Viernes, 15 de noviembre de 2019

Religión en Libertad

Blog

Nadie reza solo (II)

Nadie reza solo. 
 
Cristo ora en su Iglesia, por tanto, Cristo ora en cada uno de nosotros.
 
 
Cristo ora por nuestros labios.
 
Cristo ora por nuestros corazones.
 
La oración es cristiana por su vinculación con Cristo en la Iglesia.
 
Recordemos un precioso texto de san Agustín:
 
"Cuando nos dirigimos a Dios con súplicas, no establecemos separación con el Hijo, y cuando es el Cuerpo del Hijo quien ora, no se separa de su Cabeza, y el mismo salvador del Cuerpo es el que ora por nosotros, ora en nosotros y es invocado por nosotros.

Ora por nosotros como Sacerdote nuestro, ora en nosotros por ser nuestra Cabeza, es invocado por nosotros como Dios nuestro. Reconozcamos, pues, en Él nuestras propias voces y reconozcamos también su voz en nosotros" (Enar. in Ps., 85,1).
 
 

 

La Iglesia ora "en  Cristo", y Cristo prolonga su alabanza, súplica, adoración y petición, por medio de su Cuerpo que es la Iglesia; por medio de cada uno de nosotros, miembros de Cristo.
 
 
"Llamar a Dios "Abba", Padre, muestra el enraizamiento de la oración cristiana en la relación viva de Jesús con su Padre.
 
La misión y la obediencia divinas del Hijo son el marco de la oración de Jesús, Cuando, en respuesta a la petición de los discípulos: "Señor, enséñanos a orar" (Lc 11,1), Jesús les transmite el Padrenuestro, les da parte en su relación con Dios.
 
Esta participación marcará por consiguiente toda la oración de la Iglesia primitiva, refiriéndola a la apertura de Cristo a su Padre. Los relatos evangélicos expresan con fuerza, en su relato del viernes santo, esta apertura, y este don desinteresado de sí. Extendiendo los brazos, Jesús se remitió a la voluntad del Padre. Y al hacerlo, abre a la "multitud" su persona y su relación con Dios, y nos da parte en su ser de Hijo. El secreto más profundo de su persona se entrega aquí en el libre don de sí. Don desinteresado de sí, e inclusión por modo de sustitución -nociones todas en un segundo plano bíblico muy fuerte- serán enseguida meditadas por la Iglesia gracias al concepto de "filiación divina".
 
Ya en este estado, es momento de advertir una particularidad que afecta a la relación oración personal / oración comunitaria: anterior a esta distinción es la certeza de que la oración cristiana no es tal más que por su vínculo con la oración de Jesús a su Padre.
 
Es por lo que Jesús hace a su Iglesia partícipe de su relación con el Padre cuando le ofrece dirigirse al Padre en una oración que se conforma con la del Hijo".
 
(AMBAUM, J, Dimension communautaire et personelle, en: Communio, ed. francesa, X,4, juillet-août 1985, pp. 40-41).
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como esta llegan al corazón de miles de personas. Por favor ayúdanos a continuar

DONA AHORA