Miércoles, 18 de septiembre de 2019

Religión en Libertad

En la misión celebra misa dos veces al día por la demanda

Ángel Briz, capellán militar en Irak: «Si vienen los de Daesh saco mi ametralladora, el Rosario»

Ángel Briz, sacerdote destinado como capellán militar en Irak / Foto: José Miguel Mate Monedero
Ángel Briz, sacerdote destinado como capellán militar en Irak / Foto: José Miguel Mate Monedero

ReL

Irak es sinónimo de guerra. Allí Estado Islámico ha sembrado el terror durante años. Ahora los propios iraquíes ayudados por una coalición internacional intenta derrotar a los islamistas y restablecer la paz en un país que la necesita urgentemente.

Y por esto mismo está en Irak el sacerdote Ángel Briz, un madrileño de 36 años que ejerce como capellán de la Brigada de Caballería Castillejos II que está destinada en estos momentos en Irak. Desde su papel como páter tiene una visión única de cómo está la situación en el país pero también de cómo viven esta guerra los propios iraquíes y los soldados españoles con los que comparte destino. En una entrevista con José Antonio Méndez para Alfa y Omega que les ofrecemos a continuación el páter tiene una cosa muy clara: “Estar aquí con mi gente, y dar la vida por ellos, es la mayor gracia que Dios me ha concedido”.

- ¿Qué hace un cura español en Irak? ¿Cómo es tu día a día?
- Después estar con el Señor me doy una vuelta por la base para hablar con los médicos, los de la central del agua, los de la unidad de protección… Estos días estamos sufriendo más porque la brigada Lusitania ha perdido un compañero en un accidente, Aarón Vidal, que era muy buen muchacho, así que me preocupo más por ver cómo están los ánimos. Después celebro la Eucaristía dos veces, porque hay gente de Misa diaria y gente que se ha encontrado aquí con Dios, que se ha confesado por primera vez en años, y como no todos pueden ir a la misma hora, puse dos turnos para que nadie se quede con hambre de Dios. Luego confesiones, catequesis, adoración…

- ¿Misa diaria? ¿Quién se encuentra con Cristo en un contexto de guerra?
- El que descubre al Dios que es amor. En la trinchera todos creen en Dios porque aquí te preguntas cosas que en tu casa no te preguntas. A veces los militares dan por hecho lo que significa el sacrificio, pero la muerte te tambalea los esquemas. Cuando ves las dificultades y estás lejos de tu familia, surge la pregunta de Dios. Y ahí es donde yo les hablo de Él.

- ¿Cómo se habla de Dios a quien tiene que matar para que no le maten?
- Les explico que en el No matarás va implícita la legítima defensa. No es como cuando hablamos de la muerte del feto en el aborto o de la eutanasia: tú tienes la obligación moral de defender tu vida de quien quiere matarte. Además, cuando defiendes a la patria, estás cumpliendo el mandamiento de honrar a tu padre y a tu madre. Les insisto en que lo importante es no abusar jamás y ser justos.


El páter Ángel, mientras celebra misa en Irak / Foto- José Miguel Mate Monedero

- ¿Y cómo se habla del perdón al enemigo?
- Cuando vemos lo que pasa con el Estado Islámico cuesta mucho, porque lo que hacen no se puede razonar. Lo primero es no meter en el mismo saco a todos los musulmanes. Y lo segundo, renunciar al odio. Un día pregunté a los soldados cuál es el amor más grande, y me dijeron: “Amar al enemigo, ¿no?”. Y les respondí que no, que “no hay amor más grande que dar la vida por los amigos”. Si amamos al enemigo es para que se vuelva amigo. Buscamos que se convierta y viva.

- ¿Y eso con el ISIS se puede hacer?
- Es muy difícil porque no se puede entablar diálogo. Sin embargo, si se vive el perdón al enemigo, no se odia. Es algo que nos han demostrado nuestros militares y guardias civiles cuando los asesinaba ETA.

- Las madres cuidan de sus hijos cuando están en peligro. ¿La presencia de la Virgen se nota especialmente?
- ¡Y tanto! Aquí todo el mundo lleva pistola, menos el cura (¡gracias a Dios!). Cuando alguna vez me han dicho: “Páter, ¿cómo se va a defender si vienen los malos?”. Entonces digo: “Si vienen los de Daesh, saco la ametralladora”. Y saco el rosario. Nosotros tenemos las armas de la fe. Todos los soldados llevan la medida de la Virgen del Pilar o una estampa de la Virgen de los Desamparados, y lo que más importa es que el centro de todo sea estar con el Señor en la Eucaristía.

- En Bagdad, a 60 kilómetros de Besmayah, hay atentados frecuentes. ¿Tiene miedo de morir?
- Aquí sabemos que un accidente o un atentado nos puede matar. Pero yo dije sí a Dios; me consagré a él, y mi vida es suya. Punto. Y como creo en la resurrección de la carne y en la vida eterna, sé que la muerte no es el final. Si el cura tiene miedo a la muerte, apaga la luz y vámonos.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Para continuar haciendo noticias como esta necesitamos tu ayuda

DONA AHORA