Jueves, 26 de mayo de 2022

Religión en Libertad

El Papa instituye a varios laicos para el ministerio de lector y para el nuevo de catequista

Lectores y catequistas instituidos por el Papa
Varios laicos han sido hoy instituidos como lectores y catequistas por parte del Papa / Fotos: Vatican Media

ReL

La Iglesia celebra el domingo de la Palabra de Dios, que instituyó el Papa en 2019 y que Francisco ha conmemorado celebrando una Eucaristía en la basílica de San Pedro. Pero esta celebración ha tenido otro hecho especial y novedoso después de que el Pontífice haya instituido como lectores a varios laicos tras su Motu Proprio Spiritus Domini. También ha instituido por primera vez a varios catequistas, después de que instituyera hace unos meses este ministerio como propio a través del Motu Proprio Antiguum Ministerium.

Sobre estos nuevos lectores y catequistas, Francisco recalcó que “están llamados a la tarea importante de servir el Evangelio de Jesús, de anunciarlo para que su consuelo, su alegría y su liberación lleguen a todos”.

Sin embargo, insistió que “esta es también la misión de cada uno de nosotros: ser anunciadores creíbles, profetas de la Palabra en el mundo. Por eso, apasionémonos por la Sagrada Escritura. Dejémonos escrutar interiormente por la Palabra, que revela la novedad de Dios y nos lleva a amar a los demás sin cansarse.

“¡Volvamos a poner la Palabra de Dios en el centro de la pastoral y de la vida de la Iglesia! Así seremos libres de todo pelagianismo rígido y seremos libres de las ilusiones, de espiritualidad que te coloca en la órbita sin cuidar a los hermanos y hermanas. ¡Volvamos a poner la Palabra de Dios en el centro de la pastoral y de la vida de la Iglesia! Escuchémosla, recemos con ella, pongámosla en práctica”, agregó con fuerza el Santo Padre.

Homilía del Papa Francisco en San Pedro

En el inicio de su homilía, el Papa ha recordado que “la Palabra de Dios ya no es una promesa, sino que se ha realizado. En Jesús se hizo carne. Por obra del Espíritu Santo habitó entre nosotros y quiere hacernos su morada, para colmar nuestras expectativas y sanar nuestras heridas”.

De este modo, afirmó que para poder convertirse al Dios verdadero Jesús señala desde dónde partir: la Palabra. Según explicó, “ella, contándonos la historia del amor que Dios tiene por nosotros, nos libera de los miedos y de los conceptos erróneos sobre Él, que apagan la alegría de la fe. La Palabra derriba los falsos ídolos, desenmascara nuestras proyecciones, destruye las representaciones demasiado humanas de Dios y nos muestra su rostro verdadero, su misericordia. La Palabra de Dios nutre y renueva la fe, ¡volvamos a ponerla en el centro de la oración y de la vida espiritual! Al centro la Palabra que nos revela cómo es Dios, la Palabra que nos hace cercanos a Dios”.

Otro aspecto que destacó Francisco que la Palabra lleva al hombre, “nos lleva a Dios y nos lleva al hombre. Justamente cuando descubrimos que Dios es amor compasivo, vencemos la tentación de encerrarnos en una religiosidad sacra, que se reduce a un culto exterior, que no toca ni transforma la vida. Esta es idolatría, idolatría escondida, idolatría refinada, pero es idolatría. La Palabra nos impulsa a salir fuera, fuera de nosotros mismos para ponernos en camino al encuentro de los hermanos con la única fuerza humilde del amor liberador de Dios”.

Siguiendo con su homilía, el Papa insistió en que “la Palabra de Dios nos cambia. La rigidez no nos cambia, nos esconde. Y la Palabra de Dios nos cambia penetrando en el alma como una espada (cf. Hb 4,12). Porque, si por una parte consuela, revelándonos el rostro de Dios, por otra parte, provoca y sacude, mostrándonos nuestras contradicciones. Nos mete en crisis. No nos deja tranquilos, si quien paga el precio de esta tranquilidad es un mundo desgarrado por la injusticia y quienes sufren las consecuencias son siempre los más débiles. Siempre pagan los más débiles”.

“La Sagrada Escritura no nos ha sido dada para entretenernos, para mimarnos en una espiritualidad angélica, sino para salir al encuentro de los demás y acercarnos a sus heridas. He hablado de la rigidez, de aquel pelagianismo moderno, que es una de las tentaciones de la Iglesia, y esta otra es buscar una espiritualidad angélica, es un poco otra de las tentaciones de hoy, los movimientos espirituales agnósticos, el agnosticismo que te propone una palabra de dios que te mete en órbita y no te hace tocar la realidad”, agregó.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda