Miércoles, 21 de agosto de 2019

Religión en Libertad

Blog

El plan nuestro de cada día

por La Columna del #CoronelPakez

 

 

No voy a corregir a Nuestro Señor, Él mismo me libre de semejante locura, pero uno piensa a veces que, además del pan, Dios podría hacer que le pidiésemos el “plan”. Y me amparo en las palabras del señor Jesucristo que dijo que no solo de pan vive el hombre. 

El plan tiene su miga, realmente. Porque nada hay que nos fastidie más que cambiar los planes de un día o de una semana, da igual. Como pensamos que el tiempo es oro y es nuestro, planificar nos resulta placentero y sumamente enriquecedor: dominamos el tiempo y lo ordenamos a voluntad.

Cualquier cambio de planes nos molesta y nos roba la paz. Nos enoja. Nos saca de quicio. Nos han robado el tiempo. Nuestro tiempo.

No hay nada más falso.

El tiempo es relativo y es un regalo del buen Dios. Es Su tiempo, no el nuestro.

Pedir que El haga el plan nuestro de cada día es tan importante como pedirle el pan, o incluso más. Ustedes me dirán que es redundante: al decir “hágase tu voluntad” ya estamos pidiendo eso. Cierto. Pero el Padrenuestro ya es, en sí mismo, muy redundante: el pan nuestro “de cada día”, dánosle “hoy”. ¿Por qué esta repetición? 

Doctores y doctoras tiene la Iglesia. Algunos dicen que apela al presente, único espacio de Dios: a ese maná, pues, que no se puede almacenar, pero cada día debe pedirse para consumirlo hoy.

Bien, puede ser. Hay otras explicaciones y no me detendré en ellas. 

Me interesa destacar que el plan debería ser una petición diaria. El plan de Dios, claro. Nuestros planes son mudables, cortos de miras y egoístas. Sin excepción. Que nos fastidie su interrupción o cambio es una demostración más que suficiente del egoísmo que encierran y del orgullo que camuflan.

Obedecer -escuchar, en definitiva, y poner por obra- el plan de Otro es muy duro.

Y, sin embargo, es mejor hacerlo. De lo contrario, se acabará cumpliendo ese plan muy a nuestro pesar y, paradójicamente, muy a nuestro favor.

En latín, ya saben, se dice de lo anterior “omnia in bonum”. 

¿Planes? Los justos. Paz y Bien.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo si tu nos ayudas podremos continuar haciendo noticias como esta

DONA AHORA