Viernes, 20 de septiembre de 2019

Religión en Libertad

Blog

Del día en que la Iglesia excomulgó a los comunistas

por En cuerpo y alma

 

            El decreto pertenece a la que entonces era conocida como Congregación del Santo Oficio, y hoy se llama Congregación para la Doctrina de la Fe. Lleva fecha de 1 de julio de 1949, corren los tiempos del Papa Pío XII. La Guerra Mundial había terminado cuatro años antes y la Unión Soviética expandía su poderío y su ideología maléfica y alienante por casi la mitad del suelo europeo, mientras ponía los cimientos para su próxima expansión por América, Asia y Africa. En la Iglesia, era secretario de la Congregación, que hoy se llamaría prefecto, Francesco Marchetti Selvaggiani.

            Difundido entonces por la Radio del Vaticano y publicado en España con algún retraso (la fotografía pertenece a la edición del 15 de julio), por ABC, su texto en español reza como sigue: 

 

           “A esta Suprema Sagrada Congregación le ha sido preguntado lo siguiente:

            Primero: ¿Es lícito inscribirse en los partidos comunistas o favorecerlos?

            Los eminentísimos y reverendísimos padres que tienen  su cargo la defensa de lo que ataca a la fe y a las costumbres, habiendo escuchado el voto de los reverendísimos consultores,, decretaron en sesión plenaria en cuarto lugar que se debía responder “no”, porque el comunismo es materialista y anticristiano, y sus jefes, aunque de palabra digan algunas veces que ellos no combaten la religión, sin embargo de hecho o con la doctrina, o con las obras, se muestran enemigos de Dios, de la verdadera religión y de la Iglesia de Jesucristo.

            Segundo: ¿Es lícito publicar, propagar o leer libros, periódicos, diarios, folletos, etc. que favorezcan la doctrina y las actividades comunistas o escribir en ellos?

            Contestación de la Congregación del Santo Oficio: No, como cosa que está prohibida por el derecho mismo.

            Tercero: ¿Pueden ser admitidos a la recepción de los santos sacramentos aquellos fieles que conscientes y libremente hayan realizado aquellos actos de los que hablan los números 1 y 2?

            Contestación de la Congregación del Santo Oficio: No, de acuerdo con los principios ordinarios sobre la anulación de los Santos Sacramentos a quien no itene las disposiciones necesarias para recibirlos.

            Cuarto: los fieles que profesan la doctrina comunista y principalmente los que la defienden y propagan, ¿incurren ipso facto en la excomunión reservada especialmente a la Sede Apostólica, como apóstatas de la fe católica?

            Contestación de la Congregación del Santo Oficio: Si”.

            Y bien amigos, sin mucho más por hoy, me despido una vez más de Vds. deseándoles, como siempre, que hagan mucho bien y que no reciban menos. Mañana seguimos.

  

            ©L.A.

            Si desea suscribirse a esta columna y recibirla en su correo cada día,  o bien ponerse en contacto con su autor, puede hacerlo en encuerpoyalma@movistar.es

  

Otros artículos del autor relacionados con el tema
(haga click en el título si desea leerlos)

Del día en que Juan XXIII ¿excomulgó? a Fidel Castro, hace hoy 52 años
De la excomunión del Rey por sancionar el aborto
Tal día como hoy de 1965, católicos y ortodoxos se revocaban la mutua excomunión de 1054

 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Si tu nos ayudas, podremos continuar evangelizando con noticias como ésta

DONA AHORA