Miércoles, 29 de mayo de 2024

Religión en Libertad

Blog

El aborto no es un derecho     

por Piedras vivas

TAGS:

La magistrada del Tribunal Constitucional, Concepción Espejel, ha criticado las afirmaciones voluntaristas y la carga ideológica de la reciente sentencia de sus compañeros sobre el aborto. Coincide con el parecer de otros tres magistrados en que el TC se ha extralimitado pues no tiene atribuciones para establecer nuevos derechos constitucionales que corresponden al legislativo constituyente.

Rechazo a la sentencia

Muy controvertida resulta esta sentencia rechazada por expertos y buena parte de la sociedad. La ciencia, a la que tantas veces se apela como un oráculo, prueba que hay un ser humano desde la concepción y empieza a desarrollarse en el seno de la madre, salvo que le siegue su vida mediante el aborto. Además, al considerarlo como un derecho de autodeterminación de la mujer, se desentiende del varón como si no fuera también responsable de esta nueva vida y de las decisiones posteriores.

«Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes. Queda abolida la pena de muerte, salvo lo que puedan disponer las leyes penales militares para tiempos de guerra». Así lo establece la Constitución en el artículo 15. Sin embargo, una mayoría del Tribunal Constitucional determina que el aborto es un derecho fundamental de la mujer a la integridad física y moral.

Sin embargo, cuatro magistrados -como Concepción Espejel- discrepan con sus votos particulares porque el alto Tribunal asume competencias que no le corresponden: su tarea no es establecer nuevos derechos el margen del Congreso legislativo sino dictaminar la constitucionalidad de una ley. Y esta ley de plazos deja sin protección jurídica al nasciturus renunciando el TC a su obligación de establecer un sistema legal para la defensa de la vida. Son trece años de espera para cocinar una mayoría progresista y establecer un nuevo derecho, todo un ejemplo de astucia funesta.

Esto no debería ser: primero, porque no hay mujer sino mujeres con nombre y apellido con sus ilusiones y problemas personales. Segundo, ese todos excluye según el TC a las criaturas engendradas y no nacidas aún; tercero, pues ignora que el aborto es una tortura para el ser humano en el seno materno, tortura que se quiere silenciar tapando las imágenes que muestran el horror de ese sufrimiento, y el intento de defensa de la criatura; y cuarto, cuando apela a la defensa de la dignidad moral de la mujer pero ¿es un progreso moral que una mujer determinada mate a su hijo?

Agenda 2030

Han pasado quince años desde que se presentó la Agenda 2030 marcando muchos objetivos para estos años y nos encontramos a la mitad de su recorrido. Entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ODS, se van cumpliendo metas para paliar el cambio climático y sus consecuencias, la conservación de los ecosistemas terrestres, o la promoción de fuentes de energía sostenibles.

Especial importancia y urgencia tienen las metas para mejorar el progreso material y social de las personas, en particular las menos favorecidas, como es la reducción del hambre, de la mortalidad materna e infantil, la escolarización en primaria, la lucha contra el sida, o la cobertura sanitaria universal. Sin embargo, algunos critican la visión economicista y materialista del desarrollo, e incluso el individualismo con la insistencia en los derechos antes que en los deberes, y se podría añadir la escasa atención al desarrollo de la familia como institución básica de la sociedad y clave para el desarrollo de los pueblos.

Otros críticos consideran la Agenda 2030 como un plan de las élites progresistas occidentales para instaurar un nuevo orden mundial. En especial señalan dos proyectos encubiertos que serían la ideología de género y el control de la natalidad, para construir una sociedad en la que quede superado el concepto de hombre/mujer (Mateo Requesens)[1]. Cuando se habla de salud reproductiva y derechos reproductivos se promueve en realidad la difusión de anticonceptivos y de control de la natalidad, y se ejerce presión para la legalización del aborto.

No hace falta ver en esto conspiraciones aunque los hechos indican que se trata de imponer el aborto como un derecho además de un método anticonceptivo, con leyes que alteran la naturaleza de la sexualidad y contradicen los conocimientos científicos, alterando la percepción de una parte de la sociedad y dejando una triste herencia a las próximas generaciones.

De nuevo parece oportuno recordar la advertencia de Orwell advirtiendo que hemos caído tan bajo que se hace necesario recordar como gran novedad los valores más elementales y evidentes como es el derecho a la vida, eso que reconoce la Constitución: «Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes».

De este modo y según las leyes progresistas que otorgan nuevos derechos sociales, no todos tienen derecho a la vida. Los más indefensos son apartados para remediar un error -piensan- de sus progenitores. Y una parte de la sociedad y de las instituciones como este Tribunal Constitucional arruinan la sociedad de los valores.

Sin embargo, algún día la sociedad hedonista retornará al buen camino de reconocer los valores morales pre políticos como entramado de una sociedad libre y humana, en la que todos tengan derecho a vivir.

 Jesús Ortiz. Madrid

 

[1] Cfr. Aceprensa, Abril 2023, n. 16. P. 7 y ss.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda