Sábado, 24 de agosto de 2019

Religión en Libertad

Los transexuales están ganando a las mujeres atletas: las borran en las competiciones femeninas

ReL

Rachel McKinnon, hombre que ahora compite como mujer, ganando competiciiones internacional de ciclismo
Rachel McKinnon, hombre que ahora compite como mujer, ganando competiciiones internacional de ciclismo

La tenista Martina Navratilova, reconocida públicamente desde hace muchos años como lesbiana, acaba de ser expulsada de Athlete Ally, una organización que promueve la inclusión de personas homosexuales en el deporte. La razón, unas declaraciones en las que censura que “mujeres trans”, es decir hombres transexuales, compitan junto a mujeres. Los cuerpos de los trans son cuerpos de hombres, y por lo tanto con características diferentes y mejor preparados para ciertas disciplina que los de las mujeres: una clara desventaja para ellas. Forum Libertas traduce este artículo Charlotte Allen en First Things, en el que señala, entre otras cosas, que “hay algo irónico en el hecho de que una lesbiana de toda la vida sea expulsada de su propio movimiento por un hombre biológico”. Es decir que la desaparición de las mujeres “en estos días proviene de sus compañeros progresistas. Se les niegan sus deportes femeninos distintos, sus cuerpos femeninos distintos y, en última instancia, sus identidades femeninas distintas”. Reproducimos el interesante artículo sobre la ofensiva transexual contra las mujeres a continuación.

“La leyenda del tenis Martina Navratilova, que es abiertamente lesbiana, ha sido expulsada de la junta directiva de Athlete Ally, una organización sin fines de lucro que promueve la inclusión de personas LGBT en el deporte. Navratilova había publicado un artículo de opinión en el Sunday Times del Reino Unido el pasado 17 de febrero en el que afirmó que era “injusto” permitir que las mujeres trans, hombres biológicos que habían cambiado su identidad de género a mujeres, compitieran en pruebas deportivas contra mujeres biológicas.

Permitir que hombres compitan como mujeres simplemente si cambian su nombre y toman hormonas es injusto“, escribió Navratilova, de 62 años. “la normativa sobre atletas trans recompensa a los tramposos y castiga a los inocentes”. Y agregó: “Es una locura y es una trampa. Estoy encantada de dirigirme a una mujer transgénero en la forma que ella prefiera, pero no me gustaría competir contra ella”.

Martina Navratilova

La respuesta de Athlete Ally no se hizo esperar mucho:

“Los recientes comentarios de Martina Navratilova sobre los atletas trans son transfóbicos, basados en una falsa comprensión de la ciencia y los datos, y perpetúan los peligrosos mitos que conducen a la continua discriminación de las personas trans a través de leyes discriminatorias, estereotipos de odio y violencia desproporcionada”.

“En primer lugar, las mujeres trans son mujeres y punto”, continuaba la declaración de la organización. “No decidieron su identidad de género más de lo que alguien decide ser gay o tener los ojos azules. No hay ninguna evidencia de que la mujer trans promedio sea más grande, más fuerte o más rápida que la mujer cisgénero promedio, pero hay pruebas de que a menudo, cuando los atletas bajan la testosterona a través de la terapia de reemplazo hormonal, el rendimiento disminuye”. Y así ha acabado el periodo de ocho años en el que Navratilova ha sido “embajadora” LGBT en el mundo del deporte, un extraño destino para una mujer que en 1981 declaró su homosexualidad, en una época en que este tipo de declaraciones públicas de identidad homosexual seguían siendo socialmente peligrosas, incluso para las celebridades.

Los lectores no necesitan aprobar el estilo de vida lésbico de Navratilova o su promoción de las causas lésbicas para reconocer los absurdos de las afirmaciones de Athlete Ally y la ideología transgénero que defiende. Hay un pequeño problema con la declaración de Athlete Ally de que “no hay ninguna evidencia de que la mujer trans promedio sea más grande, más fuerte o más rápida que la mujer cisgénero promedio”: que cada vez hay más evidencia en ese sentido. El 16 de febrero, un día antes de que Navratilova publicara su artículo, los compañeros de clase de secundaria, Terry Miller y Andraya Yearwood, hombres biológicos que se identificaron como chicas trans, ganaron el primer y el segundo puesto en la carrera de 55 metros en los campeonatos de pista cubierta de Connecticut. El segundo clasificado, Yearwood, fue casi un cuarto de segundo más rápido que la tercera, Chelsea Mitchell, una mujer biológica. Un video del sprint muestra a Miller y Yearwood, que se ven notablemente más altos, de huesos más grandes y más musculosos que sus competidoras “cisgénero”. La estudiante de secundaria Selina Soule se quejó ante Associated Press: “Todos sabemos el resultado de la carrera incluso antes de que comience; es desmoralizante“. Los padres de otras niñas se quejaron con más contundencia, pero fue en vano. Connecticut es uno de los diecisiete estados (junto con el Distrito de Columbia) que permite a los atletas transexuales competir sin restricciones tales como haber sido sometidos a una cirugía de reasignación de sexo o incluso tomar hormonas femeninas que podrían reducir su masa muscular.

Pero Miller y Yearwood no son anomalías. En 2016, otro velocista transgénero, Nattaphon Wangyot, ganó en la competición de atletismo femenino de Alaska. En 2018, Rachel McKinnon, profesora de filosofía transgénero en el College of Charleston, ganó el primer lugar en el tramo de ciclismo femenino de 35-39 años en el Masters Cycling Championship de Union Cycliste Internationale. Una foto del evento muestra a una gran McKinnon en pantalones cortos de bicicleta sobre los ganadores del segundo y tercer lugar. El luchador de artes marciales mixtas Fallon Fox rompió el cráneo de su oponente, Tamikka Brents, en un combate en 2014, que culminó con una breve carrera de cinco victorias a una derrota. En el 2012, la mujer trans Gabrielle Ludwig se unió al equipo de baloncesto del equipo universitario de mujeres después de inscribirse en el Mission College de Santa Clara en California. Anteriormente había combatido en la Operación Tormenta del Desierto como hombre y se había casado y divorciado dos veces antes de cambiar su certificado de nacimiento para reflejar su nueva identidad femenina. El entrenador de Ludwig predijo a Mercury News que ella sería “la jugadora más peligrosa del equipo”, una previsión que no sorprende, ya que Ludwig era aproximadamente 30 centímetros más alto que cualquier otra jugadora universitaria en ese momento.

Mack Beggs, nacida mujer, y actualmente transgénero, bloquea a una de sus contrincantes

Los atletas transexuales no son muy numerosos (igual que las personas transexuales en general), pero tal y como indican los ejemplos anteriores, cuando compiten representan una amenaza existencial aplastante para los deportes femeninos. Esto se debe a que la existencia misma de los deportes femeninos se basa, como reconoció Martina Navratilova, en la observación ahora altamente políticamente incorrecta de que los dos sexos son radicalmente diferentes físicamente. En promedio, las mujeres no solo son más pequeñas que el hombre promedio, sino que no pueden golpear tan fuerte, levantar tanto peso o correr tan rápido, debido a la mayor densidad ósea y a la mayor masa muscular consecuencia de la testosterona (la testosterona de hombres jóvenes sanos es aproximadamente diez veces el nivel de las mujeres, e incluso cuando las personas trans de hombre a mujer toman hormonas supresoras de testosterona, sus huesos y gran parte de su estructura muscular permanecen). Ninguna mujer, por ejemplo, ha corrido una milla en cuatro minutos; el primer hombre en hacerlo, Roger Bannister, rompió esa barrera en 1954. Cuando los hombres biológicos y las hembras biológicas compiten entre sí en los campos de juego, las hembras biológicas casi siempre pierden.

No obstante, la ideología actual exige que la identidad de género se considere completamente fluida y una cuestión de sentimiento subjetivo, no de fisiología. “Las mujeres trans son mujeres, punto” es el espíritu reinante. Es una perspectiva promovida por las personas transexuales, muchos de los cuales ocupan cargos de liderazgo prominentes en organizaciones LGBT. Su proyecto actual es estigmatizar a los hombres heterosexuales y a las lesbianas que se niegan a salir o tener relaciones sexuales con mujeres trans. A las lesbianas y otras feministas que disienten las denominan TERFs: “Feministas radicales excluyentes”.

Una de las instigadoras principales de la expulsión de Navratilova de la junta de Athlete Ally ha sido Rachel McKinnon. En diciembre de 2018, Navratilova había tuiteado: “No puedes sencillamente decir que eres mujer y competir como tal. Debe haber algunos estándares, y tener un pene y competir como mujer no se ajusta a ese estándar“. McKinnon desató un aluvión de invectivas en Twitter sobre la retórica” transfóbica “de Navratilova que redobló después de la edición del Sunday Times. Hay algo irónico en el hecho de que una lesbiana de toda la vida sea expulsada de su propio movimiento por un hombre biológico.

Pero lo que es verdaderamente preocupante, sin embargo, es la disposición de las feministas heterosexuales a aceptar todo esto. “Cuando los que gobiernan los deportes mantienen concepciones anacrónicas de género, nosotros, como sociedad, no ganamos y nosotros como sociedad tenemos que rechazarlo”, escribía Emma Tumilty, de la International Journal of Feminist Approaches to Bioethics. Si las mujeres se quejan de que las mujeres trans las están superando en pista o en bicicleta o en artes marciales mixtas, la respuesta estándar es: inténtalo con mayor empeño la próxima vez.

El 31 de enero, el nuevo representante demócrata de Minnesota, Ilhan Omar, envió una carta a USA Powerlifting en nombre de un votante transgénero (con una copia al fiscal general de Minnesota, Keith Ellison, para hacer cumplir las leyes estatales contra la discriminación) exigiendo que deje de prohibir a los hombres biológicos que se identifican como mujeres participar en eventos femeninos. Omar afirmaba allí que la idea de que las atletas trans tienen una “ventaja competitiva directa” sobre las mujeres biológicas es un “mito” no respaldado por la “ciencia médica”.

Durante décadas, las feministas han criticado a los hombres heterosexuales por tratar de “borrar” a las mujeres: de la historia, de la sociedad, de la vida política. Pero el verdadero borrado de las mujeres en estos días proviene de sus compañeros progresistas. Se les niegan sus deportes femeninos distintos, sus cuerpos femeninos distintos y, en última instancia, sus identidades femeninas distintas.”

 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo con tu ayuda podremos seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA