Sábado, 31 de octubre de 2020

Religión en Libertad

«Quedarnos aquí fue nuestro primer testimonio de presencia», dicen las valientes trapenses de Siria

Esta pequeña comunidad trapense se estableció en Siria en 2005 / Fotos- Vatican Media
Esta pequeña comunidad trapense se estableció en Siria en 2005 / Fotos- Vatican Media

ReL

Siguiendo el ejemplo de los mártires trapenses de Tibhirine en Argelia, las hermanas trapenses encabezadas por Marta Fagnani se sintieron llamadas a vivir su fe y dar un testimonio de vida en un lugar donde los cristianos fueran una minoría. Eligieron Siria. Y desde 2005 seis hermanas viven en la pequeña localidad de Azeir pese a que poco después comenzase la guerra que ha devastado el país y que tantas víctimas ha provocado. Ellas, pese a todo, han permanecido firmes y orantes.

Marta es la superiora del Monasterio Nuestra Señora Fuente de Paz, que aún está en proceso de construcción puesto que ha sido imposible concluirlo debido a la situación del país.

“Nuestra intención de iniciar una presencia monástica en Siria nació después del martirio de nuestros hermanos, los monjes de Tibhirine, que murieron en la Argelia junto con muchos otros religiosos y también mucha gente misma del país, en medio a esa situación terrible que vivía Argelia. Después de la muerte de nuestros hermanos, toda la Orden comenzó a interrogarse sobre su herencia a partir del redescubrimiento de sus experiencias, su vida: una vida en Cristo, un testimonio de fe, de oración, de vida monástica, en medio de una mayoría de musulmanes, de hermanos de otra religión, en un país de minoría cristiana”, explica la hermana Marta en una entrevista con Vatican News.

trapenses-siria

Esta religiosa asegura que son apenas seis hermanas, una “comunidad pequeña porque no es fácil pedir que vengan aquí en esta situación y también porque tuvimos algunas chicas que se han interesado por nuestra vida en este tiempo, pero en realidad no es fácil porque nos quedamos bastante aisladas por la guerra”.

Muchos se pueden preguntar qué pueden hacer seis monjas en una zona remota de Siria en plena guerra y con el riesgo de ser asesinadas. Pero ellas tienen muy clara su misión allí: “Nuestra cercanía al pueblo es, sobre todo, una cercanía por lo que es nuestra llamada, por lo tanto, una cercanía de oración, de intercesión, de esperanza, mirando al misterio de la presencia del Señor en medio de nosotros”.

De este modo, la hermana Marta señala que “lo que hemos intentado hacer, ante todo, ha sido quedarnos aquí, estar aquí con la gente, éste ha sido el primer testimonio de nuestra presencia, del sentido de mantener una esperanza para el futuro trabajando, construyendo un poquito lo que podíamos, por ejemplo, las casitas para los huéspedes, trabajando en el jardín, orando, continuando con nuestra vida de oración y de trabajo. Y también una ayuda concreta: intentamos dar trabajo a la gente lo más posible, aquí son pobres, son los pobres de los pobres.  Hay muchos trabajadores cristianos y no cristianos que trabajan aquí, que han trabajado aquí”.

Por otro lado, sobre su presencia en Siria, esta religiosa asegura “a la experiencia de encontrar a los hermanos de otra religión, aquí se ha añadido el redescubrir otra realidad muy importante: es el encuentro con la muy rica tradición antigua de las iglesias orientales, que son la raíz del nacimiento de la fe cristiana y es desde esas Iglesias que la fe ha llegado a nuestros países en occidente”.

trapenses-siria2

Sobre la convivencia con los musulmanes, esta monja trapense asegura que “la fraternidad aquí entre cristianos y musulmanes es algo diario y natural. Nosotras, desde el principio, hemos encontrado esta gran coexistencia y no sólo el respeto mutuo, es decir, no es una coexistencia de tolerancia recíproca. Siria no es un país de grandes debates teológicos. Nosotros vivimos juntos, cristianos y musulmanes, hay musulmanes de diversas etnias y se vive juntos en un respeto que nace sobre todo de un hecho: el hecho que todos, cristianos, musulmanes y demás vivimos la vida frente a Dios, sentimos a Dios presente en la vida. Y esto nos permite estar juntos, vivir juntos, una verdadera actitud de vida que recibimos de Dios y a Dios va. Después, en estos años, sobre todo, se ha fomentado una división, han tratado de fomentar una división en nombre de la religión, así que ciertamente hay consecuencias, porque el efecto de querer dividir obviamente deja consecuencias. Pero en la raíz, el pueblo sirio es un pueblo acostumbrado a vivir con diferentes religiones, etnias, culturas presentes y conserva esta gran apertura y humanidad”.

Por último, la hermana Marta invita a vivir “este mes misionero siendo ante todo 'misioneros de nosotros mismos'. No está en contradicción con la iglesia abierta, la iglesia ‘en salida’, que va hacia los últimos, pero la primera misión es la misión hacia nosotros mismos. No podemos llevar nada, no podemos salir, si no hemos ido primero hacia nosotros, hacia lo más profundo de nosotros mismos, donde podemos encontrar verdaderamente la presencia de Dios, la presencia de Cristo que nos salva: nos salva del miedo, nos salva de la muerte, nos salva de las dudas de la incertidumbre

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas se perderán esta noticia si tu no nos ayudas

DONA AHORA