Sábado, 07 de diciembre de 2019

Religión en Libertad

Serena Dyksen, violada y embarazada a los 13 años, hoy provida, cuenta su testimonio

«¿El abortista Klopfer guardó como trofeo los restos de mi hijo abortado con otros 2.200?»

Serena Dyksen fue violada a los 13 años  y llevada a abortar sin plantearle ninguna alternativa, el doctor Klopfer le gritó y la dejó sangrando
Serena Dyksen fue violada a los 13 años y llevada a abortar sin plantearle ninguna alternativa, el doctor Klopfer le gritó y la dejó sangrando

ReL

Nos hacemos eco del testimonio en primera persona de Serena Dyksen, que fue violada a los 13 años y abortó en la hoy famosa clínica de Ulrich "George" Klopfer, en Indiana, donde se han encontrado más de 2.200 fetos abortados almacenados. Serena cuenta en la web SalvarEl1 su terror cuando abortó con el doctor Klopfer.

Serena hoy está casada, es bloguera y defensora de la vida de todos desde la plataforma Save The 1, de víctimas de violación. Es posible contactar con ella a través de Facebook. Serena quiere cambiar cosas. "Como mujer que ha abortado, solicito que se realice una investigación completa que incluya pruebas de ADN para unir a estos hijos e hijas con sus madres que quieren hacerles un funeral y entierro adecuados. Quiero saber si mi hija es una de ellas y quiero enterrarla y tener un lugar para honrarla. Tal vez ella sabrá que su madre la quiere y la ama", explica.

Y añade: "Quiero alentar a las mujeres que abortaron a que no se aferren a ese sufrimiento más tiempo. Por favor, busca ayuda y curación. Hay muchas personas que desean ayudarte en tu proceso de curación. Estamos aquí para ti. El hecho de que hayas elegido, o como en mi caso, que la elección la hicieron por ti, no significa que merezcas vivir con dolor y sufrimiento. ¡Hay perdón, esperanza y sanación para ti!" 

¿Ulrich George Klopfer mantuvo los restos de mi hijo como su trofeo?

Por Serena Dyksen

Cuando tenía diez años, el esposo de mi tía empezó a molestarme mientras cuidaba a sus hijos. Finalmente me violó a la edad de 13 años. Tuve el coraje de contarle a un compañero de clase lo que me habían hecho, se informó al consejero escolar y se notificó a mis padres. Me llevaron inmediatamente al consultorio de mi médico para que me examinaran y me dijeron que estaba embarazada de la violación. Ese día sería la primera vez que escuché la palabra aborto.

Mi médico de familia sugirió el aborto a mis padres como una solución para arreglar el problema, y nos remitió al Women's Pavilion Center en South Bend, Indiana, una de las tres clínicas de aborto donde estaba el infame Dr. Ulrich "George" Klopfer.

El día de mi cita en la clínica, me llevaron sola a una habitación donde un consejero me habló de un grupo de células. No tenía ni idea de qué estaba hablando, pero cuando me preguntó si estaba lista para el aborto, asentí con la cabeza por inocencia y confiando en que los adultos buscaban lo mejor para mí.

ulrich_klopfer

El doctor abortista Ulrich Klopfer; se han encontrado ahora 2.200 fetos
almacenados en una antigua casa suya... ¿trofeos?

Me llevaron a una habitación, me dieron una bata y me dijeron que me acostara en una mesa. Esta fue la primera vez que vi a George Klopfer, hombre de mediana edad como mi violador. Entró en la habitación sonriendo y dijo que no llevaría mucho tiempo. Ese fue el alcance de nuestra relación médico-paciente. No hubo consulta, no se me proporcionó otra información.

Estaba absolutamente aterrorizada. Me quedé allí con nada más que una bata, mis piernas abiertas con los pies en los estribos y este extraño hombre estaba a punto de hacerme algo. Estaba avergonzada, inquieta, insegura.

Mientras estaba acostada en la mesa, de repente escuché un fuerte sonido de aspiración, el ruido de succión inolvidable fue mucho más fuerte que nuestra aspiradora de casa, y luego experimenté el dolor más insoportable que jamás había sentido. Comencé a gritar de agonía sólo para que el Dr. Klopfer me gritara que dejara de hacer ruido. Recuerdo que me sorprendió que este médico me gritara. ¿Cómo podría no importarle mi sufrimiento?

Muchos años después, descubrí un diario de mi madre con una entrada sobre ese día: ella escribió que desde la sala de espera podía oírme gritar, pero no le permitían que fuera conmigo. Fue desgarrador.

fotograma_unplanned

Sala de espera en la película Unplanned, sobre el aborto y Abby Johnson;
Serena Dyksen estuvo en la sala de espera después del aborto, sangrando y sin atención

Una vez que terminó el procedimiento, me llevaron a una sala de recuperación con otras mujeres. Todas nos sentamos allí, sin tener ningún contacto visual. Estaba completamente insensible y desconectada.

Cuando me dijeron que era hora de que me fuera, me puse de pie con una gran hemorragia, derramando sangre sobre el suelo. Nadie trajo al médico, simplemente me sacaron de la clínica a toda prisa mientras sufría una hemorragia. Estaba débil y apenas podía soportar estar en pie así que mi papá tuvo que llevarme al coche.

Nunca hubo una visita de seguimiento en la clínica y nunca se volvió a hablar sobre el aborto con mi familia.

Aunque tenía 13 años y no tenía idea de la maternidad, sufrí horriblemente mi aborto. Luchaba cada día y no entendía el motivo.

Luché contra la depresión, tuve un aborto espontáneo, uno de mis ovarios se rompió, casi perdí la vida, y tuve una histerectomía completa antes de los 29 años.

Todos mis problemas reproductivos no tenían sentido, pero ningún médico me preguntó si había abortado previamente.

Usé drogas y alcohol para adormecer mi dolor, tuve problemas matrimoniales que casi terminarían con mi matrimonio, y luché por ser una buena madre de mis otros hijos.

Una noche, después de beber mucho para enmascarar mi dolor, tuve un encuentro que cambiaría mi vida y comenzaría mi proceso de curación.

Incluso después de mucho tiempo de curación y asistir a un retiro postaborto, escuchar la noticia del hallazgo de los restos de más de 2.200 bebés en la propiedad de George Klopfer despertó en mí muchas emociones.

Serena_Dyksen_2

Serena Dyksen en una manifestación provida;
"mi elección tiene un nombre"; pone nombre al bebé
que le hicieron abortar

Siento que me han violado de nuevo, ahora por tercera vez. El viernes por la noche, cuando oí la historia, mi cuerpo se entumeció por el shock ya que pensé que mi bebé podía estar en su propiedad. Me pregunté por qué había guardado sus restos y me di cuenta de que, probablemente, eran trofeos para él. El cadáver de mi hijo era su trofeo. El dolor fue abrumador.

Luego, mis lágrimas se convirtieron en ira porque la clínica de South Bend, donde había operado antes de perder su licencia, fue absorbida por Whole Women's Health, que actualmente aborta a niños sin licencia. Si las atrocidades que rodearon a Klopfer ocurrieron en una clínica autorizada, ¡ni siquiera quiero pensar en lo que está sucediendo en esta clínica sin licencia! Pero la conclusión es que estas clínicas no deberían existir.

En los últimos días, he recibido muchos mensajes de otras mujeres que también abortaron y que han sentido las mismas emociones que yo, especialmente tras participar en una conferencia de prensa. Uno de los encuentros más impresionantes ha sido con otra mujer que estaba tan traumatizada por la noticia que, cuando vio que se excavaba, comenzó a llorar y a decir: "Sé que hay enterrados bebés aquí". Era como hablar con alguien que acababa de regresar de la guerra. Otra mujer dijo: "Me siento violada". Me ha llevado tiempo sanar y ahora la herida se vuelve a abrir.

Como mujer que ha abortado, solicito que se realice una investigación completa que incluya pruebas de ADN para unir a estos hijos e hijas con sus madres que quieren hacerles un funeral y entierro adecuados. Quiero saber si mi hija es una de ellas y quiero enterrarla y tener un lugar para honrarla. Tal vez ella sabrá que su madre la quiere y la ama. Y aquéllos cuyas madres no se presenten para reclamarlos, merecen la misma dignidad porque multitudes lloran la pérdida de sus vidas.

serena_dyksen_rueda

Serena Dyksen en una rueda de prensa; el caso del doctor Klopfer
y sus 2.200 fetos-trofeo almacenados ha espeluznado al mundo

Si Klopfer puede mantener a estos bebés de manera inexplicable durante años, deberíamos poder proporcionarles un lugar permanente para ser recordados de manera digna.

También apelo a la jueza Sara Evans para que escuche mi historia y cierre la clínica de abortos Whole Women's Health para proteger a los bebés y las mujeres de nuestra área. ¡Defienda las leyes que se aprobaron!

Por último, quiero alentar a las mujeres que abortaron a que no se aferren a ese sufrimiento más tiempo. Por favor, busque ayuda y curación. Hay muchas personas que desean ayudarla en su proceso de curación. Estamos aquí para ti. El hecho de que haya elegido, o como en mi caso, la elección fue hecha por usted, no significa que merezca vivir con dolor y sufrimiento. ¡Hay perdón, esperanza y sanación para ti!

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como ésta sólo las podremos seguir haciendo SI TU NOS AYUDAS

DONA AHORA