Lunes, 23 de septiembre de 2019

Religión en Libertad

Blog

Dos Santos Misioneros

          DOS SANTOS MISIONEROS
 
   ANTONIO CASANY
   Hijo de una familia campesina, continuó su tarea en la finca de Mas Claret. Era de una ingenuidad encantadora. La oración era su ambiente normal. En la Capilla o detrás de los bueyes arando en el campo. Cualquier árbol era sitio adecuado para colocar una estampa, una medalla o un crucifijo. Padres nuestros y Ave Marías por doquier.
   Cuando los milicianos les cerraron la Capilla, no permitieron la convivencia entre Hermanos y el poder estar horas ante el santísimo, el Hermano Antonio estaba como gallina fuera de corral: <>.
   Refugiado en la casa de campo de los amigos Rosich, el 10 de agosto fue descubierto por los milicianos. Entre ellos se encontraba el temible Casterás. Ya le conocemos por su crueldad con el Hermano Saperas. Al pasar el auto por cruce de ferrocarril, fue arrollado por un tren que lo arrastró durante dos kilómetros. Mientras Casterás y compañía blasfeman, el Hermano Casany reza el Rosario. Salen milagrosamente ilesos. Lean al comité y dan sentencia fulminante: ¡Es Religioso! No hacen falta más pruebas. Lo devuelven a casa Rosich. En el camino encuentran al sacerdote José Nadal. Ni siquiera lo llevan al comité.
    Al llegar a la casa, los bajan del auto en una hondonada. Sospechando la muerte segura, el Hermano Antonio se arrodilla, junta las manos ante el pecho y le pide la absolución al Sacerdote. Los milicianos montan en cólera: << ¡Matadlos, matadlos! Acabemos con esas majaderías >> Mientras el Sacerdote levantaba la mano para absolver al penitente, los dos son acribillado por las balas.
 
   RAMÓN ROCA
   Tenía un sentido del humor extraordinario. Pertenecía a una familia muy cristiana. Cuatro de sus miembros pertenecían a la Familia Claretiana. El 13 de septiembre llegaba a Más Claret deshecho. Su presencia era un gran problema. Estaban controlados por el comité diariamente. Fichados todos y cada uno. El amor fraterno inventó un recurso ingenuo. <>. En medio de tanto sacrificio, está feliz. << ¡Gracias a Dios puedo ir a Misa y comulgar!>>. A la cueva la han bautizado “Celda del Abad Juan”.
  Un día los milicianos exigieron su presencia. Les respondieron que estaba donde le habían concedido permiso. <>. Estas fueron las palabras de despedida antes de subr al auto de la muerte: <>.
   En la cárcel, convento de san Agustín, encuentra a su amigo Juan Solé, sastre como él. Ni dos días está en la prisión. Cuando el hijo de juan les lleva cerveza y tabaco, el Hermano Roca se despide: <>.
   Los milicianos pensaron poner una sastrería en Cervera. La dirección la llevaría el Hermano Roca con las costureras correspondientes. Al final, dejaron libre a don Juan Solé y al Hermano lo fusilaron a las puertas del Cementerio de Cervera.
 
       
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como esta llegan al corazón de miles de personas. Por favor ayúdanos a continuar

DONA AHORA