Martes, 22 de octubre de 2019

Religión en Libertad

Pastoral del obispo de Alcalá ante el «cóctel de marxismo y liberalismo consumista»

Reig Pla se apunta a la Opción Benedictina: «las familias deben asociarse» en comunidades, insiste

El obispo Reig Pla bendice a familias y religiosos en un encuentro de adoración de Holywins en la catedral de Alcalá
El obispo Reig Pla bendice a familias y religiosos en un encuentro de adoración de Holywins en la catedral de Alcalá

Pablo J. Ginés/ReL

Nuestra época es especial, "anómala", distinta a la de siglos pasados, es especialmente hostil, insiste el obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, en su última carta pastoral. Por eso, constata, ya no basta con "acudir a Misa los domingos y festivos y llevar con la familia una vida ordenada", como algunos querrían.

Las familias cristianas, muy débiles y acosadas, necesitan asociarse y crear comunidades, incluso arrastrar a sacerdotes a ellas (porque las iniciativas salen de las familias) y ser "levadura en la masa". Sólo así -y no desde el individualismo ni la masa anónima- podrán transformar eventualmente a esta sociedad deshumanizadora, de individuos solos, esclavizados por el consumo y la tecnología que distrae.

Reig Pla no menciona el libro La opción benedictina  de Rod Dreher, pero su Carta Pastoral menciona 15 veces a San Benito y 40 veces la palabra "comunidad". Es una carta sobre laicos: son los laicos los que deben fortalecerse creando comunidades. "Es la propia gracia del bautismo la que debe moverles [a los laicos] a no conformarse con una vida cristiana superficial, que no garantiza la transmisión de la fe a sus hijos", dice.

La situación es gravísima y la comunidad necesaria

Reig Pla sabe que la idea de "comunidad" resulta incómoda a muchos cristianos. Pero ante la gravedad de la situación en España no ve más posibilidad.

"Para evangelizar nosotros hemos de poder decir a los que viven sin fe: “venid y lo veréis”. Y ¿qué han de ver? Una comunidad de hermanos que viven identificados con la caridad", concreta. "Hemos de ser conscientes de que el presente y el futuro de la fe requieren urgentemente proyectos de vida comunitarios con fuerte identidad cristiana. Vivir la fe a la intemperie resulta cada vez más difícil", insiste.

"No reclamar la ayuda de los movimientos con experiencia de vida comunitaria es estar ciegos ante el fenómeno de la descristianización que estamos sufriendo en
España", añade.

Y más aún: "Alguno me puede preguntar: ¿Y esto qué añade a acudir a Misa los domingos y festivos y llevar con la familia una vida ordenada? La respuesta es sencilla. [...] hoy necesitamos personalizar la fe y poner nuestra persona y nuestras familias en juego con otros para edificar, por la gracia de Dios, la Iglesia. La pequeña comunidad ofrece esto mismo: caminar con otros en el seguimiento de Cristo y recibir el testimonio de otros, conociendo también sus debilidades, que son como las nuestras. ¿Y con esto qué hemos arreglado? Con eso damos respuesta al problema más grave que tiene nuestra sociedad [...] el problema de la soledad".

Respuestas creativas como las de San Benito

Y añade: "Cuando la sociedad y sus leyes no favorecen un proyecto de vida comunitario acorde con los principios de la fe y la moral católica hemos de buscar respuestas creativas que actualicen lo que San Benito proporcionó para su época: enseñar de nuevo el arte de vivir humano y cristiano".

Y en otro momento: "vivimos actualmente en España es una situación anómala, que se acrecienta por el descenso de la nupcialidad, por el retraso de la edad para casarse, por las rupturas familiares y por el invierno demográfico que estamos sufriendo. Una situación así no se arregla de cualquier manera. Necesitamos en primer lugar tomar conciencia de la grave situación. Las familias deben asociarse y buscar juntas caminos de solución que abarquen todos los aspectos, incluido el político y los medios de comunicación. Puestos a comenzar, hay que garantizar a los niños una buena educación en las virtudes, en el amor..."

Reglas, horarios, orden... para vivir con fe

Igual que San Benito fundó una Regla que establecía un orden diario en la vida del monje, poniendo a Cristo en el centro, también los cristianos de hoy deberían hacerlo. El obispo propone reglas para el cristiano individual, reglas para la vida en familia, y reglas para crear comunidades entre familias. Porque sin reglas, improvisando, nuestros horarios enloquecidos y con mil impulsos, destrozarán la vida cristiana del individuo, de la familia y de la Iglesia.

Esas reglas señalarían momentos para quedar y hablar, momentos para rezar, momentos para visitar amigos y parientes, momentos para no usar móvil ni tablet y apagar el ordenador... porque si estos momentos no se establecen, entonces nunca se reza, ni se habla ni se visitan parientes ni se apaga el móvil. Esto es necesario para adultos e imprescindible para niños y jóvenes. Esas reglas se vivirán como ritos en la familia.

reig_pla_holywins_todos_los_santos

Un momento de adoración con el obispo en la catedral de Alcalá con motivo de Todos los Santos

Un nihilismo optimista que mata lentamente

Reig Pla ve todo esto necesario ante la grave situación que atraviesa la sociedad española. Da una lista de males morales, pero aclara que son sólo síntomas de un "nihilismo optimista" que como "un virus" va matando el alma atándola a las pasiones.

"Si bien los acentos marxistas y liberales están siempre presentes en el ámbito cultural que nos rodea, hoy la situación en la que nos encontramos es más extrema. Estamos envueltos en una guerra cultural en la que el laicismo no persigue o ataca violentamente los cuerpos, sino que se ha introducido como un virus en las almas, en el hombre interior y está deconstruyendo lo humano. No sólo me refiero a la destrucción de la vida humana mediante el aborto legal y las técnicas de la llamada reproducción asistida; tampoco me refiero únicamente a la mentalidad divorcista, a la destrucción legal del matrimonio, que supone acabar con el pilar social que representan las familias para el bien común; ni siquiera me refiero como algo aparte a la ideología de género que niega la diferencia varón-mujer y que promueve la deconstrucción de la identidad humana en multitud de géneros y de orientaciones sexuales, que afectan también al campo educativo y sanitario. Tampoco quiero
considerar como algo separado de la enfermedad global de nuestra cultura lo que ocurre en el campo laboral y en los mismos sindicatos, en la política y en los medios de comunicación, que nos encaminan hacia el pensamiento único, cambiando la realidad con el lenguaje manipulador", enumera...

"Todo lo dicho anteriormente son síntomas de una enfermedad global que mata el alma. Esta enfermedad, anclada en un individualismo cerrado a la auténtica relación y encuentro con el prójimo, se llama nihilismo y exalta la soberanía de la voluntad del individuo para construir su cuerpo, su orientación sexual y afirmar la libertad como la posibilidad de todas las posibilidades. Es, por tanto, un nihilismo optimista que, como un virus pernicioso, va matando el alma, sujetándola a los instintos y pasiones, poniéndola a merced de los sentimientos y afectos".

Una guerra entre los poderes del mundo y las familias

Para el obispo de Alcalá, Juan Antonio Reig Pla, los poderes económicos del mundo quieren "ir vaciando el planeta" y para ello pueden usar apariencias marxistas o liberales, pero en realidad sólo quieren hacer personas esclavas del consumo y la tecnología.

"Esta guerra es entre los poderosos de este mundo, movidos por el Maligno, y los pobres, comenzando por aquellos que no pueden nacer. Es una guerra promovida por grandes poderes financieros que quieren ir vaciando el planeta por todos los medios. Son ellos quienes, sirviéndose de programas elaborados en grandes universidades, nos quieren encaminar hacia el pensamiento único, atravesando nuestra alma, estimulando nuestros sentimientos y nuestras pasiones para que en nombre de una libertad ficticia se destruya nuestra libertad, que necesita de la virtud", afirma Reig Pla, veterano estudioso de la ideología de género y las corrientes antifamilia.

"Las apariencias marxistas (colectivistas) o liberales (individualistas) están manejadas por los poderosos, que por primera vez han logrado entrar en las almas de las personas destruyéndolas (haciéndolas esclavas del consumo) en nombre de la libertad. Lo he recordado en varias ocasiones: los poderosos han logrado hacer un cóctel entre el marxismo y el liberalismo en el que se exalta al individuo (ciudadano) sin raíces ni cimientos: rotos los vínculos con su cuerpo, con su familia, con la tradición, con la patria, etc., sólo queda el eslogan “derecho a decidir todas las posibilidades”, olvidando que la libertad está dirigida e impulsada necesariamente por el poder mediático y tecnológico que la aboca a consumir".

"Es esta una guerra perniciosa, porque las personas no la notan y, engañados en nombre de la libertad aparente y perversa, cada vez son más esclavos del consumo, de las adicciones y de la distracción que acaba embotando el alma, oscureciendo la conciencia moral y destruyendo lo específicamente humano. Los poderosos mercaderes ofrecen la redención mediante la tecnología y el consumo. Para ello necesitan destruir toda resistencia, sea promovida por la conciencia moral o sea promovida por la virtud y los vínculos familiares o comunitarios. Por eso necesitan exaltar al individuo solitario o masificado, sin el soporte de la familia y de los lazos solidarios de la comunidad. Necesitan individuos sin la propiedad necesaria para organizar espacios de vida que respondan a la verdad de la vocación humana, a la relación fraterna y a formar un pueblo que sabe marcar su rumbo. Un pueblo así sabe generar modos de vida humanos y cristianos, que promuevan la cultura de la vida y sabe organizar su trabajo, privilegiando las virtudes para ganar la auténtica libertad para el bien personal, familiar y para el bien común", añade.

Lo que temen los malos: personas formadas y críticas

Y ¿qué es lo que más temen estos poderes antifamilia y antirreligiosos? "Lo que más teme el poder laicista, de pensamiento único y promotor del consumo, son las unidades de resistencia: personas formadas con espíritu crítico, familias sólidas abiertas a la vida y sostenidas en procesos comunitarios e iniciativas que generen un pueblo como la Iglesia, que vive del Evangelio, está enraizada en Cristo, cabeza de un pueblo, que forma una comunidad fraterna -el Cuerpo de Cristo- y que se abre a la relación desde la caridad -participación del ágape divina- vivida personalmente y en los ámbitos familiar, social y político. Desde esta perspectiva hemos de afrontar la formación de los laicos para que sea de un modo integral", añade.

La carta pastoral completa se puede leer aquí en PDF.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a poder seguir adelante

DONA AHORA