Miércoles, 28 de septiembre de 2022

Religión en Libertad

Nuevo ataque a la Iglesia en Nicaragua: policías de Ortega detienen a un párroco por su homilía

Óscar Benavídez habló en la homilía dominical sobre la represión en Nicaragua.
Óscar Benavídez habló en la homilía dominical sobre la represión en Nicaragua.

ReL

La Iglesia Católica en Nicaragua está viviendo una durísima prueba ante la persecución que está sufriendo por parte del dictador comunista Daniel Ortega. El acoso comenzó cuando en las protestas contra el régimen la Iglesia denunció la enorme represión ejercida. Pero durante las últimas semanas se ha intensificado aún más.

Junto con la expulsión de las Misioneras de la Caridad del país o el cierre de emisoras diocesanas, el régimen sandinista ha comenzado a atacar y detener a sacerdotes e incluso obispos. Es el caso, por ejemplo, del obispo de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez, que lleva ya dos semanas retenido en el Palacio Episcopal junto a otros sacerdotes, seminaristas y laicos.

El último caso ha sido la arbitraria detención de un sacerdote de la diócesis de Siuna. El obispado ha informado del arresto el pasado domingo del presbítero Óscar Benavídez sin que conozcan las causas oficiales del arresto.

Según medios locales, el párroco del Espíritu Santo de Mulukukú fue subido a una camioneta policial por varios agentes. Desde entonces varias patrullas fuertemente armadas circulan por el municipio.

La causa, ¿una homilía crítica?

Aunque se desconocen las causas por las que fue detenido el padre Benavidez, los vecinos  creen que se debe a la homilía del sacerdote del pasado domingo donde habló acerca del profeta Jeremías, quien fue objeto de oprobio por los poderosos de la época, quienes lo acusaron de atentar y crear zozobra entre el pueblo

“La lectura del profeta Jeremías, el padre la basó en la situación actual que vive Nicaragua. El padre dijo que dijo que no iba a callar, que él iba a decir lo que se está viviendo y la manera que se está viviendo”, relatan varios vecinos que piden mantener el anonimato.

“El padre no había sido amenazado anteriormente, ni mucho menos era perseguido, pero ellos —el gobierno de Ortega — mandan a gente de civil a escuchar la homilía. Al parecer no les gustó la prédica y el temple que tuvo al momento de predicar ayer domingo”, añadió este vecino.

Este sacerdote es originario de San Isidro (Matagalpa) y llevaba poco más de tres meses como párroco del Espíritu Santo en Mulukukú.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda