Sábado, 22 de enero de 2022

Religión en Libertad

La vida de Aroa comenzó a cambiar tras percibir de repente un fuerte olor a rosas

Víctima de abuso, desenfreno, drogas, aborto... hasta que en Medjugorje vio a Jesús: «Volví a nacer»

Aroa Carrasco.
Para Aroa, una vida marcada por el odio y la inseguridad, el sexo y las drogas se vio transformada tras una experiencia con Jesús y María .

ReL

Después de sufrir abusos sexuales durante la infancia y una separación familiar desgarradora, la rabia, la indiferencia y la ausencia de límites se adueñaron de Aroa. Sumida en las relaciones y la adicción a la cocaína, un embarazo no deseado la condujo a un aborto del que se arrepintió de por vida. A punto de tocar fondo, una impactante experiencia junto a Cristo le llevaría, sin saberlo, a buscar el perdón.

Cuando tenía 6 años, Aroa Carrasco sufrió el primero de los muchos reveses que afrontó en su vida. “Mis padres nos tenían que dejar al cuidado de un familiar, donde vivía una persona adicta al alcohol”, relata en el programa de testimonios Mater Mundi TV: “Cometió abusos sexuales contra mí. Cada vez iba más lejos, pero yo no decía nada”.

Cuando lo contó, su familia tomó medidas, pero para ella no fue suficiente. “Durante años guardé gran decepción y rabia hacia mis padres por no haber buscado venganza, haberle metido en la cárcel o haberle pegado”, explica.

Presa del alcohol y la cocaína 

Con 14 años, sus padres se separaron. “Aún recuerdo la imagen de mi padre saliendo de casa”, relata: “Fue lo más duro que he vivido”.

Ver a su madre poco tiempo después con una nueva pareja le hizo sentirse abandonada y aprendió a vivir sin amor por nada ni por nadie. Ni si quiera por ella misma.

Fue con 15 años cuando Aroa cruzó lo más parecido a las puertas del infierno: “Conocí a un chico, mucho más mayor que yo, que tenía problemas con el alcohol y las drogas”.

La relación se basaba en drogarnos, salir de fiesta y maltratarnos. Dejé la relación, pero seguí con esa vida”, explica. Pronto perdió el respeto por todo. Recuerda que tras empezar a consumir cocaína, “lo primero que hacía cada mañana era tomar mi dosis, aunque estuviese mi familia en casa”.

Supo en primera persona lo que nadie dice del aborto

Todo le era indiferente, también acostarse con hombres de los que no sabía nada: “De la mitad no conocía ni su nombre. Para mí eran trozos de carne, y yo misma sentía que lo era”.

Aroa se metió cada vez más en una espiral destructiva de sexo, drogas y fiesta cuando a los 18 años supo que estaba embarazada: “Quería tener al niño, pero su padre no quiso saber nada de la criatura ni de mi”. Desesperada, Aroa pidió ayuda a sus padres, pero pensando que tendrían que hacerse cargo de la situación, le ayudaron a tomar la decisión de abortar.

“Fui cobarde, tendría que haber buscado más opciones. Pero aborté a mi hijo”, relata.

Le llevó años sobreponerse a aquella decisión. “La sociedad te vende que estas decidiendo sobre tu cuerpo, cuando en realidad decides sobre otro ser humano”, lamenta: “Nadie te habla del vacío que queda después, de la culpabilidad o de las pesadillas con niños”.

Desde entonces, Aroa manda “besos al cielo” a su hijo cada día, le encomienda en misa y espera al día de reunirse con el Señor para abrazarle.

Un olor a rosas le dejó paralizada

Tras años tratando de superar la situación se encontró con Isaac. “Empezamos a quedar como amigos y se preocupaba por mí sin buscar nada a cambio. Me trataba con amor, delicadeza y cariño”, como nunca nadie la había tratado.

“Empezamos a salir, y a los 15 días me propuso irme a vivir con él”, comenta. A los tres meses de convivencia, una nueva vida llamaba a su puerta: “Pese a lo jóvenes que éramos, lo recibimos con mucha alegría”. Hoy, Natalia tiene 10 años.

Dos años después falleció la madre de Isaac, su novio. Aroa había entablado una profunda relación con su suegra: “Lloraba en silencio porque Isaac ya tenía bastante”.

Era de noche y hacía pocos días que habían enterrado a su suegra cuando, sin poder dormir, Aroa vivió una experiencia que le cambió la vida.

“Abrí la puerta del baño y estaban todas las ventanas cerradas cuando noté una ráfaga de aire muy fuerte con un intenso olor a rosas”, recuerda: “Me quedé tan paralizada que no podía ni caminar”.

Jesús, "el hombre más bello que he visto"

A la mañana siguiente le contó lo ocurrido a su tía, la única católica de su familia: “No indagó mucho, pero al verme abierta espiritualmente me propuso ir al cine a ver una película sobre Medjugorje”.

Y cuando salió de la sesión, solo podía pensar una misma idea: “Yo quiero ir allí”.

Y mientras, “sin saber cómo ni por qué, comienzo a ir sola a misa y a hacerme preguntas existenciales, hasta que un día sentí que aunque llevaba cuatro años casada civilmente, no estaba casada”. Aroa comenzó a percibir la luz en su vida en marzo de 2014. “Isaac y yo nos dimos el sí ante el Señor. Fue uno de los días más bonitos de mi vida”, rememora.

Y después, junto a su tía, se fue a Medjugorje.

Recuerda la gran explanada en uno de los primeros días de viaje, cuando comenzó la adoración y el sacerdote expuso al Santísimo: “Estaba distraída cuando, de repente, me quedé mirando y pensé: 'Que imagen más bonita de Jesús han impreso en la hostia'" Pero cuando se lo dijo a su tía, ella no vio nada.

“Pensando que era mi imaginación, volví a mirar. Y ahí estaba Él. El hombre más bello que he visto en mi vida por el amor que desprendía. Recuerdo cómo me miraba, como diciendo 'Te quiero, te perdono, te estaba esperando'”. Y tras volver a apartar la mirada entre lágrimas, la imagen seguía estando.

Ir a misa, como hacer el camino de Santiago

Tras el suceso, y por primera vez después de 15 años, Aroa se confesó.

Y sin embargo, recuerda que “pese a volver transformada, me consideraba católica, pero a la carta”. Durante algunos años pasó por recaídas hasta que una anemia aguda le inhabilitó prácticamente por completo. Era noviembre de 2020.

“Me acogí a Él. Recorrer las seis calles desde mi casa hasta la iglesia me costaba como una etapa del camino de Santiago, era como subir una montaña”, recuerda. Cada día Aroa se arrastraba y hasta que llegaba a la iglesia y cuando llegaba se dejaba caer de rodillas pidiendo su sanación.

“Si todo esto que me ocurre lo permites para que vuelva a ti, lo haré encantada”, rezaba. “Y como si de una metamorfosis se tratara”, recuerda, “murió la antigua Aroa y nació la nueva, en Dios”.

Desde entonces, Aroa admite haber sufrido una transformación total en su vida. “Me ha curado todas mis heridas, me ha mostrado mis miserias para transformarlas en perdón”, confiesa.

Desde entonces, reza especialmente por quien abusó de ella durante su infancia y por su conversión, y admite que, de encontrar al Señor y acudir a ella, “estaría encantada de abrazarle y decirle que todos hemos cometido errores”.

Haciendo retrospectiva, Aroa comprueba que solo tiene palabras de agradecimiento para Dios, por su vida, su matrimonio “y por una hija que nunca hubiera imaginado”.

“Todas las alabanzas y agradecimientos que le pueda dar van a ser míseros para todo lo que le debo”, concluye. “Soy feliz, y muy agradecida con el Señor”.

La historia completa de Aroa Carrasco en Mater Mundi Televisión.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda