Sábado, 04 de febrero de 2023

Religión en Libertad

Blog

¿Es la Virgen María, Madre de Dios?

¿Es la Virgen María, Madre de Dios?

¿Es la Virgen María, Madre de Dios?

por Convertidos Católicos

Hoy celebramos la fiesta de María Madre de Dios, con esta fiesta termina la octava de la Navidad. El título dado a María, "Madre de Dios" es el dogma central de la mariología, y la base de todos los demás dogmas, a su vez se trata de un dogma cristocéntrico, pues como toda verdad mariana tiene su origen y fin en Jesucristo. Responde este dogma al dilema de las dos naturalezas de Cristo, unidas sin confusión en una persona divina. María es madre de una persona, no de una naturaleza ( trozo de carne), toda madre da a luz a un hijo y ese hijo por el mero hecho de llamarse "hijo" es una persona, por tanto, Cristo también fue "hijo de María", luego María da a luz a una persona, esta persona es la segunda persona de la Trinidad, es persona divina, se llama Jesús. Al ser madre de una persona divina, una persona que es Dios, entonces ella es Madre de Dios.

¿Que enseñó la Iglesia sobre este dogma y cuando fue promulgado?

De la Encarnación l

(De la Carta II de San Cirilo Alejandrino a Nestorio, leída y aprobada en la sesión I) Concilio de Efeso:

Can. 1. Si alguno no confiesa que Dios es según verdad el Emmanuel, y que por eso la santa Virgen es madre de Dios (pues dio a luz carnalmente al Verbo de Dios hecho carne), sea anatema.

Concilio de Calcedonia, 451 IV Ecuménico (contra los monofisitas) .Definición de las dos naturalezas de Cristo

Siguiendo, pues, a los Santos Padres, todos a una voz enseñamos que ha de confesarse a uno solo y el mismo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, el mismo perfecto en la divinidad y el mismo perfecto en la humanidad, Dios verdaderamente, y el mismo verdaderamente hombre de alma racional y de cuerpo, consustancial con el Padre en cuanto a la divinidad, y el mismo consustancial con nosotros en cuanto a la humanidad, semejante en todo a nosotros, menos en el pecado [Hebreos]. 4, 15]; engendrado del Padre antes de los siglos en cuanto a la divinidad, y el mismo, en los últimos días, por nosotros y por nuestra salvación, engendrado de María Virgen, madre de Dios, en cuanto a la humanidad; que se ha de reconocer a uno solo y el mismo Cristo Hijo Señor unigénito en dos naturalezas, sin confusión, sin cambio, sin división, sin separación, en modo alguno borrada la diferencia de naturalezas por causa de la unión, sino conservando, más bien, cada naturaleza su propiedad y concurriendo en una sola persona y en una sola hipóstasis, no partido o dividido en dos personas, sino uno solo y el mismo Hijo unigénito, Dios Verbo Señor Jesucristo, como de antiguo acerca de Él nos enseñaron los profetas, y el mismo Jesucristo, y nos lo ha trasmitido el Símbolo de los Padres [v. 54 y 86].

II Concilio de Constantinopla, 553 Can. 2. Si alguno no confiesa que hay dos nacimientos de Dios Verbo, uno del Padre, antes de los siglos, sin tiempo e incorporalmente; otro en los últimos días, cuando Él mismo bajó de los cielos, y se encarnó de la santa gloriosa madre de Dios y siempre Virgen María, y nació de ella; ese tal sea anatema.

En estos tres concilios ecuménicos se establece el dogma de la maternidad divina y se recuerda posteriormente lo mismo. Podemos preguntarnos ¿Era necesario definir este dogma? La respuesta es sí, y lo era porque necesitaba salvaguardarse la divinidad de Cristo. Años antes del Concilio de Éfeso, había un obispo llamado Nestorio que afirmaba que María no era Madre de Dios (Theotokos en griego) sino que era simplemente la Madre de Cristo. De esta manera lo que Nestorio hacía era dividir la persona de Cristo en dos, una persona humana y una persona divina. María vendría a ser la madre de la persona humana de Cristo y no de su persona divina pero la Escritura y los santos Padres nunca hablaron de dos personas en Cristo. Además, que esto carecería de sentido porque anularía el sacrificio de Cristo en la Cruz pues quién murió fue un simple hombe y no Dios mismo. Es por ello, que la iglesia tuvo que establecer el concepto de persona y afirmar claramente que en Cristo solo hay una persona, la cual sería la divina, pero posee dos naturalezas: la divina, que es eterna y procede del Padre y la humana, creada en el seno de María en la plenitud de los tiempos (Gálatas 4,4). Estas dos naturalezas son indivisibles y conforman la persona divina de Cristo. María es madre de la persona no de la naturaleza solamente. Una madre da a luz al ser no al cuerpo solamente, la naturaleza se puede entender como cuerpo, María no solo dio a luz un cuerpo, sino que dio a luz un niño, un hijo, y como tal era persona no solo naturaleza, la cual tiene conciencia, sentimientos, cuerpo, alma, etc. Afirmar María es solo la madre de la naturaleza humana de Cristo, es afirmar dio a luz a un trozo de carne inanimado, y eso es absurdo, pues las mujeres dan a luz a personas.

¿Que enseña la Biblia sobre la maternidad divina?

1)Lucas 1,43 ¿Por qué se me concede esto a mí, que la madre de mi Señor venga a mí?

Es importante señalar, que Santa Isabel usa la palabra griega Κυρίου que significa Señor (Kyrios). Esta palabra es usada en las Escrituras solamente para referirse a Dios Padre y también a Jesús, Dios hijo. Veámoslo en este pasaje:

que, si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.10 porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.11 pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.12 porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan;13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. Romanos 10,9-13

En este pasaje se usa Kyros para referirse a Cristo como Señor, y también alude a Joel 2,32 en el versículo 13 para hablar del Señor como Yavhé. Por tanto, se identifica a Jesús con Señor y con Yahvé. Este Kyros es el mismo que el que reconoció Santa Isabel cuando fue visitada por la Virgen.

2) Mateo 1,23 He aquíuna virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros.

7:14 Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel. Isaías 7,14 

Si Emanuel es Dios con nosotros, significa entonces que María es madre “del Dios con nosotros”. Es similar a decir Madre de Dios.

3)Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley Gálatas 4,4.

1) San Pablo enseña es Hijo de Dios e Hijo de mujer, pues es nacido de mujer y engendrado por el Padre.

2) Ese Hijo de Dios ya existía antes del "cumplimiento del tiempo" pues San Pablo dice fue enviado a Nacer bajo la ley y de mujer. Por tanto, el Hijo de Dios existía como Hijo del Padre desde la eternidad.

3) Este niño que nace tiene a Dios por Padre y a María por madre. Del Padre adquiere lo divino, por eso se llama "Hijo" y de la madre lo humano, por eso se escribió " nacido de mujer".

4) No puede una persona humana ser eterna, tampoco una mujer da a luz a una sustancia o una naturaleza. San Pablo enseña que la mujer dio a luz al Hijo de Dios. El término Hijo designa persona y como esta fue enviada a nacer, significa ya existía antes, por tanto, no puede ser persona humana, sino que tiene ser persona divina. 

5) Si el Hijo de Dios es persona divina, entonces esa persona "nació de mujer", por tanto, esa mujer es madre de una persona divina, madre del Hijo de Dios, que, por tener la misma naturaleza del padre, es Dios y por eso es madre de Dios.

6) ¿Quién es el nacido de mujer? Respuesta: el Hijo que Dios envió. Por tanto, no nació de mujer una simple naturaleza humana, pues sino se hablaría de "que" y no de " quién", nació de mujer una persona. La escritura es clara, habla de Hijo nacido de mujer, hijo es una palabra referida a la persona no a la naturaleza, por tanto, lo que nació de María fue una persona, la cual, por ser eterna, era, es y será siempre Divina.

7) Finalmente dos palabras Hijo y nacido de. Hijo, significa que tienes la misma esencia o naturaleza de tu Padre, por ende, al ser Hijo de Dios tiene naturaleza divina. Cuando, dice “nacido de” significa que la Mujer es su madre y que de ella hereda la naturaleza humana. Pero, como es una persona el «Hijo» debe por tanto creerse que María dio a luz al Hijo de Dios, persona divina con dos naturalezas, humana y divina indivisibles.

¿Que enseñaron los Santos Padres sobre la maternidad divina?

 Con estos textos pretendo demostrar como se ha venido creyendo en este dogma mariano desde los primeros siglos del cristianismo. En aquel tiempo no existían dudas sobre que María había dado a luz a Dios, pronto en el siglo III se la llamará Theotokos, o sea Madre de Dios.

 SAN IGNACIO DE ANTIOQUIA (106 D.C)

"Pues nuestro Dios, Jesucristo, fue concebido por María de acuerdo con el plan de Dios: de la simiente de David, es cierto, pero también del Espíritu Santo se encarnó y fue bautizado para que por medio de su presentación Podría purificar el agua … " (Ignacio de Antioquía, Cartas a los Efesios 18,2) 

ARISTIDES DE ATENAS (130 D.C)

Los cristianos, empero, cuentan su origen del Señor Jesucristo, y este es confesado por su Hijo de Dios Altísimo en el Espíritu Santo, bajado del cielo por la salvación de los hombres. Y engendrado de una virgen santa sin germen ni corrupción, tomó carne y apareció a los hombres, para apartarlos del error de los muchos dioses. Arístides de Atenas- Apología 15:2

SAN DIONISIO DE ALEJANDRIA (250 D.C)

Así como Cristo nuestro sumo sacerdote no fu elegido por la mano del hombre, por lo que tampoco era su tabernáculo en marcado por los hombres, sino que fue creado por el Espíritu Santo, y por el poder de Dios es protegido tabernáculo, que se tendrá en memoria eterna, María, Virgen Madre de Dios "(S. Dionisio de Alejandría, Respons. Quoest anuncio. vPauli Samos)

FÉLIX (269-274 D.C)

Las actas de la primera sesión del concilio de Éfeso, que se celebró el 22 de junio de 431, contienen un extracto de una carta del papa Félix al obispo Máximo de Alejandría (265-282) y a su clero. Trata de la divinidad y perfecta humanidad de Cristo, y dice así:

Por lo que concierne a la encarnación del Logos y a nuestra fe, creemos en nuestro Señor Jesucristo, nacido de la Virgen María, que Él es el Hijo eterno y el Verbo de Dios, y no un hombre adoptado por Dios para ser otro como El. El Hijo de Dios tampoco adoptó a un hombre para ser otro como El, sino que, siendo perfecto Dios, se hizo también perfecto hombre, encarnándose de la Virgen.

Cirilo de Alejandría en su Apología y otros citan este mismo pasaje como declaración de Félix. 

SAN GREGORIO TAUMATURGO (260 D.C)

"Para Lucas, en los relatos de los evangelios inspirados, ofrece un testimonio no sólo a José, sino también a María, la Madre de Dios, y le da a esta cuenta, con referencia a la propia familia y de la casa de David" (Cuatro Homilías 1 [AD 262].

ALEJANDRO DE ALEJANDRIA (313 D.C)

"Después de esto, reconocemos la resurrección de los muertos, de los cuales Jesucristo nuestro Señor se convirtió en el primogénito, quien dio a luz un cuerpo no en apariencia, pero en verdad, derivado de la Madre de Dios." (Alejandro de Alejandría Cartas, 12) 

SAN ATANASIO (325 D.C)

"En consecuencia, el Hijo de Dios se hizo hijo del hombre, para que los hijos delos hombres, es decir, de Adán, podría llegar a ser hijos de Dios. La Palabra engendrado del Padre desde lo alto, indeciblemente, de forma inexplicable, incomprensible y eternamente, es El que nace en el tiempo aquí en la tierra, dela Virgen María, la Madre de Dios” ( Atanasio, la Encarnación de la Palabra de Dios, 8) .

SAN GREGORIO NACIANCENO (380 D.C)

"Si alguien no está de acuerdo en que Santa María es la Madre de Dios, está en desacuerdo con la Divinidad. Si alguno afirma que Cristo solamente paso a través de la Virgen como a través de un canal y niega que el haya sido formado dentro de ella de un modo divino, sin intervención de un hombre, y de un modo humano según las leyes de la gestación, ese tal es impío." (Gregorio de Nazianz, Carta 101- a Cledonio PG 37; 180) 

 

Jesus Urones-Evangelizador Católico.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda