Martes, 28 de junio de 2022

Religión en Libertad

La objeción de conciencia es «indefendible», dice la OMS

Recién nacido.
La OMS sugiere que el aborto sea posible hasta el momento antes del nacimiento: "No se recomienda la promulgación de leyes y otras reglamentaciones que prohíban el aborto basándose en límites de edad gestacional". Foto (contextual): Toa Heftiba / Unsplash.

por Michael Cook

Opinión

Las últimas Directrices sobre la atención para el aborto de la Organización Mundial de la Salud (OMS) critican duramente la objeción de conciencia como un importante obstáculo para el acceso libre al aborto.

"La objeción de conciencia", dice la OMS, "sigue funcionando como un obstáculo al acceso a la atención para el aborto de calidad... Si resulta imposible regular la objeción de conciencia de manera que se respeten, protejan y cumplan los derechos de las personas que solicitan el
aborto, la objeción de conciencia en la prestación de servicios de aborto puede llegar a ser indefendible".

En consecuencia, la OMS recomienda:

-Garantizar que los sistemas de salud disponen de un número suficiente de aborteros.

-Regular la objeción de conciencia y penalizar la no prestación del servicio.

-Prohibir las cláusulas de conciencia institucionales.

-Exigir que los médicos objetores de conciencia remitan a sus pacientes a médicos que practiquen el aborto.

-Prohibir la objeción de conciencia en situaciones de urgencia.

La OMS alega que la objeción de conciencia suele ser un obstáculo importante para la mujer que quiere abortar. Dibuja un cuadro tétrico de consecuencias negativas sobre las mujeres, los médicos y los sistemas de salud: "La objeción de conciencia tiene unas consecuencias importantes sobre el volumen de trabajo del personal sanitario. Allí donde hay muchos objetores, el personal sanitario no objetor ve incrementada su carga de trabajo, la realización del aborto suele estar estigmatizada, y quienes practican abortos pueden ver mermada su carrera o sufrir discriminación. Tanto una regulación poco clara, que no se aplica o inexistente, como la existencia de un marco legal para la objeción de conciencia pueden suponer un lastre para los profesionales sanitarios (lo que incluye riesgos asociados a su conciencia o su ética), crear conflictos en el entorno de trabajo, conducir a que el personal no-clínico intente alegar objeción de conciencia, y socavar los modelos organizativos para la prestación del aborto". 

Las nuevas directrices fueron criticadas por Elyssa Koren, de la organización de asistencia legal ADF International, quien declaró a CNA News que, "al afirmar que los derechos de conciencia pueden llegar a ser 'indefendibles', estas nuevas directrices dejan claro que la OMS no solo pretende esquivar el derecho internacional, sino, llegado el caso, cambiarlo... Dicho sin rodeos, la OMS aprovecha su enorme influencia y su capacidad presupuestaria para socavar las disposiciones internacionales y, en última instancia, establecer un nuevo régimen legal que respalde el 'derecho' al aborto sin derecho alguno a la objeción de conciencia".

Publicado en BioEdge.

Traducción de Carmelo López-Arias.

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda