Jueves, 25 de abril de 2019

Religión en Libertad

Blog

La sencillez

por La Columna del #CoronelPakez


 
Me habla un amigo que no sabe si es ateo, agnóstico o nada.
 
-Nada, no, Paco, porque es evidente que tú y yo estamos aquí, en este bar, hablando. Soy alguien a quien han nacido y han puesto el nombre de José, y unos apellidos. He aterrizado, sin querer, en un mundo extraño y en una familia extraña, por azar. No he nacido en Siria o en el Yemen, donde hay guerras. No he nacido elefante o helecho. No soy un insecto, soy un ser humano, signifique eso lo que signifique.
 
-Sí, bien. ¿Qué me quieres decir?
 
-Todo es muy sorprendente. ¿Qué hacemos en este planeta? ¿Qué hacemos con vida? ¿Por qué estamos vivos ahora? ¿Por qué podemos no estarlo dentro de un segundo?
 
-No. Aquí estamos -respondo riendo.
 
-Ya me entiendes.
 
-Sí, bromeaba.
 
-Entonces, aparte de que todo esto queda sin respuesta real... No, no me vengas con tus filósofos: especulan. Solo especulan. Construyen argumentos "suponiendo que". Y algunos suponen más que otros. Pero son supuestos, no verdades. Suponen que Dios existe o no existe. Suponen que la realidad existe objetivamente o no. Suponen que tenemos alma o suponen que somos solo materia más o menos sofisticada. Y tú supones que hay un Dios y en tu suposición tienes una certeza.
 
-Bueno, sí. Distinguir entre verdad y certeza es muy importante.
 
-Vale, pero no podemos salir de las suposiciones. Entonces llega un tipo que dice que es el mismo Dios y predica el amor y la paz, y lo liquidan. Luego dicen que resucita y algunos, con esa certeza, extienden por el mundo su mensaje de paz y amor.
 
-Sigue.
 
-Sigo. ¿Para qué tanta complicación posterior? Organizaciones jerárquicas, artes, pensadores, intrigas, políticas, esculturas, frescos, catedrales, libros y más libros, guerras, discusiones interminables; más edificios, más catedrales, más vestidos raros, mitras, capas, tonsuras, claustros, columnas, copones de oro y plata...
Todo había empezado por uno que predicaba la paz y el amor y era más pobre que las ratas.
Quiero decir, que el tipo diga que es Dios y sea un mísero peregrino muy simpático es tan absurdo que te lo puedes llegar a creer: los judíos preferían un mesías guerrero y grandioso y hoy, probablemente, nos gustaría que Dios se manifestara técnicamente, que se teletransportase desde dimensiones ocultas a través de agujeros cuánticos en el espacio-tiempo, qué sé yo.
 
-Sí, el mesías científico es el equivalente al mesías guerrero. Puede ser. Buena imagen. Pero sigo sin entender a dónde quieres ir a parar.
 
-Cómo se debería manifestar Dios a los seres humanos es algo que casi no puede pensarse si Dios es quien dicen que es. Lo del misterio, ya sabes. Tendría que preservar la libertad del hombre, claro; pero eso es así, vuelvo a lo de antes, solo suponiendo que seamos libres. El caso es que me creería a tu Dios si apareciese hoy aquel pobre de Palestina que decía cosas extrañas como amar a los enemigos y poner la otra mejilla. Mejor dicho, intuyo que podría llegar a sorprenderme, a inquietarme, a acercarme a él y decirle: ¿quién eres? ¿Por qué haces lo que haces?
 
-Ya.
 
-Sin embargo, no tengo ningún interés, más allá del cultural o artístico, por acercarme a una de vuestras catedrales. Entiendo el espíritu que animaba a Miguel Angel para decorar la Capilla Sixtina, pero los artistas japoneses también estaban animados por un espíritu que, a juzgar por sus jardines o sus pinturas, no podía ser malo: transmiten paz y relajación.
 
-Sí.
 
-Podría creerme a San Francisco de Asís, no sé si me explico.
 
-No mucho.
 
-San Francisco es como Jesús. Paz y Amor, y ya. Él vivía de eso, del amor y de la paz. No necesitaba nada más: ni siquiera libros porque leía en la naturaleza. Estos tíos raros son los que me interrogan. Las catedrales, las casullas, los templos son como los libros de filosofía: complicados y "complicadores". La simplicidad, la sencillez interpela, ¿sabes? El desierto...
 
-Ya veo.
 
-Creo que los creyentes os olvidáis de la sencillez.
 
-Dime hermano y dame un abrazo. El ser humano no necesita más. Pero lo necesita mucho, a todas horas. Quiero un abrazo, no una catedral ni un tratado de filosofía, Paco.
 
No supe qué decir. Sentí, de pronto, que me sobraban muchas cosas y muchas ideas y muchas tonterías. Sí, me sobra mucho de todo.
 
Después, cuando nos separamos, recordé que el hombre de Galilea, como lo llamaba Johnny Cash, había dicho: "Sed sencillos..." Y había alabado a los lirios del campo. 
 
 
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a poder seguir adelante

DONA AHORA