Viernes, 16 de abril de 2021

Religión en Libertad

Blog

El testimonio de su sangre derramada, sus gritos de “Viva Cristo Rey y viva España” y el perdón

Paracuellos: el testimonio de los mártires (1)

por Victor in vínculis

En el mes de noviembre de 1936, durante la batalla de Madrid, varios miles de prisioneros fueron asesinados en el paraje del Arroyo de San José, en Paracuellos de Jarama. Las matanzas se realizaron con ocasión de los traslados de presos, conocidos como “sacas”, desde diversas cárceles de Madrid entre el 7 de noviembre y el 4 de diciembre de 1936. Muchas de aquellas víctimas fueron asesinadas únicamente como consecuencia de su fe católica y en el contexto más amplio de la persecución religiosa que venía dándose en España desde años atrás. Al finalizar la guerra aquel paraje fue progresivamente dignificado construyéndose allí una pequeña iglesia y dando lugar a lo que hoy conocemos como Cementerio de los Mártires de Paracuellos.

Como cada año, el Sr. Obispo de Alcalá de Henares, monseñor Juan Antonio Reig Pla fue a presidir la Santa Misa por los beatos que allí yacen sepultados y por todos los que están enterrados en fosas comunes (muchos de ellos en procesos de beatificación). Aquí la preciosa homilía, a la que todos los años nos tiene acostumbrados el Sr. Obispo.

Obispado de Alcalá de Henares: Noticias (obispadoalcala.org)

Nosotros, en la Archidiócesis de Toledo, este sábado 28 de noviembre celebraremos a dos de los 143 mártires beatificados de Paracuellos.

El BEATO JOSÉ MORA VELASCO nace en Córdoba en 1886. Con dos años y medio, su familia se estableció en Talavera de la Reina (Toledo), donde se educó, entrando a estudiar en el seminario de Toledo. Se ordenó sacerdote en 1910. Tras varios destinos, estando de capellán con las Hermanitas de los Pobres de Talavera de la Reina, tuvo frecuente relación con los Hermanos de san Juan de Dios. Ingresó en Ciempozuelos (Madrid) el 9 de julio de 1936 en calidad de aspirante, teniendo 50 años. Detenido, juntamente con otros 53 hermanos hospitalarios y con ellos encerrado en la cárcel de san Antón de Madrid. El 28 noviembre fue fusilado en Paracuellos del Jarama, Madrid. Fue beatificado por san Juan Pablo II el 25 de octubre de 1992, dentro de un grupo de LXXI Hermanos de san Juan de Dios.

El BEATO JUAN JOSÉ CABALLERO RODRÍGUEZ nació en 1912, en Fuenlabrada de los Montes, archidiócesis de Toledo y provincia de Badajoz. Pertenecía a la congregación de Misioneros Oblatos de María Inmaculada (OMI). Era emprendedor, metódico y perseverante en cuanto acometía. Tenía una fuerte inquietud misionera que contagiaba a sus hermanos de comunidad. Hizo su oblación perpetua el 25 de febrero de 1936 y unos meses después recibe el subdiaconado.

Su causa está incluida en el proceso del beato Francisco Esteban Lacal y XXII compañeros mártires. Todos fueron detenidos y asesinados sin proceso ni pruebas ni posibilidad de defenderse, por causa de su fe, y murieron perdonando en diferentes fechas. Se sabe que el grupo del beato Juan José Caballero fue sacado de la cárcel el 28 de noviembre de 1936, conducido a Paracuellos de Jarama y allí todos fueron ejecutados. Fueron beatificados en Madrid el 17 de diciembre de 2011.

Recojo este minuto del NODO del 31 de mayo de 1943

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda