Lunes, 26 de julio de 2021

Religión en Libertad

Cómo reconocer los pecados cuando se reza el Yo Confieso y no tener miedo a enfrentarlos

Acudir a la Confesión para reparar los pecados
Acudir a la Confesión para reparar los pecados
Una oración despiadada: el miedo a saberse pecador 

Luego del saludo inicial, el sacerdote nos invita a pedir perdón por nuestros pecados.

A veces puede parecer un poco impactante. Terminamos de cantar, por ejemplo, “Vienen con alegría”, y de pronto el padre, un poco aguafiestas, nos pide que pensemos en nuestra parte más oscura...

Y sin embargo, no hay oposición entre la alegría de reunirnos a celebrar y el reconocimiento de nuestras culpas. En primer lugar, porque el sentido de reconocer nuestros pecados es poder experimentar el perdón, la fuente de la alegría verdadera.

Y en segundo lugar, porque justamente lo que nos impide vivir la alegría plena es el pecado. Reconocimiento del pecado, pedido de perdón y alegría van de la mano, siempre.

En ese breve instante de silencio que deja el sacerdote, trata de recordar cómo fue tu semana, o tu día. Cuántas cosas el Señor hizo por ti, cuántas buenas pudiste hacer... y cuántos pecados hiciste. Así venimos al altar: con toda nuestra historia de Gracia y de pecado.

La Iglesia nos ofrece varias maneras de pedir perdón. Quiero detenerme ahora en una que siempre me resulta impactante: el Yo confieso.

Permíteme decirte que la Iglesia nos invita a implorar piedad a Dios con una oración despiadada. El Yo Confieso es despiadadamente veraz, despiadadamente sincero, despiadadamente personal.

Es despiadado con nosotros mismos, nos invita a “desnudarnos”, a dejar caer las máscaras y presentarnos tal cual somos. Es como una invitación así: “quítate el antifaz, y reconoce que eres un desastre”.

Porque en la vida cotidiana tendemos a esconder nuestros errores, a “barrerlos debajo de la alfombra”, a que nadie se dé cuenta. Somos maestros de la simulación, aparentamos ser mejores de lo que en realidad somos.

Y cuando ya es inevitable, cuando los demás han “palpado” nuestra fragilidad, siempre encontramos la manera de eximirnos de la culpa: “la culpa la tuvo fulano... lo que pasa es que...”. Igualito que Adán y Eva en el Paraíso.

Aquí, de modo casi brutal, decimos: “YO CONFIESO ante DIOS todopoderoso, y ante USTEDES hermanos...
...Que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión...

...Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa”.
Despiadada. Yo soy el culpable de mi pecado, no otro. Yo elegí, yo usé mal mi libertad. Yo.

Pero esta oración no nos deja en lo hondo de nuestra miseria. No estamos solos, con la inminente amenaza del castigo. No. Estamos rodeados de amor, rodeados de hermanos: “ruego a Santa María siempre Virgen, a los ángeles, a los santos, y a ustedes hermanos, que intercedan por mí...”.

No lo dudes: si rezas esta oración pensándola bien, si pesas cada palabra y la dices de corazón, te dispones de un excelente modo a vivir el misterio de la Pascua. Con la humildad del publicano en el Templo, que le valió volver justificado a su casa.
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda