Miércoles, 24 de abril de 2019

Religión en Libertad

Erika cuenta su testimonio para ayudara otras chicas a optar por la vida

Fue drogada y violada a los 19 años, y ya estaba en la clínica para abortar: algo salvó al bebé

Erika no se atrevió a decir a sus padres lo que había pasado, estaba sola y hundida
Erika no se atrevió a decir a sus padres lo que había pasado, estaba sola y hundida

ReL

Erika es una joven colombiana que fue drogada y violada y estuvo a punto de abortar a su bebé. Pero un detalle de la enfermera abortista lo cambió todo y la joven se convirtió en una madre leona protectora de su hijo. Anima a otras mujeres en su situación a tener el bebé: "esa personita no tiene la culpa de nada. Matarlo a él no te hace mejor persona que quien te hizo tanto daño". Ofrece su email para quien quiera contactar con ella. Lo cuenta en el blog de testimonios provida Salvar el 1

Testimonio de Erika 

Me llamo Erika, tengo 25 años y vivo en Colombia.

Fui criada en el campo, en una familia católica y con muy buenos principios. Hasta los 19 años nunca había tenido un novio.

Ya en la Universidad, empecé a salir con un muchacho que era mi tutor de Matemáticas. Comenzamos a conocernos y quedamos para salir dos veces, pero enseguida me quise alejar de él.

Cuando le dije que no quería seguir con esa relación por más tiempo, él me pidió que fuera a recoger un trabajo que tenía pendiente de entregarme. Quedamos en que me lo daría en una estación de Transmilenio. Cuando llegué a la estación lo llamé y me dijo que no podía ir, que tenía que estar en su casa por el trabajo. Como de verdad lo necesitaba, fui hasta su casa sin pensar en lo que me podía pasar.

Un café drogado y recuerdos borrosos
Cuando llegué a la casa me ofreció un café mientras él traía el trabajo. Yo no noté su malicia y nunca pensé que fuese capaz de algo tan ruin. En el café había algún tipo de droga, no recuerdo muy bien todo lo que pasó a partir de ese momento. 

Tengo recuerdos borrosos... lo último que recuerdo con claridad es que, cuando desperté, estaba en la misma casa, en la misma silla donde me había tomado el café vestida y con mis cosas. Pero tenía quemaduras de cigarrillo en mis manos y cuerpo y golpes muy fuertes…

Yo supe de inmediato lo que había pasado. Al tratar de reaccionar, las piernas no me funcionaban muy bien, pero vi la puerta de la casa y, como pude, salí y empecé a correr hasta llegar a una avenida y busqué transporte.

De alguna manera logré llegar a mi casa, dolorida, humillada, me sentía sucia, despreciable, no entendía cómo algo así me podía haber pasado a mí. No podía parar de llorar y por mucho que me bañara seguía sintiendo asco de mi misma.

"Callé, por miedo e ignorancia"
Al siguiente día este sujeto me llamó de nuevo como si nada hubiera pasado. Cuando lo escuché, le grité que yo sabía qué me había hecho y que lo iba a demandar… Se rio y me dijo que si yo se lo contaba a alguien iba a buscar a mi hermana que era una niña y le iba a hacer lo mismo.

Por ignorancia y miedo callé y le oculté a mi familia lo que había ocurrido. Caí en una depresión terrible, no quería vivir, me sentía miserable.

Casi 5 meses después de eso, por circunstancias, tuve que hacerme unas pruebas de sangre y la enfermera me avisó de que estaba embarazada.

Durante este tiempo había tenido mis periodos regulares, por eso nunca pensé en un embarazo… Ahí sentí que mi mundo se caía a pedazos. ¿Cómo me podía pasar esto? La depresión fue peor, mis papás empezaron a preocuparse, yo reaccionaba de manera agresiva y distante…



Reservando cita para abortar... y un santuario mariano
Empecé a buscar clínicas donde me practicaran un aborto. Ya tenía un contacto, sólo me faltaba el dinero. Ya me habían dicho las complicaciones que tendría por mi estado tan avanzado, pero estaba segura de que eso era lo que quería hacer.

Días después, con mi familia visitamos un santuario mariano. Yo estaba muy alejada de Dios para ese entonces, lo culpaba de lo que me había pasado, pero por alguna razón decidí entrar a la iglesia y sentí que debía pedirle a la Virgen por mí, así que lo hice, puse mi suerte en sus manos.

"Error de la enfermera": dejarla escuchar el latido del bebé
Días después, ya segura de lo que iba a hacer, estaba en la clínica. En el chequeo de rutina antes de hacerme el procedimiento una enfermera enviada por Dios puso el foneidoscopio en mis oídos.

Ahí cambió todo.  Al escuchar los latidos del corazón de mi hijo, supe que era un ser vivo, que él tampoco tenía la culpa, que era una víctima también, el más inocente y yo lo quería matar.

El acabar con esa vida no me haría mejor persona ni borraría de mi vida esa terrible experiencia. De inmediato me levanté y le dije a la enfermera que cancelaran todo que yo ya no iba a abortar.

Mis papás se enteraron de igual forma. Todo pasó muy rápido. Al principio no me creían, fue terrible para ellos, pero Dios permitió que las cosas se fueran dando.

Pensé en la adopción, pero, poco a poco, antes de nacer el niño ya todos estábamos muy ilusionados, lo esperábamos con mucho amor.

"Cuando tomó mi dedo con su manita..."
La vida me cambió cuando ese día, por fin, lo pude ver a los ojos… ver su inocencia, su ternura, su fragilidad… y yo era lo único que él tenía en el mundo. No se puede describir con palabras todo lo que sentí cuando tomó mi dedo con su manita y me miró. Ese momento quedó tatuado en mi alma para toda la vida. Ahí supe que por ese niño daría mi vida, lucharía, saldría adelante y lo protegería como una mamá leona porque era mi hijo.  No me importaba su padre o la forma como fue concebido, era mi niño amado, la mejor parte de mí.



Han pasado 6 años y les puedo decir que, aunque el proceso para superar lo ocurrido ha sido difícil y doloroso, la única razón por la que me levanto y he salido de la depresión es mi hijo, mi regalo del cielo. Él, de verdad, me hace feliz. 

No hay día que no agradezca a Dios el haberlo mandarlo a mi vida y con sólo una sonrisa suya hace que todo haya valido la pena, Y sí, soy FELIZ mi hijo me hace feliz.

Doy gracias especialmente a una gran amiga, Gloria, y a un querido sacerdote, el padre Víctor Hugo, que me han dado la mano y me han ayudado a salir de la depresión guiándome por el camino de Dios.

Si tú estás pasando por la misma situación espero que mi testimonio te ayude. Aunque se vea una solución “fácil”, el aborto no lo es y esa personita no tiene la culpa de nada. Matarlo a él no te hace mejor persona que quien te hizo tanto daño. Dios te guarde y bendiga tu vientre y esa nueva vida que viene en camino. Si quieres hablar o alguien que te escuche puedes escribirme: erikitafunny@hotmail.com 

 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda no podremos seguir haciendo noticias como ésta

DONA AHORA