Lunes, 23 de septiembre de 2019

Religión en Libertad

Blog

George Steiner y Dios

por La Columna del #CoronelPakez


La Biblioteca de Ensayo Siruela publica un librito, "Fragmentos", de George Steiner.
Es una obra que no recomendaría a católicos poco formados, ni a los sencillos y humildes, a quienes Dios ha revelado los secretos del Reino.
 
Steiner es uno de esos sabios cuya sabiduría es necedad e ignorancia de lo divino; aunque no es culpa suya, ni de su hermano de raza, Caifás.
 
¿Qué tipo de Mesías era ese hijo de un carpintero? Ese que no hizo nada espectacular, que no escribió libros ni dictó conferencias ni apareció en los cenáculos del poder. Ese que huyó del sensacionalismo y se anonadó en la masa -gris, mediocre, inculta, hortera, pobre, maloliente- de las periferias, de los suburbios y de las chabolas. ¿Un mesías que viene de una aldea de mala muerte y apenas predica tres años y muere como un delincuente? "He aquí al hombre", dijo Pilatos. He aquí a... ¿Dios?
 
No condenemos demasiado deprisa al Sanedrín: Dios es ¿ese guiñapo humano?  
 
Bueno, hay que disculpar a Caifás, a Pilatos, a Steiner y a la Curia del Vaticano que, a no ser por un sueño del Papa, hubiese mandado a prisión al pobre de Asís, que tanto se parecía al hombre de Galilea, el susodicho carpintero andarín que insistía misteriosamente en que era Dios y pretendía, en serio, que le creyesen.
 
Fracasó en vida, claro. Mucho. Del todo.
 
Sí, hay que disculpar a Steiner. Tiene razón Steiner.
 
De hecho, está en lo cierto Steiner cuando afirma: "Quizás el Dios del Sinaí haya envejecido, se haya retirado; no tiene ya los medios necesarios para ayudar. Es Él quien ahora necesita la compasión y el apoyo humanos."
 
¿No es así, exactamente así, como habló Jesús a Santa Margarita María de Alacoque? ¿No es así como mendiga nuestro amor su pobre Corazón maltratado, herido, torturado por nuestra suficiencia, por nuestra tibieza, por nuestra indiferencia?
 
No es ya el pecado lo que hiere a Dios, a Quien nada puede herir, porque cuenta con el mal para la Redención, pues no hubiera podido salvarnos sin la existencia abismal y terrible del Maligno.
 
No es el pecado, no. Es nuestra falta de amor y, como bien dice Steiner, nuestra falta de compasión y de ayuda.
 
No hemos entendido al Hijo de Dios.
 
Está clavado en la debilidad más absoluta, en la impotencia y la oscuridad; le miramos y solo se nos ocurre besarle los pies en la estatua de madera de la puerta de la iglesia.
 
El gemido de los pobres queda demasiado lejos de nuestra conciencia burguesa.
 
Steiner sí lo ha oído, hipócritas.
 
Coda: Si la ayuda que nos pide el Dios del carpintero es que nos clavemos con Él a Su Cruz, por favor, no nos quejemos. La Cruz tiene varios nombres: todos son sinónimos de ruina.
 
Nunca de ruindad.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como esta llegan al corazón de miles de personas. Por favor ayúdanos a continuar

DONA AHORA