Lunes, 23 de septiembre de 2019

Religión en Libertad

Blog

Alegría de la vida en Cristo

          Quien vive en Cristo vive en perpetua alegría… Vive en perpetua alegría en este mundo y después vivirá en eterna alegría. Una alegría distinta de la humana alegría, porque si hemos sido capaces de morir habiendo cumplido sus mandamientos que es tanto como decir amándole y superando la prueba de amor para la que aquí estamos todos convocados. Hemos vivido en este mundo en una alegría sobrenatural, abandonaremos este mundo en alegría sobrenatural y eterna mente esta alegría no nos abandonará, nunca jamás

          La llamémosle celestial y gloriosa alegría, será la que nos emanará de la felicidad también celestial y gloriosa felicidad que es la auténtica felicidad para la que hemos sido creados y por la cual en esta vida terrenal, estamos siempre suspirando. Esta gloriosa alegría celestial, nada tiene que ver ni en magnitud ni en sus efectos en el alma humana, con la alegría que podemos llegar a encontrar en este mundo. Es lógico que así sea pues, la alegría celestial es una alegría puramente perteneciente al orden espiritual, mientras que la segunda clase de alegría, la terrenal es una pobre alegría perteneciente al orden material de nuestro ser.

           Aunque lo ideal sería estar ya gozando de la alegra divina; todo llegará a su tiempo y cuanto se cumpla la voluntad de Dios. Aunque se pueda llegar a tener deseos de gozar ya de la alegría celestial, esto no depende de nosotros, es Dios quien mejor que nosotros conoce nuestras necesidades y de aquí, de este mundo nos sacará, no cuando nosotros lo deseemos, sino cuando el estime que es el mejor momento de partir, para uno mismo y también con los deudos que se entristecerán con nuestra partida.

         Entrar en el tema, de porque el Señor, a unos los llama incluso en el vientre de su madre y a otros los hace rebasar los cien años y hay casos de que hasta alguna decena más de años. Todo funciona de acuerdo con la voluntad de Dios y nada ocurre sin que Dios lo haya autorizado. Nuestras pobres mentes ahora son incapaces, de comprender las razones del proceder divino. Cuando seamos glorificados y lleguemos a contemplar el Rostro de Dios, la luz divina que nada tiene que ver con la luz material, iluminará nuestras mentes y podremos llegar a ser tan listos como nuestro propio ángel de la guarda. Será entonces cuando comprenderemos, todos los porqués que ahora se plantea nuestra mente. Todo dependerá de nuestro nivel de vida espiritual en esta vida, pues si este es elevado en el cielo tendrá más capacidad de asimilación de la Luz divina que emana del rostro de Dios.

          Ahora lo importante es nuestro presente y para alcanzar el futuro glorioso, que queremos alcanzar, hemos de cumplir la voluntad del Señor. Él nos quiere felices en esta vida, pero no con felicidades materiales que le ofendan, sino con la felicidad que emana de nuestra condición de hijos de Dios y herederos de su gloria. La alegría en este mundo es un estado del alma, solo el alma que vive en paz con Dios, y es templo vivo de Dios porque Él inhabita en esa alma, puede ser titular de una autentica alegría querida por Dios, lo demás son ficciones de alegría, que siempre terminan en un estado de frustración o desasosiego. Tomemos un ejemplo. Muchos son los matrimonios que se casan civilmente, tienen un día de alegría, pero tarde o temprano aparece la realidad de un concubinato, jamás bendecido por Dios, pues él odia el pecado aunque no al pecador, que siempre hasta el último instante de su vida, tendrá la posibilidad amar a Dios recociendo situación de pecador o pecadora en el sacramento de la penitencia. Pero si abandonan este mundo en Pecado mortal, han abandonado el ámbito del amor del Señor que aquí abajo nos protege.

          El matrimonio es siempre cosa de tres, no de dos, sino de tres Ella él y Dios, porque si los dos han recibido como es debido el sacramento del matrimonio, Dios habrá derramado sobre ese matrimonio las gracias sacramentales necesarias y estas serán continuas sin darse cuenta de ello los contrayentes si han perseverado en al amor a Dios, el demonio aunque haya intentado, romper la unidad indisoluble del matrimonio, siempre se estrellará contra la dureza de una roca de amor, que los cónyuges ha creado, siendo fieles al mutuo amor a Dios y a las promesas, que mutuamente se otorgaron al recibir el sacramento del matrimonio.

             El dominico fray Reggio Pius-Aimone, nos dice que “La alegría se produce al poder disfrutar de la cosa amada, y solo se puede disfrutar de ella cuando se la posee” Para este P. dominico, también nos dice que la tristeza tiene su origen en el amor. Si se está triste es porque se ama. La tristeza es así una pasión del alma, que ama, pero que no encuentra o ha perdido el objeto del amor”. Ahora bien, Santo Tomás de Aquino nos dice que: La alegría no es una virtud, sino el acto, el fruto de una virtud, y es muy importante saber esto, pues significa que a la alegría no se llega directamente” Es decir, la alegría está siempre en el ser del hombre virtuoso o la mujer virtuosa. Se coordina esta idea con la de que no existe santidad sino media la virtud fruto de la cual será la alegría.

            San Pablo, en su epístola a los filipenses, les decía: “4 Alégrense siempre en el Señor. Vuelvo a insistir, alégrense. 5 Que la bondad de ustedes sea conocida por todos los hombres. El Señor está cerca.6 No se angustien por nada, y en cualquier circunstancia, recurran a la oración y a la súplica, acompañadas de acción de gracias, para presentar sus peticiones a Dios. 7 Entonces la paz de Dios, que supera todo lo que podemos pensar, tomará bajo su cuidado los corazones y los pensamientos de ustedes en Cristo Jesús”. (Flp 4,4-7).

           En el A.T. se recomendaba y se recomienda al pueblo la alegría sobre todo en las fiestas de Señor. “9 Entonces Nehemías, el gobernador, Esdras, el sacerdote escriba, y los levitas que instruían al pueblo, dijeron a todo el pueblo: «Este es un día consagrado al Señor, su Dios: no estén tristes ni lloren». Porque todo el pueblo lloraba al oír las palabras de la Ley. 10 Después añadió: «Ya pueden retirarse; coman bien, beban un buen vino y manden una porción al que no tiene nada preparado, porque este es un día consagrado a nuestro Señor. No estén tristes, porque la alegría en el Señor es la fortaleza de ustedes».11 Y los levitas serenaban al pueblo, diciendo: «¡Tranquilícense! Este día es santo: no estén tristes»”. (Neh 8,9-11).

              Dios nos quiere contentos, felices, optimistas. Los santos tristes, no existe, porque es imposible estar unidos a Él y no participar de su inmensa alegría. Dios es amor y solo amor, nos dice San Juan,  (1Jn 4,16). Y la alegría es un fruto del amor. También nos dice Benedicto XVI que: “…, el combate contra el propio egoísmo, la negación de uno mismo, conduce a una alegría interior inmensa y lleva a la resurrección”. Es una cosa imposible que uno sea o se encuentre triste, cuando la persona se siente templo vivo de Dios trinitario, ama al Señor y recíprocamente se siente amada por El, cuando esa persona puede decirle al Señor, tal como lo hizo el profeta Elías en el Horeb: El celo de tu casa me consume. Y día tras día, se siente el deseo de mara más a Dios porque el fuego de la Zarza ardiendo que vio Moisés sabe que la lleva en el interior de su ser.

           Mi más cordial saludo lector y el deseo de que Dios te bendiga.tras glosas o libros del autor relacionados con este tema.

  1. Libro. DEL SUFRIMIENTO A LA FELICIDAD.- www.readontime.com/isbn=8460999858
  2. Libro. LA HUELLA DE DIOS. Isbn.- www.readontime.com/isbn=9788461164523
  3. Libro. CONOCIMIENTO DE DIOS.- www.readontime.com/isbn=9788461179107
  4. Libro. MILAGROS EN LA EUCARISTÍA.- www.readontime.com/isbn=9788461179091
  5. Libro. LA SED DE DIOS.- www.readontime.com/isbn=9788461316281 
  6. Libro. VIDA DE NUESTRA ALMA.- http://www.readontim.com/ISBN=9788461266364
  • 177v.-  Valor de la alegría en Dios    21-05-10
  • 416d.- Santidad y alegría      11-09-11
  • 509j.-  Amargura humana     15-01-12
  • 145v.-  Frustración humana   19-03-10
  • 991l.-  Hastío y tedio de la vida        03-11-14

          La fecha que figura a continuación de cada glosa, es la de su publicación en la revista ReL, en la cual se puede leer la glosa de que se trate.

          Si se desea acceder a más glosas relacionadas con este tema u otros temas espirituales, existe un archivo Excel con una clasificada alfabética de temas, tratados en cada una de las glosas publicadas. Solicitar el archivo a: juandelcarmelo@gmail.com

 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como ésta sólo las podremos seguir haciendo SI TU NOS AYUDAS

DONA AHORA