Santa por no hablar en contra del extremismo, pero hay una muy buena razón para ello: tienen la responsabilidad de no empeorar las cosas para su pequeña comunidad.

Las consecuencias del COVID-19 han sido catastróficas para la comunidad cristiana en particular. Muchos de ellos trabajan en servicios para peregrinos: en hoteles, como conductores de autobuses, guías, en restaurantes, durante dos años no tenían nada. Lugares como Belén eran pueblos fantasmas y solo ahora están comenzando a volver a la normalidad. Tomará mucho tiempo recuperarse.

Cuando llevo un grupo a Tierra Santa, una parte central del viaje es la idea de la solidaridad cristiana. No venimos como turistas, sino como peregrinos, y parte de eso es viajar con la iglesia local allí.

Ofrecemos apoyo espiritual así como apoyo material, y escuchamos de los cristianos acerca de los desafíos pero también de sus alegrías y esperanzas. Es maravilloso pasar tiempo con los niños locales preparándose para su Primera Comunión y Confirmación y pensar que ahora, 2000 años después, son los descendientes de las primeras personas que escucharon el mensaje de Jesús.

-¿Qué dirías para animar a alguien a venir a Tierra Santa que podría ser reacio?

-No puedo decirlo mejor que el mismo Señor: “Ven y verás”. Yo diría que dejes de lado tu aprensión: si Dios te está llamando a hacer una peregrinación a Tierra Santa, hazlo. Venga y vea los sitios asociados con su vida: camine por donde él caminó, conozca a sus seguidores aquí. Es la tierra de Jesús, la tierra donde Dios eligió nacer. Ven y experimenta todo lo que tiene para ofrecer: no volverás a casa como la misma persona.

Publicado en la web de la Fundación Tierra Santa.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda