Jueves, 25 de abril de 2019

Religión en Libertad

Blog

Es un anticuario

Es un anticuario

por Una fe con chispa

Entre todos los vestidos que yo he visto poner al orgullo,
el que más me subleva es el de la humildad.
Henry Mackenzie
 
          En un elegante restaurante un matrimonio maduro, cuarenta y tantos años, está cenando tranquilamente. La mujer, aparentando cierto nerviosismo, pero muy alagada en el fondo, dice a su marido: 
          ─Pepe, no te incomodes ni montes el numerito, pero aquel elegante caballero que está en la mesa de la esquina, no me ha quitado la vista de encima ni un momento desde que llegamos.
           El marido, sin dejar de comer, giró la cabeza y dijo:
          ─¡Ah, sí! Le conozco. Es un anticuario.
 
          Dice Santo Tomás que la soberbia, el orgullo, consiste en el desordenado amor de la propia excelencia. La soberbia es la afirmación aberrante del propio yo.
 
          Donde hay un orgulloso, todo acaba maltratado: la familia, los amigos, el lugar donde trabaja... Exigirá un trato especial porque se cree distinto, habrá que evitar con cuidado herir su susceptibilidad. Su actitud dogmática en las conversaciones, sus intervenciones irónicas ─no le importa dejar en mal lugar a los demás por quedar él bien─, su tendencia a poner punto final a las conversaciones..., son manifestaciones de algo más profundo: un gran egoísmo que se apodera de la persona cuando ha puesto el horizonte de la vida en sí misma. 
          El egoísmo ciega y nos cierra el horizonte de los demás; la humildad abre constantemente camino a la caridad en detalles prácticos y concretos de servicio. Este espíritu alegre, de apertura a los demás, y de disponibilidad es capaz de transformar cualquier ambiente. La caridad cala, como el agua en la grieta de la piedra, y acaba por romper la resistencia más dura. Como decía Santa Teresa: «Amor saca amor».
 
          Qué bien estaría que, cuando el orgullo se nos suba a la cabeza, alguien nos recordase nuestros fallos y miserias. Pero como no siempre vamos a tener a nuestro lado alguien que nos recuerde nuestras limitaciones, qué sabio sería que nos acostumbrásemos a hacerlo por nosotros mismos. 
          Útil, práctico y asequible es el consejo de San Josemaría Escrivá: Cuando percibas los aplausos del triunfo, que suenen también en tus oídos las risas que provocaste con tus fracasos (Camino 589).
 
          El orgullo, la soberbia, la vanidad son tan antiguos como el hombre mismo; por eso, cuando estos defectos nos envuelvan en sus redes, será muy efectivo pensar que hemos caído en manos del anticuario.
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas se perderán esta noticia si tu no nos ayudas

DONA AHORA