Jueves, 22 de octubre de 2020

Religión en Libertad

«Magnificat» ofrece los textos para celebrar en casa la Liturgia de la Palabra este Domingo de Ramos

El confinamiento por la pandemia está extendiendo la costumbre de disponer un lugar en la casa a modo de altar donde juntarse la familia en oración.
El confinamiento por la pandemia está extendiendo la costumbre de disponer un lugar en la casa a modo de altar donde juntarse la familia en oración.

ReL

Sin perjuicio de seguir por televisión o internet alguna de las misas que se transmitirán este Domingo de Ramos, el inicio de la Semana Santa es una buena ocasión para celebrar en casa, solo o en familia, una Liturgia de la Palabra con la que honrar la entrada triunfal de Jesucristo en Jerusalén.

La revista Magnificat ofrece para ello los textos precisos (pincha abajo para descargarlos), que ha difundido el director de la edición española, el sacerdote Pablo Cervera Barranco, precedidos de una presentación que reproducimos a continuación:

Queridos amigos:

Los evangelios nos presentan la vida de Cristo, su peregrinación terrestre, como una «subida a Jerusalén», subida geográfica de un desnivel de 760 metros y subida interior para cumplir el designio de amor del Padre.

La meta de esa peregrinación toca estos días a nuestras puertas. Jerusalén es el lugar donde libremente el Señor se entrega en manos de los hombres: «Nadie me quita la vida, la doy yo libremente» (Jn 10,18).

En el colmo de esta subida está el ascenso al Calvario, donde Cristo se deja levantar sobre la cruz. El reproche es inmediato y supone la máxima tentación para Cristo, la tentación contra su mesianismo: «Si eres Hijo de Dios, baja de la cruz». El ascenso de Cristo fue una llamada de atención, como un latigazo, a la humanidad. 

La humanidad sufre estos días otro ascenso: el ascenso de la curva de contagiados y fallecidos por la pandemia del virus. La expectación de todos está en que llegue la cima y cambie la trayectoria hacia abajo: razonable esperanza, siempre que no se olvide a los que quedaron en el ascenso o murieron en la cima. La pandemia está siendo un azote para la humanidad, ocasión para replantear y enfocar nuestra existencia hacia lo único importante. Pero que el virus no nos «quite» la vida y sepamos, ya desde ahora, entregarla libremente.

La análoga simbología de ambos ascensos nos hace ver desde la fe que Cristo, desde lo más profundo de su ser, ha asumido nuestra humanidad especialmente en lo que tiene de más vulnerable: el dolor y la muerte. Desde su misma elevación en la cruz, lejos de bajarse y una vez atravesado su cuerpo por la lanza, ya «grita» la victoria de la vida con «los ríos de agua viva que brotan de su costado».

Ascendamos con Cristo, sigamos ascendiendo con esta humanidad doliente que en nada nos es ajena. Miremos y escuchemos al que, desde lo alto de la cruz,  clama como vencedor de la muerte y del dolor

Haga clic en este enlace para la celebración de la Palabra que se puede utilizar este domingo a solas o en familia.

En Jesús y María,

Pablo Cervera Barranco

Pincha aquí para descargar la Liturgia de la Palabra del Domingo de Ramos.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo si tu nos ayudas podremos continuar haciendo noticias como esta

DONA AHORA