Lunes, 18 de noviembre de 2019

Religión en Libertad

Blog

Como el encuentro de dos enamorados

por Fe y mundo

Como un suspiro de alivio tras un inmenso esfuerzo podría representarse la fiesta de la Pascua que acaba de iniciar la Iglesia. La Cuaresma, esa llamada a la conversión, desemboca en una especie azote de las conciencias que recibe el nombre de ‘Semana Santa’. La muerte de Cristo, ese Redentor que nació “en el corazón de los hombres” en Belén, o que caminó sobre el mar, o que multiplicó panes y curó enfermos y resucitó muertos, lo vimos camino del Calvario y morir hace tres días. Pareciera que todo acababa ahí, pero afortunadamente Él ha resucitado. He ahí la razón del suspiro. Ya pasó todo.

Pero si Cristo ha resucitado, ahora es tarea de los cristianos vivir con esa alegría de la Resurrección. Una de las grandes acusaciones de Nietzsche contra los cristianos fue, precisamente, que no tenían cara de resucitados. Podrá ser muy discutido como filósofo, pero en esto, todo hay que decirlo, sí tenía razón.

Jesús murió, y murió por nuestros pecados. Pero si Cristo ha resucitado, la muerte y el pecado pierden todo su poder. La resurrección se presenta, por tanto, como la gran victoria de Dios contra todas las desesperanzas, fracasos, desilusiones...

Gracias a la resurrección de Cristo, la vida se convierte como un gran encuentro entre dos enamorados que sueñan ilusiones y proyectos de futuro. La muerte ha sido vencida por la esperanza y las ganas de seguir viviendo. Si la sangre de cordero nos ha redimido, ¿de qué habremos de tener miedo?

Tras la resurrección, el mundo ya no se presenta como un desierto infinito que tenemos que atravesar, sino como nuestro hogar, nuestra casa; los hombres, como nuestros hermanos, igualmente redimidos; y nuestra existencia, no como una llamada a sobrevivir, sino una invitación a mostrar la verdad del cristianismo con todo su carga de amor, de respeto, de esperanza.

Con la resurrección de Cristo, ya no valen esos falsos los estereotipos de tristeza, pesadez, cansancio, automartirio, de vida arrastrada, de obligaciones y moralina... sino que impera una ley de libertad, que dice san Pablo. No la de los siervos que hacen las cosas sin preguntar, sino la de los hijos y herederos felices de ser protagonistas de esa historia de amor de Cristo por mí.

En otras palabras: tener cara de resucitados… o como la de dos enamorados.
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda, seguramente mañana no podremos hacer noticias como esta

DONA AHORA