Jueves, 19 de mayo de 2022

Religión en Libertad

Una joven vocación marcada por una enfermedad y por la llamada a una vida misionera

Pablo, nuevo sacerdote en Murcia: «Los tiempos más felices han sido cuando no tengo tiempo para mí»

Pablo fue ordenado este sábado nuevo sacerdote de la diócesis de Cartagena.
Pablo fue ordenado este sábado nuevo sacerdote de la diócesis de Cartagena.

ReL

Este sábado la diócesis de Cartagena añadió tres nuevos sacerdotes a su clero diocesano con la ordenación de Francisco Armando de Jesús Mercedes Pichardo, Pablo Martínez García y Pedro Fernández López, todos ellos provenientes del Seminario Redemptoris Mater de la diócesis, vinculado al Camino Neocatecumenal.

En dicho seminario internacional y misionero instalado en la diócesis de Cartagena se forman para el presbiterado 24 jóvenes, originarios de nueve países diferentes: Italia, Polonia, Irak, República Dominicana, Venezuela, Colombia, Brasil, Chile y España.

Uno de estos neosacerdotes, Pablo Martínez García ofrecía poco antes de su ordenación su propio testimonio a la diócesis. Este joven de 25 años natural de Alicante relata que fue en la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid cuando empezó a rondarle por primera vez la idea del sacerdocio.

Pablo explica que acudió a aquella peregrinación con la parroquia sin grandes expectativas, pero se sintió muy impresionado por la experiencia y el ambiente de Cuatro Vientos, donde tenía lugar el encuentro con el Papa Benedicto XVI. Después participó en un encuentro con el iniciador del Camino Neocatecumenal, Kiko Argüello, en Cibeles donde él empezó a sentirse inquieto y nervioso, sin saber por qué: “En el momento de pedir vocaciones al sacerdocio me turbé y pensé: ojo, que puede ser”, cuenta Pablo.

Los tres nuevos sacerdotes con monseñor Planas

Sin embargo, no dijo nada y, en su día a día, en su vivencia de la fe en comunidad, poco a poco sintió como aquella inquietud iba tomando forma. Después del verano, fue a una convivencia vocacional. Tal y como relata a la web de la diócesis de Cartagena allí pidió “una palabra”, en la oración, y abrió la Biblia al azar y se encontró con esto: “antes de formarte en el vientre, te elegí; antes de que salieras del seno materno, te consagré: te constituí profeta de las naciones. Yo repuse: ¡Ay, Señor, Dios mío! Mira que no sé hablar, que solo soy un niño. El Señor me contestó: No digas que eres un niño, pues irás adonde yo te envíe y dirás lo que yo te ordene. No les tengas miedo, que yo estoy contigo para librarte, oráculo del Señor”. (Jeremías 1, 5-8).

Al leer aquella palabra se quedó boquiabierto. “Cerré la biblia, me puse a llorar, decidí rotundamente que yo no me movía de donde estaba, pero luego cuando pidieron vocaciones para el seminario, me levanté y di mi disponibilidad”, relata.

Aunque con incertidumbre, Pablo puso su vida a disposición de la Iglesia y de la llamada que había sentido. Una decisión aceptada tanto en su casa como en la parroquia, pero en el instituto y entre sus amigos, no era tan favorable; por lo que empezó un tiempo de rechazo a su vocación: “Oía lo que se dice: para ser feliz hace falta dinero, una novia, triunfar, un buen trabajo… entonces yo durante todo ese año me construí una vida en la que se supone que tenía que ser feliz: me eché una novia, trabajaba en la cantina del instituto, estaba en el equipo de futbol… tenía todo lo que un zagal de 16 años podía tener”.

Pero una grave enfermedad le obligó a parar. Pablo afirma que “todo lo que me había construido durante ese año desapareció, y el Señor me regaló ver que lo que permanecía era lo que él me había dado: mi familia y mis hermanos de comunidad”.

Y pese a todo, a través de su enfermedad vio importantes gracias. Durante este tiempo que estuvo convaleciente su padre se convirtió y su hermano también se acercó a la Iglesia.

“Una noche estaba en la cama con fiebre, no podía dormir, y fui a la biblioteca de mi casa y cogí un libro, el libro más finito que había -no había leído un libro en mi vida-. Era el Kerigma de Kiko Argüello. Me lo leí, no sé ni por qué, y cuando terminé de leérmelo dije: ‘Señor, hazlo conmigo’”.

Libro

Puedes comprar aquí "El Kerigma", de Kiko Argüello.

Al recuperarse de aquel tiempo de enfermedad, participó en un encuentro paralelo a la JMJ de Brasil para todos aquellos que no pudieron viajar a América, en el que se retransmitió la Eucaristía presidida por el Papa Francisco. Él acudió dispuesto a abrir su corazón a Dios, y este le dio un vuelco cuando se encontró, providencialmente, que la primera lectura era la llamada de Jeremías. “Ahí me rompí”, recuerda el ahora sacerdote, pues afirma que vio “que el Señor me quería, aun cuando yo le había rechazado. Y decidí volver a poner mi vida a disponibilidad de la Iglesia, pensando que mi vocación era el sacerdocio”.

Tras esta experiencia ingresó en el Seminario Redemptoris Mater, en primer lugar, en Castellón, pero tuvo que volver a la casa de sus padres tras un año. Otro año más tarde ingresó en el de Murcia, y allí se ha formado durante siete años.

“En este tiempo en el seminario he estado muy contengo, sobre todo porque he visto que yo no he hecho la obra, que la ha hecho el Señor. Y he visto que él ha estirado el tiempo. Los tiempos más felices que recuerdo del seminario han sido cuando no he tenido tiempo para mí”, cuenta.

Desde que se ordenó diácono en el mes de julio está sirviendo en la parroquia de San Francisco Javier de Murcia, donde todo vuelve a retomar su sentido: “Esto me llena de alegría, me invita a la conversión, a vivir esta fe y a vivir la alegría de que Cristo ha resucitado, que sigue vivo, y puedo verlo patente en esos hermanos a los que intento servir”.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda