Sábado, 19 de septiembre de 2020

Religión en Libertad

«Dos vidas. Un mensaje»: vidas paralelas de dos confesores de la fe

Un suceso sobrenatural convenció al cardenal Van Thuân de que debía postular la causa de Marcelo Van

Marcelo Van, en el centro de la rodeado de algunos familiares y amigos.
Marcelo Van, en el centro de la rodeado de algunos familiares y amigos.

¿Por qué el prestigioso cardenal Van Thuân, confesor de la fe en las cárceles comunistas, predicador en el año 2000 de los ejercicios cuaresmales del Papa y la Curia y redactor principal del Compendium de la Doctrina Social de la Iglesia, aceptó ser postulador de la causa de beatificación de un compatriota y coetáneo suyo, Marcelo Van, desconocido para el mundo, muerto en un campo de concentración y cuya existencia prácticamente ignoraba?

La respuesta se encuentra en un hecho sobrenatural que aparece recogido en un libro que acaba de publicar Amis de Van, la asociación que da a conocer en todo el mundo la vida y el mensaje del hermano Van. Se trata de Dos vidas. Un mensaje, escrito por Élisabeth Nguyễn-Thị-Thu-Hồng, la hermana menor de Marcelo, y por Olivier de Roulhac, benedictino y postulador actual de la causa. La obra va mostrando, al estilo de las Vidas paralelas de Plutarco, el sendero hacia Dios que siguieron sus dos protagonistas a través de la fidelidad y el sufrimiento.

Pincha aquí para adquirir ahora Dos vidas. Un mensaje.

El cardenal Francisco Javier Nguyen Van Thuân (1928-2002) y el hermano redentorista Marcelo Van (1928-1959) nunca llegaron a conocerse personalmente. Nacieron el mismo año y fueron cumpliendo casi a la vez las etapas de sus respectivas vocaciones: Van hizo sus primeros votos en 1946, un año antes de que Van Thuân entrase en el seminario, y en 1952, mientras aquél hacía sus votos perpetuos, éste era ordenado diácono. Pero la división de Vietnam en 1954 hizo imposible la eventual posibilidad de que sus destinos se hubiesen cruzado en vida.

El hermano Van tuvo la oportunidad de escapar de Hanoi antes de que cayese en manos comunistas, pero prefirió quedarse para ayudar a sus hermanos. Al poco, fue arrestado. Pasó cuatro años de hambre y enfermedad en un campo de reeducación antes de morir, agotado y enfermo, en 1959.

Por su parte, en el Sur libre que presidía el católico Ngô Dinh Diêm, Van Thuan, ordenado sacerdote en 1953, fue destacando en sus cargos parroquiales, se doctoró en Alemania en derecho canónico y tras ser vicario general de la diócesis de Huê, en 1967 fue nombrado obispo de Nha-Trang. Como en el caso de su compatriota, el triunfo comunista supuso la pérdida inmediata de libertad. Cuando en 1975 Saigón cayó en manos del Vietcong, no tardó en ser detenido e inició un periplo de trece años por diversas cárceles y campos de concentración, con algún periodo de arresto domiciliario, hasta su liberación en 1988 y su expulsión del país en 1991. En 2001 fue nombrado cardenal y murió al año siguiente. Francisco firmó en 2017 el decreto de reconocimiento de sus virtudes heroicas y le declaró venerable.

Van Thuân y Van sí coincidieron en algo, subrayan los autores de Dos vidas. Un mensaje: “Desearon ser el amor y la esperanza en medio de las tinieblas, bajo el desgarrado cielo del Vietnam… Recibieron la misma misión de ser testigos del Amor de Jesús”. Y hay otra semejanza: ambos “tuvieron ante el Señor un alma de niño” en el espíritu de Santa Teresita del Niño Jesús, y una “misma sabiduría, la de transformar el sufrimiento en alegría”, porque habían entendido “la lógica de la Cruz, que es el amor” y “se dan el relevo” en su propagación por el mundo.

Pero eso no fue hasta enero de 1992. Van Thuân, que en el noviembre anterior había sido desterrado de su patria, acepta ayudar a la asociación Amigos de Van en su objetivo de apadrinar seminaristas vietnamitas. Aunque las leyes antirreligiosas se habían suavizado, hacía falta permiso gubernamental para recibir la ordenación, y muchos jóvenes lo aguardaban durante años, con gran riesgo de abandono de la vocación. Por eso necesitaban ayuda material y espiritual, y los Amigos de Van ponen la causa bajo la protección de Marcelo Van. El joven religioso ansiaba ser sacerdote y nunca llegó a serlo porque Dios le transmitió su voluntad explícita de que no lo fuese, algo que él aceptó con resignación ejemplar.

El cardenal Van Thuân conoció la existencia de Van a través de la presidente de la asociación, Anne de Blaye, a quien desde Vietnam le habían pedido que los Amigos de Van asumiesen la continuación del proceso de beatificación, para el cual había reunido todo el material el padre Antonio Boucher, su director espiritual. Anne trasnmitió ese propuesta al purpurado, quien pidió un tiempo para pensárselo.

El hermano Van, junto al padre Boucher y la hermana pequeña de Van, Elisabeth, coautora de Dos vidas. Un mensaje.

Un día recibió una llamada de teléfono de su hermana Elisabeth con un noticia muy llamativa sobre su madre, que le preocupaba a ella y a Anne, su otra hermana: “Mamá nos dice que acaba de rezar el rosario con un niño. Y quiere que le invitemos a tomar el desayuno. Estamos muy inquietas porque no hay nadie. Francisco, tenemos miedo. No entendemos lo que quiere decir esto, algo ha pasado en la casa. Mamá dice que este joven estaba al lado de su cama. Nosotras no la creemos, pero ella insiste”.

Cuando Van Thuân preguntó más detalles, su sorpresa fue aún mayor al identificar al “niño”: la madre les había señalado la foto de cubierta de la biografía de Marcelo Van que él había regalado a su hermana.

Esta señal es para mí”, respondió Van Thuân, consternado: “Me han pedido que sea el postulador de la Causa de Marcelo Van y él me da una señal”.

Y fue así como aceptó el encargo, que llevó a cabo minuciosamente durante los diez años posteriores. “Marcelo Van tiene la misma edad que yo”, evocó en otra ocasión: “Nació el 15 de marzo, y yo el 17 de abril de 1928. Como yo, tenía poca salud, y sobre todo pasó años en la cárcel. Todos estos rasgos y muchos otros nos acercan a los dos y nos facilitan un mejor conocimiento mutuo de nuestros sufrimientos, penas y esperanzas”.

Ambos conocieron, además de las penalidades de las cárceles comunistas, las propias de una constitución débil y castigada por las enfermedades. Una en particular les unió: Van murió de tuberculosis y Van Thuân se recuperó milagrosamente de ese mal, contraído poco después de su ordenación. Y cuando Francisco Javier empezó a estudiar la vida de Marcelo, descubrió más coincidencias, como que él conocía a varios de los redentoristas que el joven religiosos cita en sus cartas y coloquios, porque siempre tuvo gran aprecio a esa congregación.

Fue así como, al final de sus días, el cardenal descubrió en su coetáneo joven un alma gemela. La obra nos lo va haciendo evidente en la espiritualidad de ambos, basada en la sencillez, el amor y la sublimación del dolor, mostrando que tiene sentido su estudio paralelo.

El arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez González, prologa la obra y justifica también la unidad profunda entre ambos pensando en la situación actual del mundo y en cómo ellos nos pueden servir de guía: “Tenemos la sensación que de que el mal lo asedia todo. En muchas personas se percibe temor, miedo, decepción, tristeza y desesperanza. El Maligno no cesa de crear sus redes de odio y de confusión, acosando en lo más íntimo y sagrado que hay en el ser humano. Por otra parte constatamos, cada vez más, en muchas partes del mundo un rechazo a la fe cristiana, hasta la persecución con sangre y el martirio. ¿Nos encontramos ante un mal que de manera grotesca e insolente parece prevalecer? ¿Nos rendimos ante él, resignándonos a su poder? Este libro nos sitúa en el camino que el Señor ha querido abrirnos a través de estos testigos de la fe, de la esperanza y del amor de nuestro tiempo, a fin de que nosotros podamos aprender a situarnos ante él y respondamos, como hicieron ellos, a su desafío”.

Pincha aquí para adquirir ahora Dos vidas. Un mensaje.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Para continuar haciendo noticias como esta necesitamos tu ayuda

DONA AHORA