Domingo, 26 de septiembre de 2021

Religión en Libertad

Blog

El arte de los villancicos 

por Piedras vivas

Aun resuena la música de los villancicos que hemos cantado en Navidad. Ese amplio período recién terminado se ha enriquecido con estos cantares-oración que son arte popular de tradición mediterránea especialmente. Tanto las melodías variadas y sencillas, por lo general, como las letras son manifestación de fe más profunda de lo que parece: hay piedad, gracia, y teología.  

Son oración en que interviene el texto, la poesía, la música, el sentimiento y la doctrina más o menos popularizada. Incluso la audacia de muchos villancicos al tratar con desparpajo a la Virgen -se está peinando entre cortina y cortina- como con san José -le ha roído los calzones- muestran la familiaridad con la Sagrada Familia y la buena noticia del nacimiento del Salvador.  

De este modo los católicos entendemos mejor la Humanidad de Jesucristo y nos adentramos en la divinidad de su Persona. Quizá en otros ámbitos cristianos no expresan la fe de esta manera como ocurre en el ámbito luterano o de otras confesiones, incluida la Ortodoxia. Por eso benditos sean los villancicos que además cantamos en familia expresando lo mismo los niños y los abuelos que saben transmitir la fe. 

Me referiré tan solo a la letra tan conocida de algunos villancicos populares pues muestran una fe auténtica que va del corazón a la cabeza y viceversa.  

(…) «Marinero  ¿adónde vas?/ Deja tus redes y reza/Mira la estrella pasar./Marinero. Haz en tu barca un altar/ Marinero, marinero/ Porque llegó Navidad/Caminante, caminante/Deja tu alforja llenar/Caminante, caminante/ Porque llegó Navidad» (…) (JL.Perales Villancico dedicado a Aldeas Infantiles) 

El tamborilero popularizado por Raphael es otra muestra de porqué celebramos la Navidad: «El camino que lleva a Belén/ baja hasta el valle que la nieve cubrió;/ los pastorcillos quieren ver a su Rey,/ le traen regalos en su humilde zurrón,/ al Redentor, al Redentor. / Ha nacido en un portal de Belén, el Niño Dios! (Y la siguiente estrofa) Yo quisiera poner a tus pies/ algún presente que te agrade, Señor,/ mas Tú ya sabes que soy pobre también/ y no poseo más que un viejo tambor./ En tu honor frente al portal tocaré/ con mi tambor!» 

«Campana sobre campana/ Y sobre campana dos, asómate a la ventana,/ porque está naciendo Dios». Este último verso tiene buena teología porque Dios sigue naciendo, en Navidad y para siempre hasta el fin de los tiempos. 

¿Y qué decir del cariño que muestra este otro? «Ay del chiquirritín, chiquirriquitín/  metidito entre pajas,/ Ay del chiquirriquitín, chiquirriquitín/ queridí, queridito del alma» 

En un mundo con tanta violencia la llamada a la paz -que solo Dios puede dar- resuena en muchos villancicos: «Noche de paz, noche de amor:/ llena del cielo un resplandor;/ en la altura resuena un cantar:/ os anuncio una dicha sin par,/ en la tierra ha nacido Dios,/ hoy en Belén de Judá». 

Otro valor de los villancicos populares es el reconocimiento de las diversas riquezas de regiones y países, por ejemplo, «Fum, fum, fum» o Los campanilleros: «En la noche de la Nochebuena,/bajo las estrellas y por la “madrugá”/ los pastores, con sus campanillas,/ adoran al Niño que ha nacido ya./ Y con devoción…/ van tocando zambombas, panderos, cantando las coplas al Niño de Dios». 

La devoción popular, la fe teologal, y la liturgia se aúnan en el universal latino «Adeste fideles/ laeti triunfantes./Venite, venite/ in Betlehem./ Natum videte/Regem angelorum./ Venite adoremus,/ venite adoremus,/ venite adoremus, Dominum». 

Con estos mimbres los creyentes podemos mirar con provecho espiritual los belenes, rezar a Jesús, a María y a José para que nos ayuden y protejan, a la vez que pedimos perdón, paz y alegría.  

Es la invitación del Papa Francisco: «La Sagrada Familia de Nazaret representa "una respuesta coral a la voluntad del Padre”: ellos se ayudan recíprocamente a realizar el proyecto de Dios, rezando, trabajando y comunicándose. "Que ellos sean modelo para nuestras familias, a fin de que padres e hijos se sostengan mutuamente en la adhesión al Evangelio, fundamento de la santidad de la familia”. 

Jesús Ortiz López  

 

 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda