Jueves, 18 de julio de 2024

Religión en Libertad

Expulsan a granjeros del mercado por defender el matrimonio natural: la Justicia les da la razón

Tennes
A la familia Tennes, que tienen un huerto en Charlotte (EE.UU) llamado Country Mill Farms, se le prohibió vender sus productos en 2016 en el mercado de agricultores de Michigan.

ReL

Tras seis años de batalla legal, un matrimonio de agricultores católicos podrán volver al mercado local para vender sus productos. Los Tennes acaban de ganar al municipio de East Lansing -un pequeño pueblo en la zona rural de Estados Unidos- después de ser expulsados por defender en Facebook que el matrimonio es entre un hombre y una mujer.

A la familia Tennes, que tiene un huerto en Charlotte (EE.UU) llamado Country Mill Farms, se le prohibió vender sus productos en 2016 en el mercado de agricultores de Michigan. Las autoridades locales los denunciaron por "discriminación". Ahora, el juez ha dictaminado que ha sido el municipio el que ha violado su derecho a la libertad religiosa.

Acusados de discriminación

Hasta 2016, los vecinos y los Tennes habían tenido una relación irreprochable. La familia solía vender productos como manzanas, melocotones, maíz dulce y arándanos. Steve Tennes  nació en su granja, se crió allí y siempre ha tenido un gran amor por sus vecinos que deriva de su fe. La misión de su granja -reconoce- es "glorificar a Dios mediante el disfrute familiar y alimentando al resto de familias".

TennesEl juez ha dictaminado que el municipio ha violado el derecho a la libertad religiosa.

"Los vecinos siempre les pedían que fueran al mercado porque eran muy queridos", asegura su abogada. El municipio de East Lansing incluso publicó en su página de Facebook: "Nos encanta Country Mill (en referencia al nombre de su granja)". Sin embargo, en 2016, todo se torció.

La familia respondió a un comentario de Facebook asegurando que, como católicos, creían que el matrimonio es entre un hombre y una mujer. Y que vivían en su granja de acuerdo a estos valores, incluso si debían asistir a alguna boda.

Las autoridades de la ciudad vieron esta publicación y presionaron a la familia para que dejara de ir al mercado. La ciudad entonces puso nuevas reglas para seleccionar a los vendedores. Los candidatos tenían que "encarnar el espíritu del mercado" cumpliendo con las "ordenanzas públicas contra la discriminación".

El municipio consideró que los Tennes habían cruzado una línea roja y debían ser rechazados. Sin embargo, en lugar de hacer las maletas, la pareja decidió demandar a East Lansing. Argumentaron que la ciudad los estaba castigando por sus creencias, excluyéndolos de ganarse la vida y violando sus derechos constitucionales.

A principios de 2017, una orden judicial permitió  a la familia continuar vendiendo en el mercado, sin embargo, el proceso se prolongaría un tiempo más. El juicio no habría durado tanto si el juez no hubiera esperado ciertas decisiones del Tribunal Supremo sobre el caso. Ahora han pasado casi seis años y los Tennes al fin han ganado.

Puedes ver aquí una entrevista al padre de los Tennes.

"Estamos encantados de que el tribunal haya reafirmado nuestro derecho a hablar y a trabajar de acuerdo con nuestras creencias religiosas", dijo Steve, y agregó que "es una victoria para los derechos de libertad de expresión de todos. Seguiremos atendiendo con gusto a todos los que se acerquen a nuestro puesto".

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda