Jueves, 30 de mayo de 2024

Religión en Libertad

¡Feliz domingo! El día que da sentido a la semana

Interior de una iglesia con la gente en misa.
El domingo es el primer día de la semana, el que da sentido a todo lo que viene después. Foto: Sonia Trujillo / Cathopic.com

por José F. Vaquero

Opinión

Me contaron que al terminar la última clase de la semana cierto profesor solía despedirse de un modo peculiar, llamativo. “Feliz domingo”. Ciertamente, hasta después del fin de semana, domingo incluido, no volvería a coincidir con sus alumnos. Pero el profesor no les deseaba un “buen fin de semana”, sino un “feliz domingo”. El detalle me hizo pensar en este día, Dies Domini [Día del Señor], y el “domingo” moderno, que hemos ido alargando y nombrando con un neutro “fin de semana” ¿Qué sentido tiene el domingo, y sobre todo qué papel ocupa en el trascurrir implacable de la semana?

En la Biblia, sobre todo en el Antiguo Testamento, se nos transmite un esquema judío, israelita de la semana: seis días llenos de actividad, de trabajo, que culminan en el descanso sabático, en el Shabat. “Pues en seis días hizo el Señor el cielo y la tierra, el mar y todo cuanto contienen, y el séptimo descansó; por eso bendijo el Señor el día del sábado y lo hizo sagrado” (Éx 20, 11). Durante los seis primeros días hacemos cosas, que luego presentamos al Señor en el séptimo día. No todo es trabajar, hacer, ganar dinero; hay que pararse y dirigir la mente a Dios y a quienes Dios nos ha puesto a nuestro lado, familia, amigos... Quienes me rodean no son meros “clientes potenciales” o “proveedores de servicios”. 

En el Nuevo Testamento el esquema semanal y temporal cambia. El “día de fiesta” ya no es el último de la semana, sino el primero. Empezamos la semana al revés. “El primer día de la semana”... sucede la Resurrección, y por ello es el día principal en el que los cristianos se juntan para la “fracción del pan”, o sea, para la Misa dominical. Se ha invertido el esquema: del trabajo y trabajo para luego celebrar la fiesta pasamos a celebrar la fiesta como actividad inicial que dará sentido al posterior trabajo, a los siguientes días. En portugués, por ejemplo, expresan esto incluso con los nombres de los días de la semana: domingo, segunda feira, terça-feira… hasta llegar al sábado

Todo empieza el domingo. Y no es sólo un inicio temporal, como el tres que antecede al cuatro. Retrata también el arché que decían los filósofos griegos: inicio, principio, fundamento o cimiento para nuestra casa.

El Catecismo nos recuerda que “la celebración del domingo cumple la prescripción moral, inscrita en el corazón del hombre, de 'dar a Dios un culto exterior, visible, público y regular bajo el signo de su bondad universal hacia los hombres' (Santo Tomás de Aquino, Summa theologiae, 2-2, q. 122, a. 4). El culto dominical realiza el precepto moral de la Antigua Alianza, cuyo ritmo y espíritu recoge celebrando cada semana al Creador y Redentor de su pueblo” (n. 2176). Las fiestas, no lo olvidemos, son algo específicamente humano, que rompe la monotonía aburrida de los días, semanas, meses y años. 

¿Cómo vivir este día, para disfrutar del merecido descanso, también querido por Dios, pero sin hacer de él un día en clave de mí (yo, mí, me, conmigo, que decían los niños latinos cuando declinaban el pronombre ego, yo)? Lo primero es lo primero, y el domingo es un día para dar culto a Dios, acudir tranquilamente a la Misa dominical. Pero la Iglesia, y Dios que es su inspirador, no se olvida de que somos espíritus encarnados, seres de carne y hueso. Y también la parte más terrena o corporal debe vivir el domingo; y el mismo Catecismo también recomienda “gozar de la alegría propia del día del Señor o disfrutar del debido descanso de la mente y del cuerpo. La institución del domingo contribuye a que todos disfruten de un “reposo y ocio suficientes para cultivar la vida familiar, cultural, social y religiosa” (nn. 2193 y 2194).

En esta línea cuadra muy bien una despedida frecuente del Papa Francisco cuando termina de rezar el Ángelus en la plaza de San Pedro. “Buena domenica … e buon pranzo”. Feliz domingo, y buen almuerzo, buena celebración, también con una buena comida, del Dies Domini.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda